Escrito por Marco Mocelli / Nº 238 /  20 July 2016
Esteban Cabezas: “Yo escribo para niños no más”

Esteban Cabezas es periodista, crítico de cine, crítico gastronómico y autor de literatura infantil y juvenil. Comenzó su carrera de escritor con Las descabelladas aventuras de Julito Cabello. En 2009 obtuvo el Premio de Literatura Infantil El Barco de Vapor (SM) con María la Dura: no quiero ser ninja. Sus últimos libros publicados son El niño terrícola y La Torktulenta.

No me acuerdo cuál fue el primer libro que leí, lo juro. Pero debe de haber sido harto bueno, porque seguí leyendo para siempre. Igual, siempre me acuerdo de Las aventuras de Mampato y las leo hasta hoy. Y vuelvo a pasarlo chancho.

Nunca supe que me dedicaría a escribir. Se fue dando. Cuando descubrí que mis libros les gustaban a los cabros chicos, eso me dio ánimo para seguir en esto. Y así es día a día, lo juro. Y cuando algún niño me dice que se aburrió por culpa mía, entro en una depresión terrible durante una semana y tengo que internarme para mis electroshocks.

¿Periodista o escritor? Los dos. Me encanta ser periodista y también ser escritor, aunque en el segundo modo tengo más originalidad que en el primero.

Escribo mis ideas en alguno de mis cuadernos roñosos, que tengo por montones, repartidos por toda mi casa. Y lo hago si tengo tiempo libre, porque me gusta ver muchas películas de animación japonesa o de terror, entonces me pongo a escribir, como para echar la talla.

Yo escribo para niños no más. Creo que mis libros no los leen más allá de quinto básico. Y es que las espinillas y el olor a transpiración y las hormonas no me gustan mucho (a menos que los sujetos en cuestión sean otakus o meganerds, a quienes amo). Es una opción de vida para cuidar la poca salud mental que me queda.

libros-esteban-cabezas

Me gustan todos mis personajes. Y obvio que hay uno que tiene harto de mí: el papá crítico de restaurantes de Julito Cabello. Yo también toso harto, como él, aunque soy más gordo y pelado que el dibujo del libro.

Dentro de las anécdotas que he tenido cómo olvidar un par de preguntas en los colegios. La primera: “¿Usted está vivo?”. Y la segunda: “¿Es usted millonario?” Y yo, manejando mi Chevrolet Spark.

Creo que mis libros son divertidos (aunque igual he escrito unos pocos MUY ñoños). Esa es la característica que busco en lo que escribo. Y si me salen fomes, que me despidan nomás.

No creo que haya temas tabú en la literatura infantil y juvenil, pero sí creo que hay temas que deben ser tratados en el entorno familiar más que a través de la lectura. Y esto es porque creo que no es tarea nuestra el educar. Lo nuestro es contar historias.

Actualmente estoy pensando en un cuento diferente. La historia de una lechuga gigante que aparece flotando sobre Providencia. Y que después pelea, igual que en una película de Ultramán, con un inmenso bistec. El problema es que nadie me quiere publicar esa historia. Faltan editores vegetarianos, creo yo.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *