Nº 119 /  01 Noviembre 2005

Cada vez que me encuentro con alguien que está en cuarto medio vivo la misma disyuntiva: ¿le hago la pregunta fatal? Si la hago demuestro interés y preocupación, pero si no la hago es muy probable que me lo agradezca infinitamente (al menos eso me pasaba a mí en aquella época).
¿Que cuál es la pregunta? ¡Obvio!: "¿Y qué quieres estudiar?".
Si el apelado está muy seguro sobre su futuro y disfruta contando sus planes y proyectos, pensaré dos cosas:
1. Conoce muy bien sus capacidades y limitaciones, los llamados de su corazón. ¡Albricias! Me alegraré mucho de oírle y de haberle preguntado.
2. ¿No será que está tan seguro porque no se lo ha planteado seriamente?
Pero si, en cambio, es un mar de dudas, puede que sienta que le revuelvo la herida y yo lo lamentaría profundamente, porque es justo lo que no quisiera.
Dentro de este punto cabe también la alternativa de que, afligido por la incertidumbre, reciba bien la pregunta y espere encontrar en la conversación alguna luz.
Si este es tu caso, no me queda más que decirte dos cosas, aunque no muy luminosas:
1. Una inmensa mayoría de felices profesionales o técnicos llegamos al último año escolar sin sospechar qué haríamos de nosotros mismos (mal de muchos, consuelo de tontos, pero consuelo al fin).
2. De esta cantidad de indecisos, una buena porción lo están porque nada les gusta, porque les va mal y ven todas las puertas cerradas ante sí. Otros tantos, por el problema al revés: todo les interesa, todo podría ser posible y no logran decidirse por nada.
¿Por qué pasa esto? ¿Qué solución tiene?
Si eres de los que nada les gusta ni interesa, hay mínimo dos probabilidades:
1. Tal vez sea porque estás como dormido, dominado por el desánimo y el aburrimiento. En tal caso lo mejor sería echar una miradita al mundo (diarios, revistas, libros, películas, museos, tv, etc.), entonces descubrirás que la variedad es tan grande, que hay para todos los gustos y es imposible que no exista algo para ti.
2. Quizás tu problema sea que no te conoces bien y piensas que no sirves para nada. Pero eso también es imposible, porque son demasiadas las necesidades del mundo como para que tú no sirvas para paliar alguna de ellas. De modo que esfuérzate un poquito y busca dentro de ti, sin miedo ni falsas humildades, sin verg?enza.
Si en cambio la confusión viene porque todo te gusta y no sabes por dónde partir, será bueno pensar en dos cosas:
1. Todo te gusta porque en todo te va bien, pero ¿nada te apasiona? ¿No será que estás comprometiéndote poco? ¿Que prefieres no jugártela por algo para no equivocarte? Piensa que a lo más corriges el rumbo y empiezas de nuevo. Más grave es no empezar a caminar.
2. ¿Todo te gusta, tienes real interés por las cosas y no sabes dónde lo harás mejor? Te tengo una buena noticia: la vocación es algo mucho más amplio que la profesión. Es el llamado que todo tu ser te hace de atender a tu naturaleza y, desde ella, servir a los demás. La profesión, la carrera y el trabajo son herramientas para vivir esa vocación.
Me preguntarás cómo saber cuál es tu vocación. Creo que la respuesta la encontrarás dentro de ti luego de observar y cuestionar dos aspectos:
1. Naturaleza: ¿Para qué soy bueno? ¿Cuáles son mis capacidades y dones?
2. Ideales: ¿Qué anima mi corazón, qué le inquieta, qué lo conmueve y emociona? ¿En qué creo ardientemente?
Entonces se perfilará tu vocación y podrás pensar en la carrera o profesión a escoger teniendo en cuenta:
1. Condiciones personales: Carácter, físico, posibilidades económicas, familiares, religión, etc.
2. Condiciones externas (no son tan determinantes, pero influyen en algunas vocaciones): características geográficas, ambientales, sociales e incluso políticas.
Observadas estas condiciones podrás decidir si estudiar tal o cual carrera. Con la tranquilidad que da el saber que una vocación tiene muchas profesiones y oficios que la sirven, de modo que todos pueden encontrar su camino. Incluso a lo largo de los años esa vocación va encontrando diversas maneras de desarrollarse. Lo importante es no renunciar. Como el río, que aunque parta como tímida vertiente y se convierta más allá en portentoso caudal o en humilde canal, siempre sigue siendo agua, generosa y vital.
Quienes ya eligieron
María Augusta Scagliotti, periodista
Tenía buenas notas, había dado una excelente prueba y me gustaba todo. Al final, la duda estaba entre derecho y periodismo. "Estudia derecho, te sirve para todo", decían unos. "Pero para qué vas a estudiar derecho si después quieres ser periodista". Ese fue el argumento decisivo. Al final postulé convencida de que lo alto que llegaría en mi vida profesional dependía de mí. Que aunque la carrera no tiene sus fundamentos en el Imperio Romano, me permitía desarrollarme de acuerdo a mis aspiraciones.
Pilar Polloni, profesora
Siempre quise estudiar pedagogía, sin embargo, meses antes de dar la P.A.A, a causa de las expectativas del entorno frente a otras habilidades y la inseguridad propia de los 17 años, tomé la decisión de inscribirme en periodismo. Durante esos cinco años el fantasma de la educación siempre estuvo presente, por lo que una vez finalizados mis estudios, postulé, por admisión especial, al pre grado de Educación General Básica en la U. Católica. Hoy me dedico felizmente a lo que siempre quise hacer.
Rafael Jensen, estudiante de medicina
Creo que mi vocación fue, de cierta manera, inducida. Con un abuelo médico y un padre que había seguido sus pasos… la medicina estuvo siempre presente en mi vida.
Pero para mí no era tan obvio estudiarla. Sin embargo, al final me decidí especialmente por la posibilidad de tener contacto directo con la gente, de ayudar en necesidades reales y también porque era una carrera que me iba a exigir.
En la red
Internet también se pone a tu servicio y responde tus dudas. Para saber más sobre las distintas carreras, las admisión y la PSU, te recomendamos:
> www.orientacionvocacional.cl
Ahí se encuentran las últimas noticias sobre educación superior, una completa guía para alumnos, apoyo para los padres y una serie de datos como tablas con precios de matrícula, notas v/s puntaje, etc…
> www.educarchile.cl
Posee una completa información sobre las distintas carreras de educación superior. Se informa en qué universidad se imparten, el perfil que se espera del que la elige e incluso testimonios de egresados.
> www.demre.cl
Página oficial de la PSU con todos los procedimientos para el proceso de admisión.

Reportajes Relacionados

About Author

Adm1n98

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios tienen un *

*

Puedes utilizar estos atributos y tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>