01 junio 2012
Consecuencias del diagnóstico de Síndrome de Down

El médico ginecólogo Esteban Rodríguez, integrante de Derecho a Vivir, presentó un artículo en la prestigiosa revista científica Linacree Quartely, de Estados Unidos, en el que criticó la prisa en diagnosticar el síndrome de Down, pues pone en riesgo de ser abortados a niños en el vientre de su madre.

“Miles de vidas alrededor del mundo serían salvadas si no hubiera prisa en diagnosticar el síndrome de Down, si el diagnóstico fuera pospuesto para el tiempo cuando la protección de vidas de estos niños estuviera garantizada por la ley”, señaló.

Rodríguez denunció en su artículo que “en estos días, más del 90 por ciento de niños diagnosticados con síndrome de Down antes del nacimiento terminan en un contenedor de deshechos biológicos”.

El médico pro-vida relató el caso de una bebé nacida hace algunas semanas en el hospital donde trabaja, llamada Esperanza. Los padres de Esperanza, una pareja joven en la que la madre no supera los veinte años, fueron sometidos a pruebas de trastornos cromosómicos al inicio del embarazo, para darles “paz mental”, así como “derecho a información y elección”.

“Para mala suerte de Esperanza y sus padres, la prueba de detección reveló que el embarazo tenía un alto riesgo de síndrome de Down. La paz mental prometida a los padres de Esperanza se desvaneció”, relató Rodríguez.

Luego, los “tecnócratas de bata blanca”, como denomino Rodríguez a los médicos que llevaron a cabo estos procedimientos, ofrecieron realizar a la madre una amniocentesis, un método diagnóstico invasivo donde se obtiene líquido amniótico para averiguar si hay alguna anomalía cromosómica.

Tras un intento fallido, en el que fracasaron en obtener una muestra suficiente de líquido amniótico para analizar sus cromosomas, los médicos programaron una segunda cita, a la que, “providencialmente”, la madre no asistió.

En un posterior ultrasonido, a las veinte semanas de gestación de Esperanza, no se lograron detectar “las consecutivas peculiaridades morfológicas que Esperanza estaba desarrollando”, recordó el médico pro-vida.

El doctor Esteban Rodríguez señaló que “así, Esperanza nació, hermosa y muy saludable. Incluso la peculiaridad en su rostro no estropea la pacífica inocencia de estos niños, que típicamente difieren por tener tres cromosomas 21 en vez de dos”.

“Un escándalo ocurrió en el departamento de obstetricia. Las voces de algunos médicos dijeron ‘es una crueldad para los padres’ que Esperanza haya nacido viva. Pero las mismas voces que gritaban ‘crueldad para los padres’, son empoderadas para ser ‘comprensivas’, si Esperanza hubiera sido asesinada antes que naciera”, criticó.

“Bendecida por Dios”, según afirma el médico pro-vida, Esperanza encontró padres adoptivos que la aman y la cuidarán, pues sus padres biológicos no la quisieron y se arrepintieron de no haberla abortado.

El especialista subrayó que “la vida de Esperanza fue salvada porque el tiempo del diagnóstico fue después del evento vital del nacimiento”.

Más información: http://www.ewtnnoticias.com/noticias-catolicas/noticia.php?id=25385#ixzz1was9pQBt

Reportajes Relacionados

About Author

Ma1da_2011

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *