Escrito por Priscilla Heiss P. / Nº 210 /  16 December 2013
Las bondades del arte en los niños

Un libro de arte puede ser la excusa perfecta para estimular a nuestros hijos, para enseñarles a observar, a mirar y a pensar desde otra perspectiva. Además para crear un espacio de unión y a fortalecer los vínculos.

Que los niños se sumerjan en el mundo del arte es una de las actividades más beneficiosas de la etapa escolar. Así como la música hace lo suyo, el arte ayuda a crear conciencia de las emociones, sensaciones y de todos los conflictos que el ser humano tiene dentro; es un sistema completo que se trabaja desde temprana edad, dicen los expertos.

La psicóloga Mireya Sepúlveda, señala: “por medio del arte podemos fomentar, de un modo sano, la imaginación y el pensamiento, incentivándolos a acercarse a un cuadro y a decir qué piensan ellos o qué se imaginan que quiere transmitir el autor. Además así les enseñamos que cada uno puede ver algo distinto, y que todas esas visiones son válidas en la vida”.

Junto al estímulo de las capacidades intelectuales, el arte es una forma de comunicación entre padres e hijos y respecto a eso la especialista señala. “A través del arte los padres podemos dar a conocer parte de la historia de un modo entretenido y con sentido para los niños, de este modo el aprendizaje es significativo y además afectivo, ya que siempre recordarán que fue con sus padres que conocieron sobre un pintor o un cuadro”.

Además tener espacios familiares donde podamos vincularnos con nuestros hijos desde el arte o la literatura, enriquece no sólo el aspecto intelectual, también favorecemos instancias de encuentro donde le damos cabida a lo lúdico, a que cada uno pueda expresar lo que piensa y siente, explica Mireya Sepúlveda. Agrega que el arte también tiene un gran valor terapéutico, ya que el niño puede expresar, a través del mundo simbólico experiencias significativas para ellos.

Un libro para iniciarse en el arte

Los colores y figuras del pintor Bororo, el realismo del prodigioso Guillermo Lorca o los trazos de Gonzalo Cienfuegos son parte del contenido del libro “Nuestros Pintores Contemporáneos”, el que pretende llevar el mundo del arte a los niños y a la familia de una forma transversal. Sus autoras Paula Guzmán, Gestora Cultural y Francisca Muzard, Licenciada en Estética, cuentan que la idea nació hace tres años. “Aunque existen algunas publicaciones sobre pintura dedicadas a los niños, no es mucho. Como de pintura chilena contemporánea hay menos, o nada, pensamos crear un libro atractivo que llegara a los colegios. Es una invitación a cambiar los hábitos. Una propuesta bien clara y simple, que los entusiasme frente al arte y les presente un panorama alternativo al mall”, comenta Francisca Muzard.

Cuentan que cuando los niños y la familia conocen a determinados artistas a través de sus anécdotas y sus reflexiones, se acercan a ellos, conocen un poco de sus vidas, de sus lugares de trabajo, de sus temas preferidos para pintar, de sus colores y de sus actividades cotidianas, algo que esta obra muestra con mucho color y soltura. Sus páginas son una invitación para los niños y la familia a sumergirse en el arte de una manera lúdica a través de los trabajos de 90 pintores nacionales y se invita también a conocer nuestros museos, centros culturales y galerías a través de una atractiva ruta del arte. Para ello se formó un equipo profesional que incluye al artista plástico Sebastián Valenzuela, quien reparte su tiempo entre su obra y la docencia con niños y universitarios.

Precisamente Sebastián Valenzuela, señala: “Creemos que el arte es necesario para la educación del ser humano porque los artistas representamos lo que vemos, en ese sentido el arte es una forma de conocimiento y permite saber más, entender mejor la sociedad en que vivimos”.

Un colorido paseo por temas significativos para los niños como la felicidad, la familia, la felicidad, la comida, las fiestas, los animales o la naturaleza abordados en esta obra, son una oportunidad a estimular a nuestros hijos en familia, convencidos que los beneficios son demasiados, no sólo intelectuales sino también afectivos.

• El desarrollo de la creatividad a través del arte, es algo que los padres vemos a diario. Es por esto que el arte también tiene un gran valor terapéutico, ya que el niño puede expresar, a través del mundo simbólico experiencias significativas para ellos.

• La obra publicada recientemente será distribuida por el Mineduc a colegios y liceos de nuestro país, con el fin de llegar a un público diverso que podrá disfrutar y encantarse con su contenido.

Obra de Francisca Valenzuela / Filipa, 2012.

 

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *