Escrito por Victoria Dannemann /  22 febrero 2012
Celebrar la entrada al colegio

Fiestas, regalos y tradiciones acompañan a los niños en su primer día de clases en algunos países del mundo. Así comprenden que están iniciando una etapa muy importante y parten la vida escolar felices y motivados. Son ideas para conocer y que quizás a nuestra manera podemos imitar.
Por: Victoria Dannemann /cartas@hacerfamilia.net

En algunas culturas la verdadera fiesta no es la de graduación, sino cuando el niño entra al colegio. El acento está puesto en ese primer día que marcará la pauta de lo que viene. Y el nuevo escolar, en vez de tener temor o nerviosismo, sólo tiene ganas de que llegue pronto.
En países donde predomina la educación pública y gratuita y, por lo tanto, cada niño va al colegio de su barrio, tampoco se vive con estrés el período previo. Prekinder y kinder se hacen en el jardín infantil y llegados los cinco o seis años, es hora de entrar al colegio. ¿Cómo no celebrar?
Llenar el primer día de festejos e incluso de un poco más de solemnidad lo hace inolvidable y, sin duda, le da un impulso especial pues el mensaje es claro: aprender y estudiar también es divertido.

Todos quieren su Schultüte
Alemania es país de tradiciones por excelencia y cuna de algunas de las más difundidas, como el conejo de Pascua y el árbol de Navidad. Y, por supuesto, también hay una para el ingreso al colegio.
La Schultüte tiene más de un siglo de vida y es una de las grandes motivaciones de los nuevos escolares. Consiste en un gran cono de cartón generalmente decorado por los papás de acuerdo a los gustos del niño (fútbol, princesas, caballos o flores) y relleno de dulces chocolates, regalitos y útiles. También los venden con distintos diseños, pero la mayoría prefiere adornar en forma personal el de su hijo.
Todos los niños sueñan con ese primer día de clases en que recibirán su Schultüte. Muchas veces también les regalan una los abuelos, tíos o padrinos. En el colegio hay una ceremonia de bienvenida en que cada uno lleva su nueva mochila, un bolsón de grandes dimensiones y de coloridos diseños. El día continúa con un almuerzo en un restorán o celebración en la casa. Todo en honor al festejado.
La Schultüte es hoy un verdadero ícono del ingreso al colegio, y ha cruzado fronteras. Muchos colegios alemanes en otros países mantienen esta tradición.

En la tierra del sol naciente
Todo un ritual se celebra en algunos colegios de Japón. Los niños van el primer día de chaqueta y corbata y a la entrada les sacan las fotos de rigor junto a su familia.
Mientras tanto, los alumnos del último año los reciben, les muestran el lugar donde cambiarse los zapatos que traen de la calle y los llevan a su sala para conocer a sus profesores y compañeros. Luego van al salón de actos donde esperan los papás.
Hay discursos, música y formalidades propias de la ceremonia. Finalmente en el patio, oficiales de la policía organizan un simulacro para enseñarles a los niños nuevos a cruzar la calle.

Con trajes típicos
En las escuelas de Groenlandia los padres muestran su orgullo por el primer día de clases del hijo vistiendo el traje típico del pueblo Inuit. También lo hacen los niños. Los hombres llevan parka blanca y las niñas, alegres vestimentas con bordados de colores. Todos, por supuesto, con las tradicionales botas de piel de foca. Llevan regalos para sus profesores y reciben también regalos de sus papás.
Cuentan que esta tradición tiene sus orígenes en los tiempos en que la mortalidad infantil era muy alta en Groenlandia. Si el niño lograba alcanzar la edad para entrar al colegio, significaba que la etapa más crítica había pasado y seguramente sobreviviría.

Día del conocimiento
La tradición de celebrar en Rusia el ingreso al colegio y la vuelta a clases -cada 1 de septiembre- tiene largos años. Pero en 1984 se institucionalizó como el Día del Conocimiento y se convirtió en fiesta nacional. Todos llegan cargados de flores para sus profesores y se visten especialmente para la ocasión. Las niñas tienen el pelo adornado con grandes cintas y flores blancas.
Después de los discursos y canciones, el mejor alumno del año anterior tiene el honor de tocar la campana para dar inicio al año escolar.
En otras ex repúblicas soviéticas, un alumno antiguo elige a uno de los recién llegados para que toque la campana. HF

 

 Colegios y familias crean sus propios ritos para celebrar el primer año escolar. Aquí algunas ideas:
❋ Desayuno especial: Antes de partir al colegio, sorprenda a su hijo con un desayuno distinto. Con lo que más le gusta, decoración especial o una torta con su nombre escrito.
❋ Frasco de la cuenta regresiva: Ideal para calmar la ansiedad y endulzar la espera. Ponga 30 dulces o pequeños chocolates en un frasco decorado con motivos escolares. Un mes antes del ingreso al colegio su hijo puede empezar a sacar un dulce cada mañana.
❋ Adiós vacaciones, bienvenido colegio: La tarde anterior al primer día de clases, un buen panorama es salir a comer o a tomar un helado en familia. También puede preparar una comida especial en la casa.
❋ Foto oficial: Imperdible la foto antes de partir al colegio. Un toque especial lo da un pequeño letrero o pizarra que sostiene el niño y que dice “Primer día de colegio” con la fecha correspondiente.
❋ Creciendo como un árbol: Plante un árbol y sáquele una foto a su hijo junto a él, el primer día de clases. Repítalo cada año y verá cómo van creciendo y cambiando cada uno.
❋ Día libre: Si es posible, es ideal que los papás puedan ir a dejar y a buscar al hijo ese primer día.

Reportajes Relacionados

About Author

Ma1da_2011

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *