Nº 202 /  19 abril 2013
El poder del aprendizaje compartido

Cátedras Libres es una iniciativa que busca que las personas intercambien sus conocimientos de manera gratuita. Con más de 10 mil 500 seguidores en las redes sociales y una convocatoria que se ha extendido sin freno desde junio del año pasado, este proyecto pretende ser un referente para la educación en nuestro país. Estos son los inicios de su historia.

¿Sabías que en Santiago puedes participar de talleres gratuitos sobre los más diversos temas y a la vez enseñar todo lo que sabes? Eso es lo que promociona Cátedras Libres, una red de aprendizaje colaborativo que nació hace un año y que busca que las personas compartan su conocimiento, sin importar el tópico.

Sus creadores Carlos Mancilla y Diego Ramírez, se conocieron hace nueve años en un electivo matemático del Instituto Alonso de Ercilla en Santiago. Desde entonces, han sido amigos y han colaborado juntos en diversos proyectos, hasta que el 11 de junio de 2012 decidieron dar forma a esta iniciativa. Sin embargo, en esa época sólo se hacían clases sobre idiomas. La primera cátedra que se hizo fue de italiano y convocó a cerca de 18 participantes. No obstante, con el tiempo sus creadores decidieron expandir aún más la convocatoria y la gama de conocimiento, llegando a usar las salas de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile como también otros sectores públicos de la capital.

Carlos y Diego comenzaron a hacer otras clases. Diego hizo algunas cátedras sobre emprendimiento, mientras que Carlos le explicaba matemáticas a quienes ese año rendían la PSU y no tenían los recursos para pagar un preuniversitario. En la actualidad, ambos han logrado organizar más de 500 clases con cerca de 200 profesores voluntarios, entre los que se encuentran alumnos, profesionales, técnicos y dueñas de casa. Toda una revolución para el tradicional concepto de educación que existe en nuestro país.

¿Cuál fue el motivo que los llevó a crear Cátedras Libres? ¿Se inspiraron en algún otro proyecto?

Diego: Con Carlos concordábamos  que en Chile hacía mucha falta que las personas tuviesen redes de contacto, pero que a la vez pudieran tener la opción de aprender sobre cualquier tema sin la obligación de pagar e ir a la universidad. Entonces surgió la idea de hacer una especie de cadena de favores, donde yo te enseño algo a cambio de que tú me enseñes otra cosa. Fue así como llegamos a esta iniciativa donde buscamos que la gente comparta su conocimiento sobre cualquier tema. Acá no existe discriminación. Todos pueden participar y enseñar sobre cualquier área que dominen, no importa si se es anciano, adulto o niño. No obstante, debemos reconocer que en un inicio nos inspiramos en un proyecto estadounidense llamado Banco de Tiempo, que consiste en que si yo hago una labor social por un amigo, luego él se comprometerá a devolverme ese favor, pero la gracia de nuestras Cátedras Libres es que están enfocadas en la educación y  que cada uno pueda ir a la clase que quiera sin estar obligado a devolver lo aprendido.

¿Cuáles son sus planes a futuro?

Carlos: En el corto plazo estamos buscando que nuestro proyecto se extienda por todo Santiago. Ojalá que las universidades, tanto públicas como privadas se unan y nos den la posibilidad de usar sus salas de clases cuando estén desocupadas. Si bien todas nuestras cátedras son gratuitas, últimamente estamos pidiendo a los asistentes que nos regalen un libro usado, pero en buen estado, ya que próximamente queremos armar una biblioteca libre, donde todos podamos leer libros sin costo. Otro proyecto que nos motiva es que las personas que van a rendir la PSU puedan participar de un preuniversitario gratuito y fijo. Más adelante esperamos expandir nuestras cátedras a las diferentes regiones del país y por qué no decirlo al resto de Latinoamérica, dado que nuestra idea es que todos puedan aprender de manera gratuita.

¿Qué tipo de cátedras se pueden encontrar?

Diego: De todo, desde salsa hasta astrología, ciencias aplicadas, clases de japonés, violín, guitarra, escritura creativa, poesía, cultura árabe-islámica, dibujo, hebreo moderno, defensa personal, malabarismo, cocina vegana, fotografía digital, primeros auxilios, tejido a palillos, etc. A nosotros no nos importa si el tema que uno quiera enseñar es extraño o poco conocido. Lo que nos importa es que ese conocimiento se comparta.

Generalmente son los jóvenes  los que asisten a sus cátedras, ¿Qué mensaje le darían a los adultos o ancianos para que se motiven y participen?

Carlos: Nosotros estamos convencidos de que no existe edad para aprender, por lo tanto, si bien son los jóvenes los que más participan de nuestros talleres, queremos invitar a toda la comunidad, a todas las familias, para que vayan y compartan lo que saben. Además van a poder aprender algo nuevo cada día.

¿Quiénes son los creadores del proyecto?

Diego Ramírez Hizaut

Estudiante de último año de ingeniería comercial en la Universidad de Chile. Le encanta la música anglo. Blur es su grupo favorito. Amante de los viajes, le gusta caminar. Su sueño es ser entrenador de fútbol y a la vez poder hacer algo importante por el país.

Carlos Mancilla Cofré

Egresado de ingeniería civil eléctrica de la Universidad de Chile. Cuando dio la PSU ponderó 820 puntos. Se define como un hombre sencillo pero que siempre está pensando en hacer cosas grandes. Amante de la lectura, confiesa que le carga dejar proyectos inconclusos.

 Para más información pueden visitar el sitio web:  www.catedraslibres.com, su facebook, www.facebook.com/catedraslibres o el Twitter @catedraslibres

Reportajes Relacionados

About Author

Adm1n98

(1) Comentario

  1. En estos tiempos de egocentrismos en que casa uno tira su propia cuerda sin mirar mucho lo que pasa a menos de 2 cm … asombra ver jovenes compartiendo sus concimientos y haciendo talleres gratuitos de calidad y con full motivacion !! No hay edad para aprender, no hay edad para ayudar y compartir….que fluya el conocimiento !!! FELICIDADES !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *