Escrito por Equipo Hacer Familia / Nº 234 /  18 marzo 2016
El sentido de justicia existe entre los niños

Dos estudios científicos demuestran que desde muy pequeños los niños tienen conciencia de que sus acciones pueden alegrar o entristecer a otros niños. Sin embargo, si el ambiente familiar no refuerza la generosidad o la amabilidad con los demás, el sentido de justicia se va deformando hasta dar paso a la tendencia a sacar provecho de todo, aún cuando se dañe a otros.

Un estudio recientemente publicado en la revista científica Nature muestra los resultados de un experimento en el que niños de distintos países tuvieron que escoger entre opciones “justas” e “injustas”.

866 parejas de niños de 4 a 15 años de siete países -Canadá, Estados Unidos, México, Perú, India, Senegal y Uganda-, participaron en este llamado “test de la justicia”. En una mesa, frente a frente, se sentaron a dos niños; uno de ellos tenía que accionar una palanca para rechazar o aceptar una serie de ofertas que podían ser ventajosas para él pero desventajosas para el otro niño, o viceversa.

“Un factor clave del sentido humano de justicia es el rechazo de la desigualdad, definido como la disposición para sacrificar una recompensa material a favor de una mayor equidad”, explican los autores Peter Blake y Katherine McAuliffe, de las universidades de Boston y Yale.

Justicia y altruísmo

Los autores sabían que los niños de todo el mundo rechazarían una oferta desventajosa para ellos mismos. Pero ¿qué ocurriría frente a una oferta ventajosa, pero que perjudicaba al otro niño?

Los resultados confirmaron que sólo los niños de tres naciones eran capaces de decir “no” a una situación en que ellos ganaban, pero el otro niño salía perjudicado a partir de esa elección: Estados Unidos, Canadá y Uganda. Y que además, ese “no” era más rotundo en la preadolescencia que en la temprana infancia, lo que según los autores “demuestra que la educación sí puede promover un cambio de la preocupación por los propios intereses a la preocupación por un bien mayor”. En junio del año pasado se publicaron los resultados de otro experimento parecido, con 168 niños de 3 a 5 años. El objetivo era medir la inclinación de los niños al altruismo. Se confirmó que incluso los niños pequeños son capaces de un razonamiento moral complejo, que los lleva a evitar hacer mal a otro aún cuando ellos se vean favorecidos. En ambas investigaciones se completaron los datos empíricos con entrevistas a los niños y a sus padres y así se confirmó el peso de la cultura familiar y social.

Grandes tareas pendientes

Más allá de preguntarse qué hace que en Estados Unidos, Canadá y Uganda los niños tengan un sentido más desarrollado de la importancia de no sacar provecho personal de una situación que puede perjudicar a otro, podemos analizar como reaccionarían nuestros propios hijos en situaciones similares. Por ejemplo: ¿Qué elegirían a la hora del té: dos galletas, una para cada niño, o un helado solo para él? O, ¿un juguete más caro para él, pero ninguno para el hermano?

Construir una cultura familiar en este sentido es un gran desafío. Implica:

Preocuparse de vivir e inculcar valores como la generosidad y la justicia, que son hábitos de conducta que se adquieren y desarrollan especialmente en la convivencia familiar.

Enseñarles a los niños desde muy pequeños que esos valores vividos por las personas son los que construyen un mundo mejor.

Explicarles muy pronto que ser generoso y justo también es beneficioso para ellos y forma parte del “autocuidado”, ya que para ser feliz es necesario dar y sobre todo darse.

Vivir la justicia y generosidad más allá de lo material. Tiene que ver con la amabilidad, para saludar, pedir por favor, dar las gracias; con la solicitud, para ayudar a los demás; y con la empatía, que es pensar en los demás antes de actuar.

VER MÁS:
http://www.nature.com/nature/journal/v528/n7581/full/nature15703.html

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *