Escrito por María Ester Roblero C. / Nº 229 /  28 September 2015
Clichés que funcionan

El mafioso que quiere redimirse, la rubia tonta que se reencarna en una abogada exitosa pero obesa, la pobre costurera que se enamora del dueño de la empresa… Son argumentos repetidos, pero que gracias al ingenio de los guionistas, los recursos de las productoras y la tecnología digital, funcionan mejor que nunca, convirtiéndose en series bastante familiares.

Si a tus adolescentes o jóvenes adultos les gusta South Park, no pierdas el tiempo con la 2ª y 3ª alternativa aquí propuesta. Pero quizás logren compartir más de una risa con la primera:

1. Lilyhammer: El mafioso arrepentido

Fue la primera producción original de Netflix, antecesora de “House of Cards” y de la recién estrenada “Narcos”, entre otros éxitos.
Aunque es una sátira, gustará sobre todo a los fanáticos de las películas y series de mafiosos. Contiene todos los tópicos del género, pero en un tono de comedia que saca carcajadas. Trata sobre un mafioso reconvertido, que intenta iniciar una nueva vida en un pequeño pueblo de Noruega tras entrar al programa de protección de testigos en Estados Unidos. Lamentablemente la vida que dejó en Nueva York lo sigue hasta el pequeño pueblo de Lillehammer, donde sus tranquilos y nórdicos habitantes ven revolucionadas sus vidas con la llegada del nuevo vecino.

• Aspectos destacables de esta serie: La agudeza de los diálogos y el sentido del humor, el deseo del protagonista de dejar atrás la mafia, los paisajes de Noruega que no nos resultan tan habituales de ver, la excelente actuación del protagonista.

Público: Mayores de 16 años, por el tema, algunas escenas y la sátira en general.

2. Drop Dead Diva: De rubia tonta, a inteligente pero obesa

¿Quién prefieres ser: una linda pero superficial rubia aspirante a modelo sin trabajo, o una exitosa abogada, con muchos recursos pero obesa?
Ésta es la pregunta que plantea en cada capítulo la serie Drop Dead Diva, creada por Sony Pictures en el año 2009 y que finalizó con una sexta temporada el 2014. La trama se desencadena cuando Deb, una rubia linda pero sin mucho talento, choca y muere por ir hablando por celular. Al mismo tiempo, la abogada Jane Bingum recibe un balazo. Al llegar al Cielo, Deb aprieta un botón y vuelve a la tierra pero en el cuerpo de Jane. Sólo conocen su verdadera identidad su mejor amiga Stacy, también aspirante a modelo sin trabajo, y su ángel de la guarda, Fred. El trauma de la “ex rubia” y ahora “abogada obesa” aumenta cuando su antiguo novio, Grayson, llega a trabajar al mismo estudio de abogados que ella. Drop Dead Diva ha tenido los ratings más altos vistos entre mujeres de 18 a 49 años. Aunque los tópicos del “cambio de cuerpos” y de “volver a la tierra” están ultra usados por el cine y la TV, en este caso funcionan capítulo tras capítulo, gracias al gozo que le produce a la antigua Deb ser ahora inteligente y necesaria para sus clientes.

• Aspectos destacables de esta serie: Todos los personajes tienen algo amable, incluso la antiheorína abogada flaca Kim. La mejor amiga de Deb-Jane, Stacy es un personaje tan bien logrado, que recuerda a Penny, en The Big Bang Theory; los casos que Jane defiende en la Corte siempre tienen algún mensaje positivo. Lleva a una reflexión constante sobre los clichés: rubia sexy pero tonta; mujer gorda exitosa pero triste.

Público: Mujeres, desde la abuela a la nieta de 12 años.

3. Velvet: La pobre costurera enamorada del rico heredero

Velvet significa “terciopelo” en inglés y éste es el primer aspecto que han criticado algunos blogueros en desacuerdo con el éxito de esta serie española: es imposible, dicen, que en la época en que ésta transcurre, en plena dictadura de Franco, pueda haber existido una gran tienda con nombre en inglés. Pero ése es precisamente el punto: en ninguna de las tres temporadas de esta serie se menciona siquiera a Franco. Sólo existe el glamour, creado con hilo y aguja por las costureras de las Galerías Velvet y consumido por quienes pueden pagarlo.

La pobreza de unos y la riqueza de los otros, es el tópico en este caso. En medio de ese glamour se conocen siendo niños, Ana, una pobre niña huérfana, y Alberto, el heredero de todo aquello. Imposible más cliché, pero funciona y en capítulos de más de una hora cada uno. ¿Por qué? Primero, por la historia de amor entre dos personas que se han querido una vida entera. Segundo, por la buena factura técnica de esta serie, que transcurre en el antiguo Hotel Cibeles, ubicado en el nº 34 de la Gran Vía, donde hoy está una de las tiendas de Zara. Pero, ojo, un detalle: la realidad es que ninguno de los actores ha pisado jamás la Gran Vía. Todo ha sido grabado en estudios y post producido en forma digital y con el arte del chroma. Los derechos de esta serie ya fueron comprados en Italia y Francia.

Aspectos destacables de esta serie: El amor de los protagonistas, la amistad de los personajes, especiamente de los trabajadores de las Galerías Velvet, las historias secundarias que suman suspenso a la trama. La moda y la música de los años 50 como telón de fondo. Las excelentes escenografías y calidad técnica de la serie.

Público: Quienes gocen con el romanticismo, historias de época y tengan tiempo para ver capítulos de 70 minutos. En español. Ideal para quienes quieran tejer mientras ven tele.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *