Escrito por Andrea P. Martínez. / Nº 218 /  05 September 2014
Colación Bakán: Una iniciativa chilena que ha dado resultados

La Encuesta Nacional de Salud 2010 reveló que los objetivos sanitarios propuestos por el Ministerio de Salud para disminuir las enfermedades crónicas no transmisibles, durante la primera década del milenio, no se habían alcanzado del todo. Es más, algunas áreas mostraban una tendencia al aumento: la obesidad en el menor de 6 años se había estancado en cifras cercanas al 10% y el objetivo era bajarla a 7% (MINSAL/DEIS, 2010); en los escolares de 1º básico la obesidad había aumentado del 16% a un 23,1% y la meta era bajarla a un 12% (JUNAEB, 2010), en tanto la prevalencia sobrepeso y obesidad en la población adulta había aumentado, alcanzando un 66,7%.

En ese contexto, el proyecto Colación BKN, tuvo como objetivo general el contribuir al cumplimiento de las metas sanitarias del país para el período 2011-2020, en el aumento del consumo de frutas como un factor protector de la salud. Las cifras del Informe Mundial de Salud del 2002 indicaron que el bajo consumo de frutas y verduras es la causa del 31% de las enfermedades isquémicas al corazón y del 11% de las accidentes vasculares cerebrales en el mundo.

El programa fue desarrollado e implementado por “5 al día Chile” con el respaldo del INTA de la Universidad de Chile y apoyo del Estado a través de la JUNAEB, el programa Elige Vivir Sano, MINAGRI y autoridades locales de las comunas de María Pinto, donde se seleccionaron 5 escuelas.

En las escuelas intervenidas se desarrollaron diversas acciones, como la entrega gratuita de fruta, tres veces por semana, a toda la comunidad escolar, es decir, a alumnos, directores, profesores, manipuladores y auxiliares, alcanzando un total de 129.600 unidades de variadas frutas, de excelente calidad, durante el año escolar 2013.

Lograr que esta fruta fuera consumida y evitar el rechazo de ésta por parte de los escolares, fue gracias a la motivación alcanzada por las actividades complementarias y la buena calidad y variedad de los productos entregados. Entre estas actividades complementarias se puede mencionar la elaboración de material educativo, para ser utilizado en las actividades realizadas al interior de la sala, donde una vez al mes se trataron diversos temas de alimentación saludable. Se logró sensibilizar a la comunidad, motivar y capacitar a los profesores y capacitar a una parte de los apoderados.

Una vez finalizada la intervención se evaluaron sus efectos y se concluyó que:
Se logró detener la tendencia al aumento de la obesidad en los escolares intervenidos.
Los escolares aumentaron sus conocimientos sobre alimentación saludable.
Se aumentó el consumo de algunos alimentos saludables como fruta, verduras, legumbres, pescados y lácteos.
Se distribuyó exitosamente todas las semanas un total de 129.600 unidades de frutas, las que fueron consumidas en su totalidad por más de un 90% de los niños.
La evaluación formativa de cada una de las sesiones al interior de la sala de clases, muestra que las actividades en general fueron bien recibidas y desarrolladas por todos los grupos intervenidos.
La evaluación de satisfacción de usuarios realizada a todos los participantes (niños, padres y profesores) mostró una excelente aceptabilidad del programa.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *