Escrito por Luz Edwards / Nº 237 /  29 June 2016
Nacer mujer en Chile: 6 realidades para reflexionar

Los resultados de dos recientes investigaciones confirman que la vida de las mujeres chilenas no es fácil. Deben recorrer un camino cuesta arriba desde que nacen, no solo para estudiar y sacar adelante una profesión sino también para cuidar una familia con muy poca ayuda.
El estudio Brecha entre hombres y mujeres a lo largo del ciclo de la vida, realizado por el Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales UC, y el Informe GET (Género, educación y trabajo), de Comunidad Mujer con auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo, nos entregan muchos datos duros para pensar y actuar. Les invitamos a revisar los siguientes y a discutirlos en familia: 

1. Las niñas son más hábiles en la primera infancia, pero les va peor en la PSU

Entre los 9 y los 47 meses de edad las mujeres muestran un mayor desarrollo en las áreas cognitivas, social, adaptativa y de comunicación, de acuerdo a la Encuesta Longitudinal de la Primera Infancia de Chile (ELPI; 2010 y 2012). El NEM (notas de enseñanza media) también es mejor en las mujeres, sin embargo su desempeño en la PSU (Prueba de Selección Universitaria) es peor que el de los hombres.

Como explicación posible, se dice que tal vez las mujeres están menos capacitadas para rendir en situaciones de estrés. Si así fuera, hay consenso en que sería importante entrenar a las niñas. Otra explicación señala que las mujeres tienen menos fichas puestas en ese día que los hombres, lo cual está relacionado con lo que sus padres y la sociedad esperan de ellas. Una tercera perspectiva más práctica apunta a que muchas mujeres rinden la PSU durante su menstruación y que las molestias asociadas podrían perfectamente traducirse en menos puntaje.

2. Los estereotipos alejan a las mujeres de las matemáticas

La prueba PISA, administrada por la OCDE, muestra que en solo 5 de los 65 países participantes las diferencias en matemáticas son favorables a las mujeres (Jordania, Qatar, Tailandia, Malasia e Islandia). En 23 países no se promedio_psu_2016observa brecha en los puntajes, lo cual muestra que el mal desempeño en Matemática no es connatural al ser mujer.

La evidencia, en cambio, muestra que las razones son socioculturales y que están arraigadas en el sistema educacional. Se ha visto que ante un alumno con mal desempeño en Matemática los profesores tienden a ayudarlo si es hombre y a ofrecerle otros caminos si es mujer. Por otro lado, en el discurso de los profesores y en los textos escolares se muestra al hombre en campos como ingeniería, ciencia, construcción y medicina, y a las mujeres en terrenos de cuidado, docencia o comunicaciones, resaltando su empatía. Así se han ido construyendo modelos a seguir, también respaldados por los padres.

3. Las mujeres eligen carreras peor pagadas

En la presentación del Informe GET de Comunidad Mujer Joseph Ramos, economista y director de la Comisión Nacional de Productividad, aclaró que cuando se comparan los sueldos de gerencias se confirma que las mujeres ganan menos. Pero fue enfático en señalar que en esto incide que las mujeres trabajan en áreas donde se gana menos. “En una empresa ellas tienden a estar en marketing o en relaciones personales, y los hombres en finanzas, donde los sueldos son marginalmente más altos”, ejemplificó, e invitó a las mujeres a informarse sobre esta realidad.

Por su parte el ex Ministro de Educación Harald Beyer, también panelista del seminario de Comunidad Mujer, se refirió al mismo fenómeno: un ingeniero es quien más probabilidades tiene de ser un alto directivo, seguido de un ingeniero comercial. Como las mujeres escogen menos esas carreras, tienen menos probabilidades de tener cargos altos. “Hay países donde no se da tanta importancia a los títulos, como Inglaterra, donde un 60% de los altos directivos no estudió una carrera profesional. Pero en Chile el título marca el curriculum”, explicó.

Para Beyer la elección de carrera es un tema crucial y muy complejo. Durante su tiempo como ministro participó en un estudio que pesquisaba las carreras favoritas de los padres para sus hijos o hijas, que demostró que Chile está atrasado respecto de otras sociedades.

“Esto es interesante y yo creo que el problema es de marca mayor. Tiene relación con la predisposición de los profesores y también de los padres, quienes tienen expectativas muy distintas y con las mujeres son menos exigentes. El embarazo adolescente tiene más que ver con estas expectativas que con educación sexual, creo yo. Cómo postulan las mujeres es importante, porque lo hacen a pesar de sus puntajes”, dijo Harald Beyer.

Es así como finalmente los hombres se matriculan en carreras asociadas a una mejor remuneración en el futuro, como son las vinculadas a Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática (CTIM), donde solo hay un 27% de mujeres.

carreras

embarazo-estudio

4. Las mujeres escogen no trabajar por incompatibilidad con el cuidado de los niños

Para las pocas mujeres que estudiaron ingeniería civil -carrera con mayores posibilidades de llegar a un alto cargo- su futuro laboral no es lo mismo que para un hombre. Alejandra Mizala, Directora del Centro de Investigación Avanzada (CIAE) de la Universidad de Chile, dijo en el mismo seminario de Comunidad Mujer que el hecho de que la mujer sea la principal responsable del cuidado de los hijos interfiere en su carrera.

La Subsecretaria de Economía, Natalia Piergentili, señaló que 262 mil quinientas mujeres que hoy cuidan niños o ancianos entrarían al mercado si se les apoyara. Observó que ello no sólo significaría un paso hacia la igualdad de hombre y mujer, sino que llevaría a Chile a aumentar su productividad y su PIB. “Por eso, se trata de una discusión amplia, relacionada con cómo queremos tratarnos unos a otros y con qué queremos como país”, dijo la subsecretaria.

Joseph Ramos agregó otra razón a por qué a las mujeres les cuesta más hacer carrera y por qué ganan menos: ellas, en promedio, trabajan 10 años menos que los hombres y tienen entradas y salidas del mundo laboral, entonces, tienen menos experiencia. El economista agregó que tal vez son las mujeres las que parten de la base de que merecen ganar menos, pues se sabe que sus pretensiones salariales son menores que las de los hombres.

Para Alfonso Swett, gerente general de Costanera S.A.C.I., una manera evidente de aumentar la participación laboral femenina es enfocarse en la flexibilidad laboral.

“Este concepto es tabú en el Código del Trabajo, pero solucionaría parte importante del problema. Se podrían crear más cargos que permitan a las mamás trabajar mientras sus hijos están en el colegio”, dijo el empresario. Agregó que cada sector tiene sus problemáticas y que correspondería buscar soluciones específicas en lugar de establecer políticas públicas para el promedio.

5. En el caso de los hombres la paternidad beneficia sus carreras. A las mujeres, NO.

Está demostrado que los empleadores tienden a caer en condicionamientos culturales y presunciones estereotipadas sobre lo que significan los hijos en la eficiencia y productividad de las mujeres. Por eso, se les paga menos, dice el Informe GET. En Estados Unidos se realizó un estudio acerca de los efectos de la maternidad y la paternidad y se concluyó que así como existe una “sanción a la maternidad”, en el casoi de los hombres ocurre lo contrario. Para ellos ser padres aumenta las probabilidades de ser contratados y se les paga en promedio 6% más cuando nace el hijo.

6. Mujeres obligadas a emprender por precariedad e informalidad del empleo

En la actualidad dos de cada diez mujeres son emprendedoras, muestra el Informe GET. La mayoría de ellas no eligió libremente emprender ni está creando un negocio con buenas perspectivas, sino que ven en el autoempleo una posibilidad de conciliar el trabajo con la familia. Se trata de situaciones que esconden condiciones precarias de ingreso, falta de jornada laboral, seguridad social y regulación. Por ejemplo, el 75% de estas mujeres no se encuentran afiliadas a ningún sistema previsional ni cotizan.

Con respecto a realidades como esta, la Subsecretaria de Economía, Natalia Piergentili, subrayó la importancia de que la mujer pueda escoger entre distintas opciones. Si trabajar por cuenta propia o asumir una jornada partime son las únicas alternativas de poder trabajar, no se trata de verdadera igualdad, señaló.

fuentes-estudios

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *