Escrito por Equipo Hacer Famila / Nº 238 /  22 July 2016
Los “otros” beneficios del ejercicio

Son tal vez los más importantes: no tienen nada que ver con la pérdida de peso sino con mejorar el estado de ánimo, recuperar energía y capacidad de concentración.

Un reciente estudio, publicado en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise, (www.acsm.org), volvió a demostrar que 20 minutos de ejercicio de intensidad moderada mejora la motivación para las tareas cognitivas, aumenta la sensación de energía y reduce la de confusión, fatiga y depresión.

Los investigadores evaluaron a 32 hombres adultos que reportaron tener síntomas de déficit atencional. Los investigadores midieron la capacidad de ellos para prestar atención, su motivación para realizar tareas mentales, hiperactividad en las piernas y su estado de ánimo antes y después de 20 minutos de bicicleta.

Confirmaron que el ejercicio hizo aumentar en ellos la motivación y los niveles generales de energía. También reportaron menos sentimientos de fatiga, depresión y confusión después de pedalear.

Tratamiento de primera línea

Aunque este estudio se realizó en base a un grupo control muy pequeño, el año en 2014 Archives of General Psychiatry había publicado los resultados de otra investigación que siguió a 11 mil personas durante 50 años. Encontraron que las personas que hacían deporte regularmente durante la edad adulta tenían menos síntomas de depresión que las que no lo hacían. Esto se atribuye básicamente a la liberación de hormonas y sustancias químicas como las endorfinas.

En esta misma línea, otros estudios han comprobado que la actividad física puede dar a las mujeres una ventaja extra en la guardia contra la depresión, que a veces puede venir con el envejecimiento y deterioro en la salud. Lo mismo se ha demostrado en el caso de mujeres con trastorno de síndrome premenstrual: a mayor ejercicio, menos síntomas.

Dado el elevado número de personas en el mundo que no hacen ejercicio y el elevado número de personas que toman medicamentos para la depresión, los expertos recomiendan que el ejercicio puede considerarse como un tratamiento de primera línea o complementario a los farmacológicos.

Conclusión: hacerse el hábito.

PARA ATACAR LA DEPRESIÓN

“Los efectos del ejercicio moderado pueden no durar tanto como los efectos de los medicamentos, pero podrían ser más inmediatos, es decir, las personas que hacen ejercicio pueden beneficiarse antes que las que utilizan solo medicamentos. Incluso en casos agudos, ambos tratamientos pueden complementarse”, escriben los autores del estudio.
Kathryn M. Fritz, y Patrick J.O’Connor.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *