Escrito por Angélica Heredia / Nº 229 /  14 September 2015
Tiempos violentos

Bajo rendimiento escolar, intimidación (bullying), conductas antisociales…, son algunos de los efectos de la violencia social y familiar que se trasladan a los colegios. Por esta razón, la violencia es un tema que hoy encabeza la agenda de prevención en la mayoría de los establecimientos chilenos.

La estadísticas chilenas son alarmantes ya que se encuentran muy por encima de los promedios internacionales:
El 75% de los niños y adolescentes chilenos declara haber sufrido o sido testigo de violencia en su hogar (se incluye violencia física, psicológica o fuerte neglicencia).
El 33% de las mujeres chilenas declara haber sufrido violencia de su pareja.

Los expertos están conscientes de que los efectos de estas duras cifras son difíciles de dimensionar por la diversidad de áreas involucradas: salud, justicia, educación y mercado laboral. Por otra parte, la exposición temprana a la violencia suele dejar cicatrices emocionales y evolutivas que predisponen al niño/a a problemas conductuales en el futuro, incluyendo bajo rendimiento escolar, intimidación (bullying), conductas antisociales entre otras.

Las normas sociales que validan la violencia masculina, naturalizan el maltrato y obediencia de la mujer, favorecen el abuso. Pero otro gran obstáculo es que el 89% del gasto del Estado se focaliza en atención y solo el 10% de los recursos se invierten en la indispensable prevención.
Conscientes del problema y del importante apoyo que pueden dar a la familia en esta materia muchos colegios han creado herramientas de diagnóstico y organizado ciclos de charlas de prevención y acción. Aquí algunos ejemplos:

Colegio San Nicolás de Myra: Por una sana convivencia

Parte del sello del Colegio San Nicolás de Myra es el fomentar la sana convivencia. El tema se trabaja desde el área de orientación, que incluye el Programa de Desarrollo Personal (PDP) y al cual se le dedica con exclusividad un módulo semanal. Después se continúa reflexionando a través de material didáctico, por ejemplo con el mural interactivo especialmente diseñado para hacer pensar y participar a los alumnos en los diferentes temas que significa lograr una sana convivencia.

Además, cada año se realiza el Dia de la Sana Convivencia en donde se organizan actividades para reforzar este valor. Este año se celebró con tres iniciativas:
Una charla de responsabilidad penal juvenil, dictada por el fiscal Javier Armandáriz para los cursos de séptimo básico a cuarto medio.
Otra charla sobre Cyberbulling, para alumnos desde de tercero a sexto básico.
Una obra de teatro para los menores, desde kinder hasta segundo básico, cuyo tema central giró en torno al buen trato y cómo resolver confictos.

Otra acción que este colegio realiza con periodicidad son encuestas que miden indicadores de mala conviviencia, señalados en la literatura internacional, que les han permitido hacer diagnósticos y actuar a tiempo.

Marcela Solar, psicóloga y coordinadora de formación del colegio San Nicolás de Myra, es también su ex alumna. Ella cree que la convivencia ha mejorado a través de los años porque se lo han tomado muy en serio. “Es prioridad y lo trabajamos en equipo: porteros, profesores, inspectores, todos estamos atentos: identificamos los riesgos y luego actuamos”, señala.

“El día de la sana convivencia les dejó muy claro a los alumnos que a partir de los 14 años cada joven es responsable ante la ley. Aunque lo sabían, la charla del fiscal Armendáriz refrescó sus memorias sobre la existencia de las penas contra los delitos de violencia que cometan dentro y fuera del colegio. También les interesó los numerosos ejemplos con los que el destacado abogado les mostró la importancia de ser ciudadanos responsables de sus actos. Fue una instancia muy positiva que los hizo reflexionar y madurar”, cuenta. “En prevención de uso de redes sociales también estamos trabajando mucho con los padres. Este año, sólo en el primer semestre tuvimos cinco charlas sobre este tema”, cuenta.

Corporación Más Mujer: La violencia se aprende y des/aprende

Las instituciones dedicadas a erradicar la violencia de los hogares y la sociedad en general, saben por experiencia que estamos frente a una conducta aprendida que se puede des-aprender. “No es fácil pero se puede”, señala Bernardita Prado, directora de “Corporación Más Mujer”.

En sus charlas a establecimientos educacionales esta corporación muestra cómo se pueden evitar de raíz las conductas violentas, desde algo tan básico como corregir a un hijo sin castigarlo en forma abusiva y violenta (ver recuadro).

Sin embargo, un tema en que han puesto especial énfasis es la creación de un programa de prevención de violencia en el pololeo, el cual han llevado a escuelas, colegios y universidades. “Hemos detectado que es en el pololeo donde se inicia el hábito de la violencia y que es ese el momento exacto para detenerla ya que después ésta se duplica e incluso triplica”, explica Bernardita Prado.

A través de explicativas charlas esta organización sin fines de lucro entrega información y programas de acción a los padres, apoderados, profesores y especialmente a los propios adolescentes y jóvenes que pololean. Su trabajo se ha centrado en charlas formativas en diferentes centros de educación básica, media y universitaria tanto de Santiago como en regiones.

Al terminar las charlas, preparadas según el grupo al que se dirigen como adolescentes, jóvenes, profesores, padres, los charlistas dejan en las salas un gran poster para seguir leyendo y descubriendo las facetas y trampas que existen en las relaciones violentas entre los hombres y mujeres que supuestamente se quieren.

Afortunadamente, varios estudios han demostrado que no todos los niños maltratados se transforman en padres o madres maltratadores. Lo que explica este descubrimiento esperanzador es que es posible romper el círculo de violencia a través de diferentes apoyos: profesionales, la propia familia, profesores o instituciones que actúan como “fuerzas” o “tutores de resilencia” y pueden hacer grandes cambios. “La violencia no es una enfermedad terminal”, señala Bernardita Prado.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *