Escrito por Equipo Hacer Familia / Nº 218 /  03 septiembre 2014
Para inspirar el paladar

El famoso crítico gastronómico Ruperto de Nola nos recomienda 10 joyas de la literatura chilena en que se describen platos y recetas bien chilenas. Para leer, cocinar y comentar cada plato.

1. “Oda al caldillo de congrio”, de Pablo Neruda, que es una receta que incorpora, heterodoxamente, crema.

2. Epopeya de las comidas y bebidas de Chile, de Pablo de Rokha.
Poema donde hay mencionadas decenas de recetas y comidas chilenas. La edición del Fondo de Cultura Económica, a cargo del chef Pablo Mellado, con prologo mío y de Raúl Zurita, tiene además recetarios.

QUIÉN ES:
Augusto Merino Medina, Licenciado en Ciencias Jurídicas, U. de Chile y Doctor en Ciencias Políticas U. de Esexx, Inglaterra, es también un renombrado crítico y escritor gratronómico que escribe con el pseudónimo de Ruperto de Nola.

3. El Loco Estero, de Alberto Blest Gana.
Novela donde se menciona los platos favoritos de los esposos Topín, que son un repertorio de las comidas chilenas tradicionales, aparte del ajiaco y la cazuela.

4. En el viejo Almendral, de Joaquín Edwards Bello.
Novela/memorias, donde describe una comida que le sirve su “mama vieja”, Perpetua: gallina con arroz, seguida de un postre de merengues frescos.

5. Zurzulita, de Mariano Latorre.
Novela en que describe un desayuno en el campo: bistec con huevos, pan, vino, …. y una fiesta en que se sirven mistelas de diversos colores.

6. Casa Grande, de Luis Orrego Luco.
Novela en que uno de los personajes contrasta las modas culinarias francesas con las chilenas, que él prefiere, y que incluyen empanadas de horno, arrollado, humitas y huachalomo salpreso.

7. Memoria. Fray Pedro Subercaseaux.
Es de las pocas memorias de chilenos en que se mencionan platos chilenos, especialmente dulces: merengues y alfajores, hojarascas y roscas embetunadas, tortitas pinzadas y huevos chimbos, jarros de mistela y aloja de culén, además de las roscas, que encontró también en Jerusalén, iguales a las chilenas.

8. Los costumbristas chileno. Estudio y selección de Manuel Rojas  y Mary Canizzo.
En este libro se incluye una crónica de Arturo Givovich, “El valdiviano”, en que se describe este guiso con detalle. Y una famosa, de Joaquín Díaz Garcés, “No veraneo”, en que se habla de los platos que se le sirven en una casa de campo a que ha sido invitado (divertidísimo). El libro es antiguo, Zig Zag, 1957.

9. Diario de su residencia en Chile, de Mary Graham.
Esta viajera dejó en su diario, escrito hacia 1820, una inmensa cantidad de observaciones y comentarios sobre las comidas y productos agropecuarios chilenos. Es una fuente indispensable de información sobre costumbres culinarias chilenas.

10. Apuntes para una historia de la cocina chilena, de Eugenio Pereira Salas.
Aunque no es un libro “costumbrista” sino de historia, es muy entretenido de leer y menciona anécdotas y mil datos interesantes. Hay una edición con recetas puestas por la Rosario Valdés (entre ellas la famosísima “torta de Combarbalá”, que originalmente tenía 100 huevos…), un prólogo de la Carolina Sciolla y otro mío.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *