Escrito por Equipo Hacer Familia / Nº 233 /  29 January 2016
Jóvenes por el bien común

La Academia de Líderes Católicos es una iniciativa única en América Latina pues invita a políticos de las más diversas sensibilidades a formar a jóvenes como líderes al servicio del bien común. A fines de noviembre se graduaron 500 alumnos de la academia, provenientes de todo Chile en una emotiva ceremonia en la cumbre del cerro San Cristóbal.

Alrededor de 500 jóvenes llegaron hasta el San Cristóbal para graduarse en una ceremonia que vino a coronar el trabajo que cada uno comenzó hace un año, con el anhelo de formarse como futuros líderes para nuestro país en un trabajo constante por el bien común. “Es una iniciativa inédita en América Latina porque ha congregado a políticos de las más diversas sensibilidades para formar católicos que participen en la vida pública”, explica José Antonio Rosas, Director Nacional de la Academia.

La Academia de Líderes Católicos nació el año 2006, gracias al sueño de un grupo de jóvenes de contribuir, desde sus propias áreas, a la formación integral de otros jóvenes con entusiasmo e interés en el servicio público. Al día de hoy, se han realizado 60 programas de formación, en los cuales han participado 4000 alumnos de colegios y universidades de las ciudades de Illapel, Valparaíso, San Bernardo, Melipilla, Santiago, Rancagua, Linares, Talca, Chillán, Concepción, Temuco y Puerto Montt.

Tras un año de intensos programas de formación, los alumnos secundarios y de educación superior, egresan con ansias de trabajar en el servicio público o en sus propias comunidades.

“Hoy vemos la coronación de 30 semanas de formación de chicos, no solamente de regiones, sino que de 50 comunas del país. Son jóvenes que desde una clara identidad católica, han venido porque comparten la misma fe e inquietud de trabajar en la sociedad para transformar Chile”, señaló José Antonio Rosas, en la graduación del 2015.

Pensar, sentir y actuar

“Los ejes de la Academia están centrados en tres aspectos fundamentales: mente, para pensar lo que se siente y se hace; corazón, para sentir lo que se piensa y se hace; y finalmente, manos, para hacer lo que se piensa y se siente”, describe Rodrigo Donoso, Sub Director de la Academia. Así, entre los tópicos de formación se encuentran fundamentos de antropología y moral cristiana, Doctrina Social de la Iglesia, encuentros con políticos y figuras públicas, talleres de oratoria, debate, negociación, inteligencia emocional, entre otros.

Este plan de formación se realiza en distintos niveles de aprendizaje, entre los que se encuentran los seminarios, talleres a centros de alumnos, y la Escuela de secundarios y universitarios, quienes desarrollan sus distintas habilidades de la mano de un cuerpo docente formado por académicos y figuras públicas de distintos liderazgos sociales, políticos o económicos. Entre sus profesores se encuentran, Soledad Alvear, Francisco Chahuan, José Antonio Kast, Arturo Villagrán, Claudio Orrego, el Obispo Alejandro Goic, etc.

Este año, el evento nacional de graduación comenzó con un encuentro en la Universidad Finis Terrae, donde tres jóvenes pertenecientes a las escuelas de Valparaíso, Santiago y Chillán, presentaron discursos sobre justicia social, defensa de la vida y vida espiritual, respectivamente. Todos ellos fueron los ganadores de un concurso de oratoria realizado con anterioridad. Más tarde, se celebró a los graduados con una ceremonia en el Cerro San Cristóbal, que contó con la participación del diputado brasileño Flávio Augusto da Silva, quien es militante del Partido Socialista Brasileño e impulsor de la creación de una red de la adopción de niños, con el objetivo de evitar que las mujeres opten por el aborto.
“Lo que esperamos de esta instancia es que los muchachos reciban una formación adicional a la de sus colegios, eso es tremendamente importante, no solo para una formación académica, sino que una formación para la vida. Hoy día, más que nunca, necesitamos jóvenes con valores y eso es lo que como católicos estamos tratando de rescatar”, afirmó Hernán Nilo, coordinador de la escuela de líderes católicos de Melipilla.

Los alumnos recibieron sus diplomas y reconocimientos de manos del Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, quien se mostró entusiasmado por la cantidad de jóvenes, provenientes de tantas partes de Chile. “Tenemos mucha certeza en la calidad de nuestros jóvenes. Ojalá que esto se divulgue y muchos más vivan esta experiencia para que sean líderes capaces de servir a su país”.

Premios “Líderes Católicos”

Por primera vez, la ALC hizo entrega de los premios “Líderes Católicos” a cuatro figuras públicas de Chile y Brasil, con el objetivo de reconocer su testimonio en sus propias áreas de trabajo.

“En primer lugar por su testimonio de fe, su compromiso con los valores cristianos y su trabajo en hacer vida la Doctrina Social de la Iglesia”, explicó Cristián Nazer, rector de la Universidad Finis Terrae y miembro del directorio de la Academia de Líderes Católicos, quién presentó los galardones. Además, por reconocer la actividad política como un espacio, por excelencia, para trabajar por el Bien Común. “Y en tercer lugar, por el tiempo que dedican a formar jóvenes católicos en Santiago y en regiones y su generosidad como docentes de nuestra academia, compartiendo con los muchachos sus experiencias y sus ideales”, destacó.

Así, el galardón fue entregado a la ex senadora DC Soledad Alvear, por su compromiso con los derechos humanos, especialmente, su testimonio defendiendo la vida de los más vulnerables. “Lo que estos jóvenes representan es la esperanza en medio de un Chile desalentado. Es la alegría porque tienen fe y ganas de construir un Chile mejor”, dijo la senadora sobre la instancia, y expresó su alegría por recibir este premio.
A su vez, se reconoció al padre Gerardo Ouisse, párroco de La Legua, por su destacada coherencia, siendo testimonio vivo de la palabra de Dios en los más pobres del país.

También se entregó el premio a la senadora UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien ha destacado por su compromiso valiente con la familia fundada en la unión entre un hombre y una mujer. “El testimonio de todos estos jóvenes que hicieron el curso es maravilloso, habla de un gran compromiso, y eso nos da muchas esperanzas”, comentó la senadora UDI y también agradeció el reconocimiento.

Y finalmente, el premio fue otorgado al diputado socialista brasileño, Flavio Augusto da Silva, destacando su labor evangelizadora y por impulsar la creación de una red que promueve la adopción de niños para evitar que las mujeres opten por el aborto. “Esto me impactó, por saber que de este grupo van a salir chicos para cambiar la sociedad”, dijo el parlamentario Paulista, sorprendido por el reconocimiento entregado.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *