Escrito por Francisca Cox / Nº 206 /  08 agosto 2013
Aprender a respetar a los demás: Una tarea que se enseña con el ejemplo

Enseñar a reconocer la existencia del otro como alguien digno de consideración y a respetar los espacios y tiempos de cada uno, es la clave para que nuestros hijos desde pequeños vivan en armonía con sus pares y con los adultos.

Como papás estamos siempre enseñando a nuestros hijos: a comer bien en la mesa, a compartir los juguetes, a no pelear con los hermanos, etc. Si bien es fundamental hacerlo, no debemos olvidar que es a través del ejemplo como nuestros niños aprenden mejor los conceptos.

Para Josefina Martínez, psicóloga PUC y miembro del Centro de Estudios y Promoción del Buen Trato de la misma universidad, “el respeto es la consideración del otro como “un legítimo yo”. Por lo mismo, incluye la consideración de los demás, pero también la de uno mismo, lo que implica poner límites y no dejarse pasar a llevar”, señala la especialista.

El respeto a los hermanos: Josefina Martínez explica que los hermanos son los primeros pares con los cuales se aprende a resolver conflictos. “Saber parar la chacota cuando el otro no quiere seguir, hacerle caso a los sentimientos del otro, etc., enseña a los niños a entender que este es un proceso bilateral en el que todos tenemos derecho a que nos respeten”, indica.

• El respeto a los tiempos y espacios de los demás miembros de la familia: Algunos ejemplos pueden ser: saber escuchar, esperar el turno para hablar o en una fila, respetar los espacios de los demás. “Es recurrente ver que los niños interrumpen cuando la mamá está hablando por teléfono, ahí debemos explicarles que deben esperar a que corte para poder ponerle atención; o también cuando hay alguien en el baño, enseñarles que deben tocar la puerta antes de entrar”.

EDUCAR CON EL EJEMPLO

Para la psicóloga, el ejemplo de los papás y adultos que estén en contacto con los niños es la clave para que puedan aprender a respetar a los demás. “El respeto se vive, más que se instruye, es una actitud de vida que se enseña a través del ejemplo”, explica. Los niños aprenden más de lo que ven que de lo que escuchan. Si cuando manejamos peleamos con los otros autos, o si para corregir a un hijo cuando grita, le gritamos… “En estos casos estamos dando pésimos ejemplos de buen trato y convivencia y el niño recibirá las señales equivocadas en lugar de comprender que no se debe pelear con los demás o gritarse”, recalca.

SABER INCENTIVAR EL RESPETO

Por otra parte, Josefina Martínez señala que es muy importante destacar cuando nuestros hijos han sido respetuosos o tuvieron muestras de consideración hacia otro, ya que este reconocimiento los alentará a seguir comportándose de esta manera y ver que el buen trato es digno de admiración por parte de sus padres y profesores.

En caso contrario, cuando han faltado el respeto a sus hermanos, compañeros o adultos, debemos hacerlos reflexionar y preguntarles ¿cómo creen que se sintió esa persona?, en lugar de decir ´mira qué pena cómo se sintió’.

“No hay que hacer sentir culpable a un niño cuando hace algo malo, pero sí ayudarlo a ver que sus actos tienen consecuencias, mostrarles lo que le pasa al otro cuando somos irrespetuosos”, explica la psicóloga. Asimismo, agrega que “es importante generar un compromiso después de la reflexión para que el portarse bien se haga con libertad, con convicción y no por sumisión”.

Centro de Estudios y Promoción del Buen Trato

Josefina Martínez es miembro de esta agrupación que reúne a psicólogos profesionales de la Universidad Católica, que decidieron unirse para ayudar a las víctimas de violencia y maltrato. El modelo pone su énfasis en los recursos y habilidades que las personas y comunidades tienen para enfrentar y resolver situaciones adversas. Para ello, ofrecen capacitaciones, consultorías, material de apoyo e incluso diplomados con temas como la “Promoción del Buen Trato y abordaje de la Violencia en la Escuela”, “Intervención en Crisis” y “Promoción del Buen Trato en las Organizaciones y Equipos de Trabajo”.

Más información en www.buentrato.cl

DICE EL EXPERTO… David Isaacs, autor del libro “La educación de las virtudes humanas”, resume cómo enseñar el respeto a los niños pequeños:

1) Enseñarles que cada uno es diferente y, por tanto, hay que tratarles de un modo distinto.
2) Que reconozcan a cada uno por lo que es, sin “clasificarles”.
3) Que aprendan a comportarse de tal modo que no provoquen disgustos para los demás, apropiándose de sus bienes indebidamente, tratándoles con poca consideración, etc.
4) Decirles que no critiquen a los demás.
5) Que aprendan a actuar positivamente a favor de los demás.
6) Enseñarles a buscar lo positivo en los demás.
7) Pedirles que agradezcan los esfuerzos de los demás en su favor.

Reportajes Relacionados

About Author

Adm1n98

(1) Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *