Escrito por Mónica Bulnes P. / Nº 216 /  10 julio 2014
Los diferentes “tipos” de amigos

La amistad es una vía de dos sentidos. Con el tiempo, uno debe ir aprendiendo cuáles son nuestras virtudes y puntos fuertes, para ofrecer a nuestros amigos lo mejor de nosotros mismos. Al mismo tiempo, hay que conocer las fortalezas y debilidades de cada amigo, para evitar desagradables sorpresas.

Mariana mi hija, cuando tenía 12 años, regresó llorando del colegio. Su amiga “Paula” le había contado al resto del grupo de niñitas una confidencia que ella le había hecho. Estaba triste y enojada al mismo tiempo. Y también un poco sorprendida. “¡Paula era una buena amiga!” Se divertían, se ayudaban, se acompañaban… ¿qué había sucedido?

Mi hija acababa de descubrir una verdad que a mí me había tomado más años encontrar: no todos los amigos funcionan en todas las circunstancias.

Me explico: Cada uno de nosotros tenemos distintas habilidades y capacidades. Es injusto y francamente imposible esperar que podamos cumplir con el total de las expectativas que tengan sobre nosotros. Por supuesto, esto aplica también con la amistad.

Un amigo puede ser sumamente divertido. Con él nos reímos mucho y sentimos que el tiempo vuela cuando nos acompaña. Si tienes un amigo así, puede ser la mejor compañía cuando has tenido un mal día. Ya que la pasas tan bien, y te sientes tan a gusto con él, decides confiarle algo muy personal… Si tu amigo, además de entretenido, es capaz de guardar un secreto, entonces tu confesión estará a salvo. Pero no siempre sucede así, por lo que es importante preguntarte cuáles son las fortalezas y los puntos débiles de tus amigos para evitar, lo más posible, sorpresas desagradables.

Cuando descubres quién, entre tus amigos, es el mejor para hacer deporte, quién es el más confiable para compartir secretos, quién el más divertido para ir de compras, etc., disfrutarás de grandes momentos con cada uno de ellos y su amistad se fortalecerá con el tiempo.
Y porque la amistad es una vía de dos sentidos, lo mismo se espera de ti: que vayas aprendiendo cuáles son tus virtudes y qué áreas no son tu fuerte, para ofrecerle siempre a tus amigos lo mejor de ti. ¡Es un proceso de conocimiento y crecimiento constante para todos!
Palabras más o palabras menos, esta fue la conversación que tuve con mi hija pre-adolescente, con el propósito de que entendiera que posiblemente su amiga no había tenido una mala intención al hablar con las demás niñas, pero que dependía más de Mariana saber que, para la próxima, debería confiar en alguien más, a pesar de seguir contando con la amistad de “Paula”.

QUIÉN ES
Mónica Bulnes es psicóloga, magíster en Ciencias de la Familia, especialista en pareja y formación de los hijos, charlista internacional y escritora.
Desde hace más de 8 años recibe y responde a consultas de manera gratuita en su sitio “Pregúntale a Mónica”.
(www.preguntaleamonica.com)

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *