Escrito por Andrea Puyol M. / Nº 237 /  29 June 2016
Qué es un buen profesor

“Hay profesores que son excelentes y otros que ni siquiera son buenos”, dice Doug Lemov, autor de Teach Like a Champion y principal invitado al seminario para profesores “No Hay Excusas: Las mejores técnicas de profesores exitosos” realizado recientemente en Chile. “Yo diría que un gran profesor es también un gran estudiante, un gran profesor nunca quiere dejar de aprender y quiere estar disponible para sus alumnos”, señala.

Hace unos días estuvieron en nuestro país Douglas Lemov, autor de Teach Like a Champion y su colaboradora y co autora de otros escritos, Erica Woolway. Ambos fueron invitados como oradores en una nueva versión del seminario para profesores y directivos “No Hay Excusas: Las mejores técnicas de profesores exitosos”, que organizan la Fundación Belén Educa, Enseña Chile, SIP Red de Colegios, Aptus Chile, Fundación Astoreca y la Sociedad de San Vicente de Paul.

Desde el año 2005, Doug Lemov documenta acciones efectivas de diferentes profesores. Su trabajo ha establecido un set de técnicas para docentes de todo el mundo. Está convencido de que la solución a los desafíos educacionales está al interior de la sala de clases y en los profesores que practiquen el arte de educar como expertos. Para esto, lo importante es conocerlos, sistematizar sus prácticas y entregarlas a los demás para que las repliquen.

Lemov buscó a esos profesores más destacados, observó sus técnicas e identificó las que les daban buenos resultados y llamó a ese documento “La Taxonomía de prácticas docentes efectivas”. El texto de 20 páginas dio origen al libro Teach Like a Champion, que fue editado en marzo de 2010 y actualizado el año pasado con el lanzamiento de Teach like a Champion 2. Lemov está convencido que todos los docentes pueden convertirse en excepcionales profesores si imitan y adaptan estas acciones exitosas.

Hacer Familia tuvo la oportunidad de conversar con Doug Lemov y con Erica Wooway durante su visita a Chile y entre ambos nos dieron su visión de lo que hoy significa ser un profesor de excelencia.

¿Cómo implementaron la investigación?
– Fue un proceso de dos pasos. El primero implicó darse cuenta de que hay profesores que son excelentes y otros que ni siquiera son buenos. Luego, empezamos a construir nuestra base de datos con los profesores que nos eran referidos como de grandes competencias y de excelentes resultados. Asistimos a cada una de sus clases y nos dimos cuenta de lo bien que lo hacían, pero también de las razones, más allá del factor talento, de porqué lo hacían tan bien. Y una de esas razones es que ellos preparan las clases que van a dar. Enseñar en una sala con 30 ó 40 niños distintos y lograr que todos aprendan es como hacer un show en vivo cada día. Y ahí te juegas todo en un par de horas. Todos los que trabajan haciendo shows en vivo, deportistas, cantantes, actores…, practican y se preparan para realizar su trabajo de la mejor manera. Bueno, los profesores tienen que hacer lo mismo, su público son sus alumnos y a cada uno de ellos les debe atraer lo que está viendo y aprender de eso.

¿Cómo llegaron a la conclusión que una persona podía aprender a ser un buen profesor o un gran profesor?
– DL: Observando en el aula cómo los buenos profesores resolvían los problemas. En nuestro país, al igual que en muchos países, la mayoría de los consejos para los profesores provienen de gente de afuera de la sala de clases, gente que no enseña a diario. Para mí enseñar es un trabajo increíblemente desafiante, pero lo más importante es que es una forma de resolver problemas. Entonces lo que dijimos fue, porqué no estudiamos a los mejores profesores y vemos cómo lo hacen para resolver los problemas que a diario se les plantean.

En los Estados Unidos uno de los principales problemas es darle a la profesión la importancia que tiene, muy poca gente que se gradúa quieres ser profesor y creo que aquí pasa lo mismo. Mi opinión es que a los profesores no participan en la construcción del ser de la profesión, siempre se les dice qué hacer pero no se les pregunta. Entonces a los jóvenes no les interesa eso, les interesa una profesión en la que se les reconozca si son buenos y se les permita hacer un aporte. A nadie le gustaría pasar su vida profesional esforzándose sin ser visto ni reconocido. Por eso nosotros estamos abocados a encontrar grandes profesores, luego a estudiarlos y compartir sus logros.

¿Cómo describiría a un gran profesor?
– DL: Hay dos maneras de describirlo, por un lado un gran profesor es quien hace la diferencia, inspirando a sus alumnos para que logren grandes cosas y obviamente también para que alcancen el éxito académico. Pero además un gran profesor es aquel que está preocupado por lo que sus alumnos aprenden de verdad, no sólo por lo que él enseña. Ese es el desafío más grande para un profesor.

¿Cuál es la diferencia entre un gran profesor y un profesor común y corriente?
– EW: Yo diría que un gran profesor es también un gran estudiante, un gran profesor nunca quiere dejar de aprender y quiere estar disponible para sus alumnos. En todo caso, aun los profesores comunes y corrientes son Superestrellas porque el trabajo de un profesor es el trabajo más difícil del mundo. Pero un gran profesor no le tiene miedo a practicar y practicar y ser lo mejor que pueda ser para sus estudiantes.
– DL: Un gran profesor se ve a sí mismo como un artesano, siempre pudiendo mejorar y tratar de superar las dificultades del trabajo diario.

Según su planteamiento y a través de sus estrategias todos los profesores podrían llegar a ser grandes profesores, ¿es así?
– DL: Creo que todos los profesores pueden mejorar, pero no todos pueden llegar a ser grandes profesores. Obviamente a través de nuestros planteamientos todos pueden llegar a ser muy buenos, pero definitivamente hay algunos que tienen algo especial que no se puede enseñar. Sin embargo, debemos decir que todos los profesores pueden llegar a tener éxito y hacer una diferencia en la vida de sus estudiantes. Hay algo bien triste acerca de este punto porque al parecer nosotros como sociedad no hemos sido capaces de enseñar a los educadores a educar de la manera correcta. Si somos capaces de enseñar a un astronauta a ser un buen astronauta, lo mismo podemos hacer con los doctores, pero con los profesores no pasa eso y no sé porqué. Lo que puedo decir es que ser profesor es un oficio que tiene una parte que se estudia, pero otra parte que se hace en el campo de trabajo y es ahí donde apuntamos nosotros el quehacer en el aula.
– EW: Ahora si pensamos en las escuelas, ojalá cada escuela sea tan afortunada como para tener uno o dos grandes profesores. Eso es muy bueno porque enseñar no es algo que se haga de manera solitaria. Esta profesión tiene que ser abordada como un deporte de equipo y si los profesores trabajan en conjunto pueden aprender de los que son grandes profesores.

ESTRATEGIAS TÉCNICAS

El libro Teach like a champion plantea estrategias que los profesores pueden implementar en su sistema de enseñanza a través de distintas técnicas. Algunas de estas estrategias planteadas por Doug Lemov son:

1. Establecer altas expectativas académicas. Esto se hace a través de distintas técnicas como:

No hay opción de salida: es decir no se acepta un no sé como respuesta.
Lo correcto es lo correcto: se debe exigir el 100% de la respuesta correcta por parte del alumno.
El formato sí importa: el alumno debe expresar sus conocimientos de manera correcta, fluida y con frases completas.

2. Hacer la planeación para asegurar el éxito académico. Esto se hace a través de técnicas como:

Planificar los objetivos de cada clase.
Mostrar los objetivos: exhibirlos en un lugar visible para que los alumnos sepan qué se debe lograr en cada clase.
Plan doble: junto a los objetivos deben ir las actividades que los alumnos deberán realizar en cada momento.

3. Hacer participar a los alumnos en la lección. Las técnicas son:

Participación sorpresiva: interpelando a los alumnos a que levanten la mano.
Llamar y responder: hacer una pregunta y que todo el curso responda al unísono, se debe construir una cultura de participación activa.
Todos escriben: dar a los alumnos la oportunidad de poner por escrito sus ideas antes de abordar el problema.

4.  Crear una sólida cultura en la sala de clases, a través de técnicas como:

Rutina de entrada: estableciendo una rutina eficaz.
Háganlo ahora: dictar o anotar en la pizarra una breve actividad a realizar en el instante de entrar a clases.
Apoyos: reconozca de forma clara y pública al alumno que demuestre excelencia o dé un buen ejemplo.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(2) Comentarios de lectores

  1. Este libro está en Chile, en español?
    Como puedo adquirirlo?

    • Hola Cecilia, versión española de este libro pronto estará disponible, “Enseñar como un Maestro”. Te dejamos una dirección en donde puedes adquirir el libro en inglés y otros idiomas http://teachlikeachampion.com/books/

      Saludos,
      Hacer Familia Chile

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *