Escrito por Mónica Bulnes P. /  04 junio 2014
El equipo familiar

Aprovechando el ambiente que reina por todos lados, provocado por el torneo Mundial de Fútbol Brasil 2014, quiero comentarte sobre una de las más importantes lecciones que aprenden los hijos en casa y que no debemos perder de vista: la colaboración en las tareas del hogar.
Ilustración: Sandra Conejeros.

Imagino que estarás pensando en el famoso “rayado de cancha” (establecer límites a los hijos), pues es el que salta a la vista como el más evidente y frecuentemente referido cuando se habla de formación de los hijos.  No. Quiero hablarte de la colaboración en las tareas del hogar.

Cuando pensamos que la única responsabilidad de un hijo es un buen desempeño académico y no le pedimos que ayude en algunos quehaceres apropiados para su edad, le quitamos la oportunidad de crecer en muchas otras áreas que precisamente darán las condiciones para tener mejores resultados escolares. ¿A qué me refiero?

Al pedirle a tu niño que se encargue todas las noches de sacar la basura (a pesar de que cuentes con el apoyo de una nana), esto es lo que sucede:

Se siente parte de un “equipo familiar”, en el que todos colaboran para que la casa funcione mejor y donde todos estemos más tranquilos y contentos.
Fortalece su autoestima, ya que la ayuda altruista es una de las actividades que nos hacen sentir mejor como personas y reduce la incidencia de depresión en nuestra vida.
Se siente capaz, ya que logra completar con éxito una tarea que es importante (aquí es fundamental que le hagas ver el valor de la responsabilidad asignada). ¡Imagínate lo que esta sensación de capacidad tendrá como efecto en sus notas!
Reduce el egocentrismo, característico de la infancia y adolescencia, ya que tiene que postergar sus gustos por el bien común.
Promueve la independencia, ya que se hace cargo de actividades sin ayuda de sus padres

Como ves, no es menor el impacto de promover la colaboración familiar. Sin embargo, lo más probable es que los niños no vean inmediatamente todos estos maravillosos beneficios. Y como lo indica su “descripción de puesto” como hijos, se quejarán y tratarán de evitar a toda costa que se cumpla esta estrategia paterna. ¡Mantente firme en la exigencia del encargo asignado, con la confianza de que esto también es parte de su formación y que les estás dando herramientas para poderse construir un buen destino!

Ser parte del “equipo familiar” tiene muchas otras enseñanzas (consideración con los demás y empatía en el trato, la importancia de recordar tus raíces, etc.), de las cuales espero tener la oportunidad de comentar en el futuro. Mientras tanto, ¡a colaborar todo el mundo!

¿QUIÉN ES?
Mónica Bulnes es psicóloga, magíster en Ciencias de la Familia, especialista en pareja y formación de los hijos, charlista internacional y escritora. Desde hace más de 8 años recibe y responde a consultas de manera gratuita en su sitio “Pregúntale a Mónica”.
(www.preguntaleamonica.com)

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *