Escrito por Equipo Hacer Familia / Nº 213 /  01 April 2014
El cuento detrás del cuento

El 2 de abril se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil. En esta ocasión quisimos celebrarlo contándoles la historia que existe tras los cuentos de tres destacados escritores chilenos.

FRANCISCA SOLAR:
LA HISTORIA DE “IGUAL A MI, DISTINTO A TI”

Francisca Solar es una joven y exitosa periodista y escritora chilena, conocida por su publicación en Internet de “El Ocaso de los Altos Elfos”, una adaptación libre de las aventuras de Harry Potter que tuvo más de un millón de lectores alrededor del mundo. El año 2006 publicó “La Séptima M”, best-seller que se presentó en la Feria del Libro de Frankfurt, editado en 14 países y traducido a cuatro idiomas. El año 2011 lanzó en formato digital “El Hada de las Cadenas”, la esperada secuela de “La Séptima M”, donde continuó las aventuras de la tanatóloga Sophie Deutiers, el detective Marco Feliciano y el paparazzi Calixto Andrade Lebet. Pero uno de sus libros más queridos es “Igual a mi, distinto a ti”, editado por SM, cuya historia tras bambalinas nos cuenta ahora.

Un cuento para mi hermano

¿Hubo alguna persona o situación que te motivó a escribir este libro?
– Mi hermano Juan José, que tiene Síndrome de Down. Él es el protagonista del libro y la razón fundamental por la que fue escrito. Después de muchos años de acompañarlo en su rehabilitación por distintos centros, me di cuenta que seguía habiendo mucha desinformación y “tabú” respecto a este síndrome, aun cuando es cada vez más “común”. No existía literatura infantil sobre ellos y quise aportar una mirada positiva del tema, con “equilibrio”, porque los adultos suelen poner un tinte lastimero o distante cuando hablan de discapacidades. Además, conocí varios casos de mellizos o trillizos donde uno sólo tenía Down, y como la interacción entre ellos era preciosa, libre de temores y prejuicios, quise plasmar eso en “Igual a mí…”.

¿Comentaste con alguien lo que escribías?
– No. Suelo trabajar sin pedir comentarios en el desarrollo. Sólo cuando tengo un borrador terminado, lo entrego a mi editor. “Igual a mí…” en particular era un texto tan pequeño que lo escribí en menos de una hora y sentí que no requería tanta “corrección”.

¿Cómo fue el proceso de ilustración?
– Era mi primer libro con SM, así que fue un proceso largo que disfruté minuto a minuto. Nunca había trabajado con un ilustrador ni sabía que mis opiniones o sugerencias eran importantes para él. En el caso de “Igual a mí…”, muchas de las ilustraciones están hechas a partir de cosas, personas y/o situaciones reales de la vida de Juan José, así que con mayor razón participé activamente de ese desarrollo.

¿Qué sentiste al ver publicado este libro?
– Felicidad. Orgullo. Era mi primer libro infantil e inauguraba ese camino con un tema importante en un relato sencillo. Sentí que estaba haciendo algo bueno, algo bueno para el alma.

¿Qué comentarios comenzaste a recibir?
– Puras felicitaciones y “gracias”, sobre todo de papás y profesores. Los que me siguen escribiendo mucho hasta el día de hoy son los papás, tíos, abuelos…, etc, de niños con Síndrome de Down.

¿En qué edición vas? ¿Cómo te reciben tus lectores cuando vas a reunirte con ellos en sesiones de lectura?
– Va en su séptima edición, lo que me pone muy muy feliz. Voy mucho a colegios por este libro y ha sido utilizado para conversar no sólo sobre el Síndrome de Down, sino sobre cualquier condición o discapacidad que cualquier alumno pueda tener. Una vez me tocó un colegio donde el profesor había utilizado el libro para hablar de Bullying. ¡Genial!

¿Tienes alguna anécdota con respecto a este libro que quisieras compartir?
– Muchas…  Desde que nació Juan José, y con la intercesión de su pediatra, con mi mamá solemos visitar en la clínica a parejas que acaban de tener un hijo con Síndrome de Down, sobre todo si son primerizos. La idea es que se sientan acompañados, responder algunas preguntas, ayudarles a bajar la ansiedad, etc.

Y bueno, yo les regalo mi libro. Siempre se emocionan. Una vez, un papá me contactó porque una enfermera le había recomendado el libro. Su segundo hijo había nacido con Síndrome de Down y no sabía cómo explicárselo a su hija mayor, que en ese entonces tenía seis años. Mi libro lo ayudó, y me mandó un mail tan sentido y profundo que me hizo llorar. Uno no sabe qué tanto puede tocar el corazón de las personas hasta que pasan situaciones como ésta. Yo no pretendo cambiar el mundo, pero sí aportar con lo que pueda. “Igual a mí…”

MAURICIO PAREDES:
LA HISTORIA DE “VERÓNICA, LA NIÑA BIÓNICA”

Para muchos escritores de literatura infantil, Mauricio Paredes es el “mejor” de todos. Y es que este prolífico autor se entregó en cuerpo y alma al oficio, desde que dejó su carrera de ingeniero civil eléctrico para dedicarse a escribir. Su agenda es tan ajetreada, que cuesta encontrarlo disponible. Sin embargo, no duda en decir que tiene mucho que contar sobre la historia tras “Verónica, la niña biónica”, un libro que va en la edición número doce en Chile y que también se ha publicado en España, Venezuela y Perú.
“Mi mujer se llama Verónica Laymuns y quería escribirle un libro especialmente a ella. No sólo dedicárselo, sino que inventárselo. Cometí un pequeño gran error: le dije que lo iba a hacer antes de escribirlo, lo cual me generó un grado significativo de estrés porque, si no le hubiese dicho nada y el libro resultaba fatal de malo, no pasaba nada… escribía otro hasta que quedara bien. Pero como le dije antes de comenzar a trabajar, me sentía obligado a crear una obra de calidad, algo que fuera en verdad bueno. Claro, no iba a llegar con una porquería de libro y decirle: “Mira, esto es lo que te inventé”. Habría sido como decirle: “Mira, aquí está mi cariño pichiruchi”. Lo bueno fue que resultó bien y siento que es el mejor libro que he escrito. Hay una parte en donde lloré mientras lo escribía y cuando la Verónica lo leyó, también lloró (y sé que a varios se les han caído sus lágrimas)”, cuenta.

¿En qué pensabas por esos días, antes de empezar a escribir: en una necesidad de plasmar características de esa persona, por ejemplo, o en sentimientos que anhelabas despertar a través de la lectura?
– Me obligan a contar secretos de escritor, pero bueno… Con “Verónica la niña biónica” hice un truco y una trampa. El truco fue que inventé cómo podría haber sido que nos hubiésemos conocido mi señora y yo cuando niños. En la realidad nos conocimos de adultos, ella terminando la universidad y yo recién lanzado a la literatura. Entonces me pareció lindo hacer una historia de cómo podría haber sido nuestra “historia de amor” pero de infancia. Y la trampa… la trampa fue que cambié las personalidades. En el mundo real yo me parezco mucho más a Verónica la niña biónica -acelerado, parlanchín, llevado de mis ideas, fantasioso- y la Verónica de carne y hueso se parece más a Mauricio del libro -reflexiva, más tímida, cauta, un poco seria. Creo que lo hice para que el libro no fuera biográfico y me permitiera crear un mundo cerrado sin interferencias externas (al menos no conscientes, pero uno nunca sabe).

Al referirse al proceso de ilustración de este libro Mauricio explica que “la ilustradora de casi todos mis libros es la propia Verónica Laymuns, pero éste en particular no podía ser así… es como que ella tuviera que hacer parte de su regalo. Entonces, allá por el año 2005 hice un llamado a través de internet a ilustradores, contando acerca del libro y enviando el primer capítulo. Verónica pensaba que llegarían unos dos o tres interesados. Llegaron cientos de propuestas de un montón de países. Fue increíble. Tengo guardadas las ilustraciones que me enviaron por mail. A veces las muestro en los colegios, para que los niños vean lo diferente que puede ser la visión que tienen distintos artistas sobre un mismo personaje. Finalmente me decidí por Verónica Grech (justo Verónica también) una excelente ilustradora española. Teníamos reuniones de horas por Skype y el resultado fue magnífico, ella tiene un trazo muy suelto, un toque de Quentin Blake que me fascina. Nos mandó de regalo varias de las ilustraciones, que fueron hechas en tinta y acuarela”.

¿Qué comentarios comenzaste a recibir?
– Este libro me ha dado satisfacciones muy especiales. Una niña en una feria se acercó con Verónica la niña biónica sobre su pecho, en ese gesto instintivo que tenemos de llevarnos al corazón las cosas que realmente queremos. Me dijo: “Gracias por escribir mi libro favorito”. Soy muy llorón, pero logré contenerme. También he recibido críticas muy bonitas por parte de especialistas, como María José González, una de las personas que más sabe de literatura infantil en Chile, que me dijo que le había encantado en particular el uso de la anticipación, que es un juego que hacemos los escritores de mostrar algo casi como que no tuviera importancia y más adelante utilizarlo como algo que puede cambiar el curso de la historia. Es como un Sudoku literario… creo. Además el libro quedó en la selección de literatura no sexista en España, que incluye libros para niños y adultos. De los 100 elegidos, había únicamente dos no españoles: uno de la Isabel Allende y “Verónica la niña biónica”.

¿Cómo te reciben tus lectores cuando vas a reunirte con ellos en sesiones de lectura?
– En España los niños estaban fascinados con los súper poderes y me encantaba cuando decían “¡Hala!” a medida que yo leía. En Perú hicieron una obra de teatro del libro, con todo un despliegue escenográfico, de vestuario, actuaciones… una maravilla. En mi sitio www.mauricioparedes.com tengo varias fotos de niñas vestidas de Verónica la niña biónica. Otra vez una actriz se disfrazó del personaje y la gente decía “¡El beso, el beso!”. Claro, eso no le habría gustado a la verdadera niña biónica.

MARÍA ELENA AGUIRRE:
LA HISTORIA DE “LOS VUELOS MÁGICOS DE CLARA”

“Estudie periodismo porque quería escribir. Tuve múltiples trabajos en revistas femeninas, en Canal 13 y en la revista de Libros de El Mercurio. En algún momento tuve tiempo libre en la casa, tenía una hija de 10 años y había poca lectura para esa edad. Decidí recordar mi infancia y hacer un libro infantil”, así María Elena Aguirre comienza a contar la historia de “Los vuelos mágicos de Clara”.

“Pensé en una niña protagonista porque siempre he sentido un enorme interés por la mujer. Mi memoria la hice sobre una revista femenina. Pensé en la mujer y quise presentarla desde pequeña como una persona completa, madura, imaginativa, valiente, soñadora”, cuenta. “Yo conversaba con mi quinta hija; Natalia, que tenía esa edad. Ella era gran lectora y algunas de sus amigas también. Entendió perfectamente mi idea de hacer viajar a la protagonista, Clara, por muchas regiones de Chile: el desierto, la isla de Pascua, Chiloé y muchos otros lugares. Para lograrlo, apareció la cigüeña Cibelina, que podía volar por el país llevando a los niños sobre sus alas. También aparecen lugares como la portada de Antofagasta y situaciones como un tremendo maremoto”.

“Todo eso me exigió mucho estudio. El  desierto de Chile, con su clima, su camanchaca, sus productos, su flora… Cada región con una aventura protagonizada por los siete niños que componen la familia de Clara. Ella, como buena protagonista, liderando estas aventuras mágicas”, explica.

Al momento de ilustrar el libro buscó a Paulina Monckeberg, famosa por su agenda Pascualina. “Ella hizo unos dibujos preciosos y trabajó  en cada personaje con muchos detalles. Estábamos siempre contra el tiempo. La empresa LAN auspició la primera edición y regaló libros en los aviones. El libro quedó muy atractivo. Se lee actualmente en varios colegios y hasta se han hecho representaciones con uno de los cuentos: el de las muñecas”, cuenta con orgullo. Pero agrega: “Uno de los comentarios que más me han gustado es uno lleno de clarividencia de una niña de 10 años, que dijo que lo que más le gustó del libro fue el epílogo, que  cierra el libro con la posibilidad de que el papá de la familia también esté abierto a vivir aventuras mágicas con sus hijos”.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(6) Comentarios de lectores

  1. muchas grasias por que lo entendi muy bien el libro que estamos leyendo en curacautin en la escuela santa elena

  2. el libro Veronica la niña Bionica

  3. hola me llamo paulina me encanto su libro Veronica la niña Bionionica y grasias por el video que nos envio a la escuela Santa Elena de Curacautin

  4. me pareció muy bueno su libro verónica la niña biónica,somos de la escuela santa elena de curacautin

  5. “Los vuelos mágicos de Clara” fue uno de mis libros favoritos de la infancia. Lo ando buscando para regalárselo a mi sobrina. Muchas gracias!

    • Hola María Paz, te estamos averiguando con María Elena donde puedes encontrar el libro. Te avisaremos uando tengamos respuesta.
      Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *