Escrito por Priscilla Heiss P. / Nº 209 /  12 November 2013
De colegio a la universidad: Las claves para aprovechar este mundo nuevo

Algunos más seguros que otros, todos los estudiantes llegan a la educación superior ilusionados. A poco andar, disminuye su calidad de vida, el estudio se les hace cuesta arriba y muchos abandonan su carrera. Les presentamos tres miradas de expertos que ayudan a entender cómo enfrentar mejor la nueva etapa que comenzarán.

1. María Soledad Zuzulich, directora Programa Campus Saludable de la Universidad Católica:

“QUE LA UNIVERSIDAD NO EMPEORE TU CALIDAD DE VIDA”
Falta de sueño, abuso de internet y videojuegos y una alimentación deficiente, son algunos de los problemas que empiezan a afectar a los universitarios, a los que puede sumarse el abuso de alcohol y otras drogas. Existen jóvenes que arrastran este cuadro desde antes, pero otros lo adquieren al no saber manejar la nueva libertad que gozan. Por esta razón, la UC, a través de su Dirección de Salud Estudiantil, implementó el programa Campus Saludable.

Al llegar a la Universidad, muchos jóvenes comienzan a sufrir problemas de sueño. ¿Cómo abordan este tema?
– Es un problema serio. Lo primero que hacemos es informar a los alumnos a través de intervenciones en los patios sobre la higiene del sueño. Ahí ellos pueden hacer consultas, recibir tips o consejos y darse cuenta de si de verdad están descansando lo necesario y de manera reparadora. Lo importante es que se sientan apoyados, reciban información y puedan consultar a un especialista en caso de que el problema persista.  A veces las falta de sueño tiene relación con el abuso de celulares y videojuegos, algo súper común en esta época y que algunos llaman la “adicción no química”.

Otro tema es la alimentación saludable…
– El tema de la nutrición lo abordamos desde distintas aristas. Primero trabajando con los casinos y la gente que  vende alimentos, para que haya opciones sanas y ricas. Además existe la posibilidad que los alumnos sean capacitados como pares educadores de salud (PES) y ellos mismos dicten un taller que se llama “Nutrición Inteligente”. También trabajamos estrechamente con la escuela de Nutrición y Dietética, elaborando una serie de recetas, tips, información, y otros materiales que se difunden vía correo electrónico, dípticos, etc.

¿Qué pasa con la salud mental entre los estudiantes universitarios?
– Bueno, los niveles de angustia en esta edad son altos. Tenemos un curso de manejo del estrés en la vida universitaria, con psicólogos clínicos que dan cerca de 40 cursos y el objetivo es que los participantes puedan reconocer qué tipo de ansiedad pueden manejar solos y cuál no, además de saber cuándo pedir apoyo. Precisamente en esta época del año un carro se instala en los distintos campus con el lema “Tu salud mental es la mejor inversión”. Se hacen test auto aplicados, reciben consejerías y se trata de acompañarlos lo mejor posible.

MOTIVACIÓN Y RELACIONES AFECTIVAS
María Soledad Zuzulich señala que el tema de la motivación, al igual que la capacidad de autorregulación, son factores determinantes en la vida académica. Pero alrededor de estas dos grandes variables hay otras que influyen mucho, como las relaciones interpersonales y las relaciones de pareja.
Es precisamente aquí donde Campus Saludable intenta trabajar en el campo de la prevención. Temas como la sexualidad y la afectividad, o la violencia, se abordan a través de cursos donde se les enseña a los jóvenes a saber cuáles son las relaciones buenas y constructivas, además de contar con grupos de conversación sobre el tema.
Respecto al abuso de alcohol y otras drogas, existe un programa para conocer a los jóvenes por medio de test de prevalencia, y otros que miden los niveles de ansiedad. Luego de la detección, separan la información por escuelas y se apunta a las que cuentan con los valores de mayor riesgo, involucrando a los académicos y autoridades.
Para María Soledad Zuzulich, el objetivo de esta instancia de Campus Saludable, es que los alumnos sientan que cuentan con un elemento  protector y de apoyo, sobre todo en una época de la vida compleja, donde se producen muchos cambios importantes para el futuro.

2. Erika Himmel, premio Nacional de Edudación 2011.

“PARA ESTUDIAR, BUSCA INSTITUCINES PREPARADAS PARA DARTE APOYO INTEGRAL”
Para Erika Himmel la alta deserción de estudiantes en la educación superior es un tema que nos debe preocupar mucho: “Atañe y tiene un costo no menor para la familia, para la institución educativa y también para el país. Respecto al país, no sólo por los recursos que debe desembolsar, sino también por los recursos humanos que deja de tener”.
Según esta educadora, que la deserción se concentre en los primeros dos años, es un síntoma al que hay que poner atención. “Estos son los años en que los alumnos se están acostumbrando a todo un sistema distinto a lo que era el colegio. Por eso, necesitan mucho apoyo”.
Según su experiencia “todas las universidades que tienen un número de años de acreditación respetable, abordan el tema de la deserción dándole a apoyo a sus estudiantes. Una buena universidad o institución no sólo se preocupa de recibir estudiantes, sino que establecen además una relación social con ellos, sobre todo en aquellos casos en que los alumnos vienen de provincia o estudian con subsidios. El apoyo que una institución de educación superior da siempre a sus estudiantes, pero sobre todo en estos casos, es muy importante. Si sólo admiten a los alumnos y una vez que están adentro se olvidan de ellos, esos alumnos se van a ir rápidamente porque están en un ambiente que les resulta ajeno, sin apoyo familiar. Más aún  si provienen de sectores más desfavorecidos. En este sentido, la universidad debe apoyarlos para que puedan alcanzar los niveles que les permitan responder a las nuevas exigencias, de lo contrario lo más probable es que se pierdan en el camino”, explica.
Agrega que cuando un alumno decide abandonar sus estudios puede deberse a factores que no pueden modificarse, como haberse equivocado al elegir. Pero existen otros factores modificables como la motivación, el interés, la persistencia. “Entonces si una universidad quiere atacar el tema de la deserción por el lado de estos factores, si puede aportar mucho trabajando en la motivación del alumno, nivelando los conocimientos que no trae, brindándole apoyo, etc.”

Lo que una institución de educación superior no puede descuidar:
•    Contar con equipo de profesionales preparados para apoyar a los alumnos los primeros años
•    Resguardar la calidad de los profesores: respeto a la docencia, compromiso con la carrera que están enseñando
•    Contar con buena infraestructura. Para los alumnos es importante una buena biblioteca, computadores…
•    La red social entre el alumno y la institución. Es tremendamente importante que pueda haber encuentros entre el alumno, el profesor y el ayudante, más allá de la situación de aula.

¿Cuántos jóvenes dejan sus estudios?

• Según un estudio realizado por el Ministerio de Educación el año 2012, el 50% de quienes se matriculan en la educación superior no concluyen el programa en el que se matricularon inicialmente, mientras que en el caso de los institutos profesionales (IP) esta cifra llega al 60%.
• El Sistema de Información de Educación Superior (SIES) al analizar la permanencia de los alumnos en la misma institución  encuentra que, al segundo año, un 38% de los estudiantes universitarios,  un 55% de los estudiantes de IP y un 53% de los estudiantes de CFT ya no se encuentra matriculado en la misma institución a la que ingresaron.

3. Alejandra Vila, Directora de Vida Universitaria de la Universidad de los Andes:

“EN LA UNIVERSIDAD HAY QUE COMPLEMENTAR EL ESTUDIO CON OTRAS ÁREAS DE DESARROLLO INTEGRAL”

Que los alumnos lleguen a la universidad a desarrollarse en forma integral, es uno de los objetivos de muchas instituciones. Y para lograrlo no sólo cuentan con el equipo docente, sino con profesionales preparados para insertar a los nuevos alumnos en la experiencia de la educación superior. Alejandra Vila, Directora de Vida Universitaria de la Universidad de los Andes, da cuenta de la importancia que tiene esta área en la vida de los alumnos. Hasta hace cinco años se llamaba Asuntos Estudiantiles, pero el cambio de nombre tiene que ver con lo que persiguen: “Nos pusimos como meta de aquí al 2018 tener a un 40% de los alumnos participando actividades extracurriculares y este año ya vamos en 37.6%. Es muy bonito ver que estamos recogiendo frutos que mundialmente llegan mucho más tarde”, cuenta Alejandra Vila.

¿Qué papel juega la Vida Universitaria en los alumnos?
– Se considera como uno de los tres pilares básicos en los cuales se sostiene un alumno en nuestra universidad. El primero y más real es el mundo académico; el segundo pilar somos nosotros, que cumplimos la función extracurricular, donde todas las actividades son de corte voluntario pero, al estar constantemente preocupados de ser creativos, esperamos que ellos tengan ganas de participar. El tercer pilar, es el asesoramiento académico.

¿En qué se fundamenta laexistencia de “Vida Universitaria”?
– Nosotros queremos ofrecer una formación integral para los alumnos y la integralidad se vive mejor cuando ellos pueden seguir practicando hobbies, o desarrollando nuevos talentos. Ahí empieza el factor protector: cuando un alumno siente el apoyo de su universidad para poder cruzar las áreas de estudio con otras actividades que le gustan y lo complementan. Lo importante es lograr que ellos puedan vivir una experiencia universitaria buena, que es distinto a sólo sacar una carrera. Vida Universitaria es un chaleco antibalas, un escudo que los protege por un lado, del estrés del estudio y por otro, a través del cual les trasmitimos también muchos valores silenciosos a través del arte, el deporte, las letras, etc.

¿Cómo ha crecido Vida Universitaria en la Universidad de los Andes?
– Tenemos siete áreas: todos los deportes y temas de salud, cultura, liderazgo, emprendimiento, acción social y capellanía universitaria. Además de los servicios. Lo bonito es que han sido pedidos por ellos. En deporte, tenemos 14 selecciones, si hay alguien que hace algo diferente como correr una  maratón en la Patagonia, lo apoyamos, o quienes quieran dedicarse al ballet, etc. Contamos con 34 talleres, debido a que la universidad se volcó a lo que el alumno quería hacer y él lo que quiere es pasarlo bien en su universidad y hacer las cosas bien, como dice el sello Uandes.

Una tradición de musicales

Alejandra Vila cuenta orgullosa que en las artes, como en el deporte,  han logrado mucho. “En el taller de Artes Escénicas participan 60 alumnas de todas las carreras  que se unen para armar un musical que luego ven 6000 personas. Creo con absoluta certeza que se inserta mejor a los alumnos en sus carreras al darles oportunidad de que puedan desarrollar sus talentos, ayudarlos a ver la vida con optimismo, algo tan importante en la juventud.  El alumno donde es más “él”, es en los talleres extra promáticos que él mismo quiso tomar y por eso nos interesa que en ellos se encuentren con el sello suelto, divertido y optimista que queremos transmitirles”.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *