Nº 44 /  01 Septiembre 2009

El compañerismo no es lo mismo que la amistad. “Es un valor que puede aplicarse a la relación con cualquier persona del grupo, independiente del grado de amistad que los una”, explica Ana María Valdés, psicóloga de Valoras UC, programa de apoyo a la convivencia que impulsa la Universidad Católica.
Ser buen compañero va más allá de prestar un cuaderno. “Es ayudar a los demás, sin buscar algo a cambio. Se basa en una actitud de mutua colaboración que otorga un sentimiento de pertenencia al grupo”, señala Valdés. Ayudar a un compañero enfermo a ponerse al día con la materia o apoyar al que bajó sus notas son acciones propias del compañerismo.
Para generar un ambiente armónico dentro del curso, se debe trabajar diariamente por el desarrollo de un sentimiento de equipo.
Lugar para el compañerismo
El compañerismo se debe estimular desde pequeños. “El colegio es un espacio idóneo para ello: ofrece la primera oportunidad para que tengan la experiencia de estar con un ‘otro’”, asegura Valdés.
En el Colegio Mariano de Sch?enstatt se aprovecha cada dificultad que surja en el ámbito de las relaciones para conversar con las alumnas y lograr espacios de reflexión. “La idea es que reconozcan la importancia del cariño mutuo y la aceptación de las diferencias”, cuenta María Elena Sanhueza, directora académica.
En el colegio salesiano El Patrocinio de San José (PSJ), el compañerismo va muy ligado al currículum evangelizador que posee. Erika Muñoz, orientadora de educación básica, señala: “Tratamos de que los cursos sean equipos, donde se logren ciertas empatías y se aprenda a solucionar conflictos”.
Lazos de compañerismo
Cuando, por ejemplo, un alumno no se integra a los juegos de la mayoría, es fundamental hablar de compañerismo. En el colegio Mariano, se conversa con las niñas que se excluyen, “buscando que descubran la importancia de compartir con las demás; a la vez que se conversa con las más empáticas para que integren a las que están alejadas”, cuenta M. Elena Sanhueza.
Se deben hacer visibles las fortalezas de quienes tienen intereses diferentes. “Es relevante diseñar actividades donde los estudiantes aprendan que todos tienen algo que aportar”, explica Ximena Bugueño, psicóloga de Valoras UC.
Cuando un compañero se enferma, también se pueden realizar acciones que fomenten el vínculo. “En cada curso hay un encargado que tiene que saber lo que pasa con el que está enfermo y un encargado de estudio que le guarda las guías y materiales”, explica Erika Muñoz, orientadora del PSJ.
Pero estas instancias también se pueden transformar en meras obligaciones. Para evitarlo, Ximena Bugueño aconseja “incorporar el valor y sentido afectivo que implican, como actividades que estimulen el ‘ponerse en el lugar del otro’”.
¿Qué impide el compañerismo?
Para M. Elena Sanhueza, uno de los principales obstáculos son los conflictos no resueltos. También puede influir “la intervención de los padres, cuando establecen relaciones basadas en la competencia académica y cuando un profesor no orienta una solución a los problemas de relación personal”.
Para Jorge Rodríguez, orientador y coordinador vocacional del PSJ, el uso descuidado del lenguaje y las influencias de los medios de comunicación repercuten en el trato de los compañeros. “Defienden una visión de mundo, muchas veces exacerbada, lo que provoca una intolerancia hacia el otro”.

En el colegio Patrocinio de San José, los profesores jefes tienen la tarea de desarrollar un proyecto de curso a principio de año, para lograr la “comunidad-curso”. Y es que en realidad todos los profesores están llamados a promover el compañerismo. A enseñar a los alumnos a tratarse bien y lograr que la convivencia diaria del colegio sea amena. Si ésta se deja al azar o a la espontaneidad, los malos tratos, peleas o rivalidades, pueden convertirse en problemas habituales.
> Esta máxima debe grabarse en las conciencias infantiles: No hagas a otro lo que no te gustaría que te hicieran a ti.
MEDIDAS CONCRETAS
> Fomentar la relación informal entre los alumnos (salidas, paseos), participar en esas actividades.
> Trabajar en pequeños grupos y rotarlos.
> Preocupación por los enfermos y por los que estén pasando por algún momento de dolor o crisis.
> Ocuparse de los solitarios en los recreos.
> Planificar actividades de ayuda a los más necesitados. Todo lo que despierte la generosidad contribuye al mejor trato entre compañeros.
> Saludar al que esté de santo o de cumpleaños, sin que se transforme en motivo de indisciplina.
> Cortar con firmeza toda burla o ridiculización; indagar en las causas de la marginación de alguno y ayudar a corregirlas.

Reportajes Relacionados

About Author

Adm1n98

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios tienen un *

*

Puedes utilizar estos atributos y tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>