Escrito por Marco Mocelli / Nº 236 /  10 May 2016
Danièle Ball: “La literatura infantil debe construir puentes entre adultos y niños”

“Los niños de hoy son iguales a los niños de ayer. Si bien ha cambiado el entorno, cuando descubres su mundo interior te das cuenta de que ante las grandes temáticas humanas siempre se maravillarán y reaccionarán tal y como solo lo puede hacer un niño”, señala.

Empecé como escritora contando historias, inventando anécdotas.
En primaria desarrollé tanto mi imaginacíon que, como me aburría en clases, comencé a inventar mentiras. Le decía a la maestra que mi papá me había regalado un pony y ¡hasta nombre le inventaba al animal! Un día la maestra se encontró con mi padre y le contó, por supuesto, que me castigaron por esas mentiras.

Nací en una región fronteriza entre Francia y Alemania.
Me crié con mi abuelo que era un intelectual, apasionado de la literatura y las plantas; por eso a los tres años conocía todos los clásicos de la literatura. En aquella época le dije a mi abuelo “seré escritora de grande” y él apoyándome me respondió “claro que lo serás, incluso te editará Albin Michel”, una enorme editorial francesa que, de hecho, después me editó.

Las historias de mis libros nacen de una preocupación.
El viaje de Kai nace de la preocupación por el bullying, que es una problemática importante, recurrente y de la cual se habla por partes. Yo quería abrir la discusión sobre este asunto.

La sociedad todavía teme tocar ciertos temas con los niños.
Lo cual es una pena porque los niños se dan cuenta de todo y justamente creo que uno de los objetivos de la literatura infantil y juvenil es construir puentes entre los adultos y los niños para abordar todo tipo de temáticas.

Los niños deben conocer a quienes escriben sus historias.
En un colegio se me acercó un niño y me preguntó si podía tocar mi brazo. Le dije que sí y le pregunté por qué, entonces me respondió: “Es que yo no sabía que había escritores vivos”. Si bien me parece importante que estudien a los grandes, como Pablo Neruda, también deben aprender que la producción literaria sigue y que pueden conocer a los nuevos autores.

Llevo 14 años viviendo en Chile.
En este tiempo he visto que la literatura infantil y juvenil ha evolucionado positivamente. Hay mayor creación nacional que recoge el contexto cultural. La literatura infantil y juvenil debe también asentar esta identidad nacional, junto a la propia cultura y costumbres. Por eso digo a los niños “estén orgullosos de ser chilenos”.

A los padres y madres les diría que apagaran la televisión y leyeran.
Que enseñaran a sus hijos a utilizar su tiempo en diversas actividades. Cuando uno cuenta una historia a un niño puede ver sus reacciones y expresiones, además se genera un intercambio entre padres e hijos que es muy enriquecedor y que va reforzando los lazos familiares.

elviajedekaiLos infaltables de Danièle Ball
• El principito de Antoine de Saint-Exupéry
• Gallito Jazz de Felipe Jordán
• El profeta de Khalil Gibran
• La isla misteriosa de Julio Verne
• Papelucho de Marcela Paz

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *