Escrito por María Inés Havraneg / Nº 152 /  03 Septiembre 2008
Cuando los pies apuntan adentro

En la gran mayoría de los casos, el caminar con los pies chuecos se soluciona espontáneamente durante los primeros años de vida.

La rotación de los pies hacia adentro -marcha convergente- y hacia afuera -marcha divergente- son motivos de consulta frecuente al pediatra o traumatólogo infantil. Este caminar “chueco” preocupa a los padres, pues piensan que puede afectar el desarrollo y las capacidades deportivas futuras de sus hijos. Pero en realidad no es así.

¿PORQUÉ CAMINA CHUECO?

Para contestar esta pregunta es necesario remontarse al embarazo, ya que la rotación de las extremidades inferiores se inicia, aproximadamente, en la séptima semana de gestación. Dentro del útero, el dedo gordo del bebé comienza a posicionarse en línea media respecto a sus piernas, que es la posición correcta. El proceso de rotación continúa durante la vida y finaliza, alcanzando el ángulo definitivo, a los ocho años. Durante este tiempo, el que un niño camine “chueco” se debe, según la etapa en que se encuentre, a distintas razones:

En el gateo es normal observar las puntas de los pies hacia adentro porque mantienen la posición uterina. “Se va corrigiendo naturalmente con el tiempo”, explica el Dr. Alejandro Baar, ortopedista y traumatólogo infantil del Hospital Clínico de  la Universidad Católica.

Una vez que el niño comienza a caminar con cierta soltura, apuntar al centro tiene relación con la posición de las rodillas. “Muchos niños las tienen más juntas que un adulto.  Entonces, en forma espontánea, giran los pies hacia el centro para favorecer su equilibrio”, asegura el Dr. Baar.

Sobre los cuatro años, la causa más habitual es la rotación de la cadera. Ésta afecta principalmente a las niñas.

CORRECCIÓN ESPONTÁNEA

“Muchas personas asumen que el problema son los pies y hacen tratamientos un poco ilógicos. Hasta el día de hoy llegan a la consulta niños con los zapatos al revés”, cuenta el Dr. Baar.

Lo cierto es que el desarrollo normal de las piernas incluye la rotación progresiva de los huesos. El ángulo va disminuyendo con el tiempo. En un adulto es de 15º, pero en un niño puede llegar a ser de hasta 40º. A través de este proceso natural, la mayoría de los niños corrige espontáneamente su marcha.

Pasada la barrera de los ocho años, la rotación se detiene. La marcha convergente no produce dolor, ni tiene consecuencias para otros órganos o extremidades y, contrario a lo que se piensa, no es causa de artritis. Incluso, un niño con marcha convergente tiene las mismas potencialidades deportivas que uno con marcha neutra o normal. Así, en su grado moderado, “podríamos decir que es prácticamente un problema estético más que funcional”, puntualiza el especialista.

¿QUE HACER?

Lo más importante es darse cuenta de cómo camina y, de notar algo raro, llevar al niño a un especialista para que identifique dónde esta el problema. Habitualmente con radiografías simples basta. En algunos casos, se solicita un escáner para evaluar el grado de rotación. Según el Dr. Baar, “la mayoría de los casos no necesita tratamiento. El doctor generalmente le explica a la mamá cómo es el desarrollo de las piernas durante la vida y que debería solucionarse con el tiempo”. Cuando, pasados los ocho años, persiste el problema, los traumatólogos indican un tratamiento acorde al lugar de origen de la marcha convergente. “Se puede practicar una cirugía para readecuar la alineación de los huesos”, explica el Dr. Baar. El procedimiento quirúrgico es relativamente sencillo. En general, consiste en colocar algunas plaquitas metálicas o modelar el crecimiento en la zona del cartílago de crecimiento para enderezar las piernas. Los pronósticos, luego de la intervención, son bastante buenos, asegurando una rápida corrección.

APARATOS ORTOPÉDICOSs ¡OBSOLETOS!

Categórico es el Dr. Alejandro Baar respecto al uso de zapatos, plantillas, férulas y demás aparatos ortopédicos para tratar problemas de rotación. “Se sabe que no son efectivos”, explica. Históricamente han sido recomendados debido a la falta de investigaciones que demostraran que la marcha convergente se corregía espontáneamente. Así, los padres solían gastar altas sumas de dinero por un tratamiento incómodo y antiestético, sin resultados.

CUIDADO CON PONERLE LOS ZAPATOS AL REVÉS

En estricto rigor, se trata únicamente de una práctica incómoda e inútil, pero no contraproducente, salvo que un niño tenga marcha convergente por rotación de las caderas. “En ese caso, el ponerle los zapatos al revés puede tirar el pie en sentido contrario y, una vez que mejore el asunto de las caderas, los pies pueden quedar apuntando para el otro lado”, explica el Dr. Baar.

Reportajes Relacionados

About Author

Adm1n98

(7) Comentarios de lectores

  1. Hola.a mi hija le indicaron las zapatillas al reves porque tiene los pies hacia adentro.
    QUE hago consulto a otro traumatologo.

  2. Nuestra hija tiene tres años y dos meses y tiene los pies hacia dentro y al juntarlos los arquea estamos algo preocupados pues no dijeron que tiene que usar manjeritas para corrrjirlas

    • Hola Erik, gracias por contactarnos, ¿eres de Chile? De ser así podrías pedir una segunda opinión al doctor que entrevistamos para este artículo o a otro doctor que tu desees, pero lo importante es que sea un especialista. El entrevistado es el Dr. Alejandro Baar, ortopedista y traumatólogo infantil del Hospital Clínico de la Universidad Católica. Sin duda una segunda opinión te puede ayudar orientar más.
      Mucha suerte y confianza!!!

  3. Me podrian decir como se llaman las plaquitas esque mi hija tiene los dos pieS hacia dentro¡

    • Hola Rosa, lo que se nombra de las “plaquitas” es una procedimiento quirúrgico y debes consultarlo directamente con un Ortopedista o un traumatólogo, ellos como especialistas sabran de inmediato de qué se trata la operación y como son los elementos que se usan. No dejes de ir a un doctor para que te de un diagnóstico.
      Mil gracias por leernos!!!

  4. Mi hijo tiene 6 años y tuerce mas un pie que otro, y siempre dicen que es normal, me gustaria consultar un especialista por que realmente los que he visitado ninguno dice nada que realmente me de una solucion

  5. Hola me llamo maite tengo 14 años y camino hacia adentro,todas mis compañeras se fijan demaciado y la gente en la calle se queda mirando mis piernas,luego miran mi cara y se rien,me hace sentir muy mal,es por eso que no soy muy sociable,mi mama no le dio importancia a mi problema cuando yo era mas pequeña,y se fue empeorando el problema con el tiempo,ahora al caminar me duelen las rodillas y antes no me dolian tanto pero ahora se me hace dificil hasta el simple hecho de caminar,me tiemblan las piernas y la gente me observa como si fuera un bicho raro,no se que puedo hacer por ahora,pero por mi cuenta,porque nadie me toma enserio,nadie quiere estar con alguien que parece una tonta,y si eres una mamá te digo que lleves a tu hijo lo antes posible al doctor,no quiero que otros niños pasen lo mismo que yo.sólo porque sus padres no se preocuparon de la situacion,no es algo a tomar a la ligera,gracias.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios tienen un *

*

Puedes utilizar estos atributos y tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>