Escrito por Equipo Hacer Familia /  06 July 2016
Mari Ferrer, escritora chilena: “Me enamoré de las palabras apenas las descubrí”

Joven, sencilla, algo tímida, pero ávida lectora y enamorada de la escritura desde pequeña. Así es la autora de obras como Las flores de la señora cucú, La receta perfecta y Un deseo para Alberto, todas editadas por SM.

Aprendí a leer a muy corta edad.
– Uno de los recuerdos más lindos de mi infancia son las noches de lectura en voz alta de Las Crónicas de Narnia. Sentada en un sillón del escritorio de mi papá, escuché cómo me leyó los siete tomos, incluso haciendo las voces de los personajes.

Convertirme en escritora es mi sueño desde que tengo memoria.
– Me enamoré de las palabras apenas las descubrí. Mientras mis amigas querían ser cantantes y bailarinas, yo quería dedicar mi vida a las letras. Hoy me siento orgullosa y agradecida de haber alcanzado ese sueño. Todavía siento cosquillitas en la guata cuando veo mi nombre en una portada. Me imagino que nunca dejaré de sentir esa emoción.

¿Ha cambiado creativamente tu manera de escribir con los años?
– Cuando era adolescente, mi escritura era 100% profunda. Me gustaba escribir poesías y cartas. Tenía, y aún los conservo, cuadernos llenos de cartas sin enviar: para mis papás, mis hermanos, mis expololos. La indicación de la primera página dice que el que encuentre estas cartas (pensando que yo ya pasé a mejor vida) debe preocuparse de hacerlas llegar a sus destinatarios. ¡Voy a romper esa página ahora, me muero de vergüenza que alguien las lea!

Mis primeros cuentos eran medio tristes
– Ahora el humor se ha ido colando en mis escritos y es muy bienvenido. Otro ingrediente que me gusta mucho y que creo que no ha cambiado a lo largo del tiempo, es el factor sorpresa. Amo los finales inesperados, que ocurra lo que nadie sospecha que va a pasar.

Sin quererlo, algunas características de mis personajes las tomo de mí misma.
– Juan Ramón de La receta perfecta es tan sensible que llora por todo y lo despiden de todos los trabajos que consigue. Hace poco caí en la cuenta de que ¡yo soy igual! Soy extremadamente sensible y de puchero fácil. Me acuerdo que cuando estaba haciendo mi práctica profesional en Atlanta, tenía un jefe muy bueno para levantar la voz. ¡Yo me escondía en el baño a llorar! No soy tan gruñona como el sapo mágico de Un deseo para Alberto, ni tan loca como la protagonista de Las flores de la señora Cucú, pero sí soy igual de curiosa y preguntona que Blanca, el personaje principal de mi próximo libro con Ediciones SM, Al final del arcoíris.

¿Qué opinas del género de LIJ en nuestro país?
– Por mucho tiempo la LIJ fue mirada en menos, y hoy, gracias al surgimiento de excelentes ilustradores, nuevos escritores y al trabajo de instituciones como IBBY Chile, la literatura infantil está ganando un espacio propio y merecido. Creo que estamos viviendo un auge de los libros para niños, acompañado de un interés generalizado por hacer que los niños lean, pero más allá de eso, que aprendan a gozar de la lectura.

libros-mari-ferrerLos infaltables de Mari Ferrer
Matilda, de Roald Dahl.
El jardín secreto, de Frances Hodgson Burnett.
Nuestras sombras, de María Teresa Budge.
Mi planta naranja lima, de José Mauro de Vasconcelos.
Un embrujo de siglos, de Ana María Güiraldes.
El ángel del abuelo, de Jutta Bauer.
Asesinato en el Canadian Express, de Eric Wilson.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *