Escrito por Andrea Puyol / Nº 228 /  06 August 2015
Psiquiatra Ricardo Capponi: Los abuelos enriquecen la vida de los nietos

“Tener la sabiduría de la vejez a nuestro lado nos enriquece como individuos y como sociedad y nos permite mirar la vida y el futuro de modo menos ansioso”, señala este destacado profesional chileno, que asigna un rol esencial a los abuelos en la vida de sus nietos, especialmente cuando se acercan a la adolescencia.

“Los abuelos pueden aportar un contrapunto a esta cultura del consumo, del hedonismo y de pasarlo bien, en la que mientras tengas juventud, tengas recursos y estés vigente, la vida tiene sentido. La persona, por el solo hecho de entrar en la tercera edad, se va acercando a un sentido más trascendente y va transmitiendo desde esa identidad al niño o al adolescente, una perspectiva que tiene que ver con valores profundos, y no solamente el provecho, la maximización del placer, el consumo. Este es un elemento muy interesante en la identificación del niño y del adolescente porque miran a los abuelos como personas que le muestran otra dimensión de la vida”, señala.

¿Por qué hoy en día no se respeta tanto la vejez?
– Yo creo que tiene que ver con la cultura del logro que surgió con la revolución industrial, donde se aprecia mucho la ciencia y la técnica y el control del mundo. En ese contexto ser joven es estar en plena vigencia para obtener la maximización de la aplicación de los logros de la ciencia y la técnica. En cambio cuando se pone el acento y se valora más, como era en otros tiempos, la experiencia que tiene que ver con la sabiduría de vivir, de las relaciones afectivas, del sentido de la vida y el sentido transcendente, obviamente que ahí la acumulación de experiencia es mucho más importante y por lo tanto la gente mayor pasa a ser mucho más valorada. Nuestra sociedad es una sociedad que valora las habilidades propias de la juventud porqué es una sociedad en que el acento está puesto en controlar la vida, controlarla a través de distintos mecanismos que tienen que ver con estar muy lúcidos y con mucha capacidad de gestión, de eficiencia y de productividad.

QUIÉN ES:
El Dr. Ricardo Capponi es médico (UC), y psiquiatra (UCh), bachiller en Filosofía y psicoanalista (International Psychoanalytic Association) con función didáctica, Past-President de la Asociación Psicoanalítica de Chile. Miembro del Consejo Superior de la Universidad Alberto Hurtado, miembro del Comité de Ética del Canal 13 Televisión, y autor de los libros: “Psicopatología General”, “Chile: Un duelo pendiente”, “El Amor después del Amor”.

La figura de los abuelos puede matizar figuras paternas complicadas

Ricardo Capponi señala que al mantenerse muy bien hasta avanzada edad, hoy los abuelos pueden ser potencialmente figuras sustitutas para el niño. Al ser una figura afectivamente importante, ellos pueden incluso corregir las deficiencias de los padres o complementarlas, ya que está demostrado que mientras más se vea expuesto el niño a distintas figuras de identificación, mejor riqueza va a tener en su personalidad.
“Por ejemplo, si el niño tiene un padre muy autoritario y su identificación con la autoridad va siendo excesivamente castigadora, la figura del abuelo puede matizar esto y mostrarle una autoridad mucho más comprensiva y dialogante. Si la madre es una madre lejana, el niño se va a ir identificando con una figura materna con una relación afectiva distante lo que repercute en su visión de la mujer y en posibles complicaciones en su vida de pareja. Sin embargo, una abuela al ser cercana puede sustituir esas deficiencias y crear entonces identificaciones muy ricas”, explica.
Por otro lado, el doctor Capponi hace hincapié en que es importante que el niño pueda observar que su padre es hijo de otro padre, esto le da una sensación de pertenencia muy grande, “eso es una variable muy importante que tranquiliza lo que se llama las ansiedades de pertenencia social. Una de las ansiedades más desestructurantes del ser humano es la sensación de no pertenecer a la sociedad. Por lo tanto la sensación de pertenecer a un grupo social lo más estructurado posible tranquiliza mucho estas ansiedades, y en ese sentido la presencia de los abuelos contribuye mucho”.

¿Cómo puede un abuelo cultivar una relación cercana con sus nietos?
– Lo primero es que requiere una muy buena disposición de los padres a incorporar a los abuelos en las actividades familiares. Se requiere que los padres sean facilitadores, que permitan que sus propios padres se relacionen mucho con sus hijos desde una actitud de mucha apertura, mucha participación y de mucho respeto hacia la figura de los abuelos, de tal manera que el niño va creciendo con esta sensación que la figura de los abuelos es una figura muy respetable.

¿Cómo debe ser una relación abuelo-nieto?
– La relación de los abuelos con los nietos es una relación estilo paternalista y maternal, pero distinta porque los abuelos no tienen la responsabilidad y la angustia que implica el criar, formar y educar a un niño. Por lo tanto la relación afectiva con los nietos tiene un carácter distinto en el sentido que se pone menos el acento en lo restrictivo, se pone más el acento en lo permisivo, en el momento mismo. Y eso es una relación muy sana para el niño y muy complementaria con la de los padres que es mucho más estructurada.

¿Qué mensajes les transmiten a sus hijos los papás que no son facilitadores de la relación abuelo-nieto?
– Los papás que no incorporan a sus propios padres a la vida familiar, le transmiten a sus hijos que sus abuelos no son figuras importantes y que ellos no le tienen mucho cariño a sus padres. Además cuando los padres no incorporan a los abuelos, los niños lo interpretan como que cuando uno se pone viejo deja de ser alguien interesante y querible. Todo eso se va quedando grabado en la identificación y cuando el niño crece, crece con la sensación de que sus papás no quieren mucho a sus abuelos, entonces porqué el va a querer tanto a sus papás. En cambio, cuando los hijos le dan la pasada a sus padres para que ejerzan sus abuelidad, los niños lo interpretan como mis papás quieren a sus papás y eso será positivo para la relación futura de un padre ya mayor con su hijo.

Construirse por dentro como abuelo

El doctor Capponi señala que una vez que existe acceso a los nietos, la riqueza de la relación dependerá mucho de la motivación emocional y afectiva que tenga ese abuelo.

“Hay abuelos que no tienen mucha motivación por mantener relaciones afectivas, les dan valor a muchas otras cosas, como estar vigentes, pasarlo bien, salir, trabajar. Entonces se produce una relación mucho más distante. En cambio, hay abuelos que echan de menos esta relación incluso retoman la relación afectiva que tuvieron con sus hijos, ahora con sus nietos”.

¿Una persona puede construir su ser abuelo?
– Por supuesto, yo creo que una persona que le da un sentido importante al desarrollo de sus nietos y a la relación afectiva con ellos, logra una relación más comprometida y cercana y garantiza a través de los años un ejercicio de la abuelidad más pleno y al mismo tiempo con más beneficios para sus nietos. El tener conciencia de eso, hace inmediatamente que la persona tenga una relación muy distinta con sus nietos.

También está el sentir que los nietos son la descendencia, la prolongación de la vida…
– Es un sentimiento muy importante porque la llegada de la tercera edad gatilla en el ser humano ansiedades que tienen que ver con el sentido de la vida y con la sensación de decadencia. Empieza a estar en el horizonte la muerte. Por lo tanto el tener una relación afectiva con alguien de tu descendencia brinda un sentimiento de generatividad: “Yo soy portador de vida, al mismo tiempo que me estoy apagando nace un nuevo brote, una nueva luz”. Eso es muy reconfortante para los años posteriores en la vida.

Abuelos y nietos acercándose a la adolescencia

Para Ricardo Capponi el encuentro generacional entre abuelos y nietos adolescentes es importante porque el abuelo, puede ser un gran aporte en los conflictos que se generan entre su hijo(a) y su nieto(a) en esta etapa tan difícil.

“La presencia de la figura de los abuelos durante la adolescencia es esencial para que el nieto sienta que tiene esta figura amortizadora, que le va a hacer pasar la adolescencia con menos rudeza, permitiéndole un tránsito hacia la adultez temprana afectivamente más seguro. Eso tiene que ver también con la calidad de la relación con los padres. La relación con los padres en general va a determinar la calidad de la relación con los abuelos”.

Un adolescente puede tener dos visiones hacia sus abuelos, según el doctor Capponi y estas son: de rebeldía o descalificación a estos viejos que la verdad no me aportan nada; o una especie de admiración e identificación con esa figura que le aporta más sentido a su vida y que lo humaniza.
“La relación de un adolescente con su abuelo dependerá de cómo los abuelos cultivaron la relación con él cuando era un niño. El abuelo que cultiva una relación amorosa cercana con el nieto desde que es pequeño va a mantener una continuidad emocional que hace muy difícil para el nieto tener una actitud descalificadora frente a la vejez. Este es un nuevo desafío, este no es un desafío que tenían los abuelos cuando el promedio de vida era mucho más corto; por lo tanto la misión de vida estaba cumplida con los hijos, hoy día uno podría pensar que como la vida se prolonga mucho más, el desafío es cómo uno va a ayudar a la formación de los nietos, y esto es muy interesante porque en la medida en que hay una relación lograda entre nietos y abuelos que acompañan durante la adolescencia y la adultez temprana, podemos tener personas muy interesantes porque van a mirar la vida desde una perspectiva a la que antes no teníamos acceso las generaciones anteriores. En una de esas terminamos con personas mucho más humanizadas, más sabias, gracias a esto”.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(1) Comentario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *