Escrito por Diego Ibáñez L. / Nº 177 /  13 December 2010
La Alegría: Fruto del amor y la paz interior

La alegría es espiritual y proviene del amor. Es compatible con el dolor, con las contradicciones, con la adversidad, porque nace de la paz del corazón. Es una consecuencia de hacer el bien, porque no hay felicidad verdadera sino sólo aparente en obrar mal.

Por Diego Ibáñez Langlois

La Navidad es la fuente de la alegría
“Nuestro Salvador ha nacido hoy; alegrémonos. No puede haber, en efecto, lugar para la tristeza cuando nace aquella vida que viene a destruir el temor de la muerte y a darnos la esperanza de una eternidad dichosa” (A. Fernández Carvajal).
Pero la alegría también exige la disposición a hacer frente a los obstáculos que nos entristecen, es decir, la firme voluntad interior de querer estar contento y de llevar ese goce a los demás. Sonreír en momento difíciles puede significar un gran esfuerzo, porque exige autodominio y temple. La vida es lucha, pero lucha deportiva como la enfrentan los buenos atletas.
La alegría es generosa porque piensa más en los demás que en sí mismo, porque busca contentar a quienes amamos. De hecho, es el fruto natural de intentar adquirir las virtudes humanas y la conciencia de que se es verdadero hijo de Dios.

Los enemigos de la alegría
Las personas tristes están demasiado apegadas a sí mismos. Se miran con lupa y encuentran siempre motivos para no estar contentos. Su falta de alegría la atribuyen a los demás. Son complicados, susceptibles, tienen un amor propio excesivamente correspondido y se tienen como centro obligado de los que tienen alrededor.
Tristeza no confesada y egoísmo pertenecen a la misma familia, como la soberbia y la ausencia de sencillez. El egoísta tiene una personalidad fingida, inventada, que se alimenta de triunfos y éxitos efímeros. Cree que la vida es un escenario en el que él es el actor principal y que toda la trama de la vida gira en torno a él. Siente una frágil alegría cuando le dan en el gusto y triunfa.
Es también enemigo de la alegría la vanidad. Hay personas que sólo contemplan su rostro y en los ojos de los demás se ven a sí mismos. “¿Qué efecto le produce?”; “¡Qué interesante estuvo mi punto de vista!”. “Los encanté, ¿verdad?”. En la fotografía de su familia o de los que trabajan con él, sólo se contempla a sí mismo. No se sabe de paso y quiere construir aquí su patria definitiva. Yo, mis cosas, mi trabajo, mis triunfos.
Otro enemigo de la alegría es la envidia, ya que se define como “la tristeza por el bien ajeno”, o lo que es más insufrible, “la alegría por la desgracia ajena”. El premio de esa falsa alegría es afortunadamente el descontento, que se paga de inmediato, ya que no espera a pasar la factura.
Finalmente también la inmadurez lleva a muchos a ser hipersensibles y así se transforman en personas difíciles que cuesta darles el gusto. “No me tratan como debieran”; “no reconocen mis cualidades”. Consideran la vida injusta. No se arrepienten de sus errores, sino que encuentran excusas y justificaciones para ellos. Se convierten, así en personas complejas.

Alegría y paz
¡Qué diferente es el interior de una persona que lucha por ser sincera, responsable, leal, generosa, serena, amable, agradecida! En ellos no hay desasosiego en el corazón, porque dentro de él reina el orden. Son personas que no viven en la superficie, “donde se recibe el embate de todos los oleajes”. Disfrutan del silencio bueno, saben admirar, agradecer y procuran hacer amable la vida de los suyos y de sus amigos. Saben escuchar, saben celebrar y saben disfrutar de las cosas pequeñas. Sus aliados son la humildad, la sencillez, la compasión, la solidaridad, entre otros.
Cultivan el buen humor que mejora el ambiente, son oportunos y delicados. En los demás ven personas y son respetuosos de su dignidad, aunque sean distintos o complicados. Corrigen con cariño, no usan la ironía y están atentos a los que sufren. ¡Cómo no van a estar alegres! HF

Un santo triste es un triste santo
En una palabra: la tristeza es la antítesis de la santidad. Es su opuesto. Cuando un alma está muy cerca de Dios y lo tiene como punto de referencia ya ha entrado por el camino de la alegría. Cree con firmeza, espera con confianza y ama con intensidad. Se liberan de las ataduras pesadas del propio yo y se aman a sí mismas con un amor inteligente que no les impide la ocupación por los demás.
Si queremos hijos alegres, debemos ayudarles a practicar las virtudes humanas y darles un sentido trascendente a sus vidas. Y debemos ser ejemplos de alegría, incluso antes situaciones donde cuesta… y mucho.

Reportajes Relacionados

About Author

Adm1n98

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *