Escrito por Carolina Besa M. / Nº 241 /  21 October 2016
Lo que debes saber para tramitar el seguro de cesantía

El Seguro de Cesantía es una protección económica en caso de desempleo, a la que tienen derecho todos los trabajadores regidos por el Código del Trabajo. Es administrado por la AFC (Administradora de Fondos de Cesantía) y acceden automáticamente todos los trabajadores, con contrato a partir del 2 de octubre de 2002. Si el contrato es previo a esa fecha, te puedes afiliar voluntariamente, para lo cual debes concurrir a una sucursal de la AFC o hacerlo directamente en tu lugar de trabajo o en www.afc.cl.

Características de este seguro son:
Una suma de dinero, beneficios de salud, asignación familiar, becas de capacitación y acceso a la Bolsa Nacional de Empleo.
Los recursos acumulados en la cuenta individual por cesantía (CIC) son de propiedad del afiliado. Ganan rentabilidad y no pagan impuestos al momento de ser retirados de la cuenta.
Si nunca quedas cesante, el dinero en esta cuenta puede traspasarse a tu cuenta de capitalización individual (AFP) cuando vayas a pensionarte.
En caso de estar pensionado, puedes retirar en un solo giro todos tus fondos ahorrados, sin pagar impuestos.
Si mueres, los recursos acumulados se destinan a beneficiarios designados por ti.
Es un beneficio complementario a los acuerdos pactados con el empleador en las negociaciones colectivas y/o con las políticas corporativas de beneficios por despido de cada empresa.
El beneficio se suspende al mes siguiente en el que la AFC recibe la notificación del inicio de una nueva relación laboral.

¿Cómo se financia?

Cada trabajador afiliado a la AFC tiene una cuenta individual por cesantía, en la que el empleador debe cotizar mensualmente un porcentaje de la remuneración del empleado.

Si el contrato es indefinido, el trabajador aporta el 0,6% de la remuneración imponible y el empleador el 2,4% (un 1,6% va a la cuenta individual por cesantía y el resto al Fondo de Cesantía Solidario).

Si el contrato es a plazo fijo, el trabajador no aporta y el empleador aporta un 3% de la remuneración imponible del trabajador (un 2,8% va a la cuenta individual por cesantía y el resto al Fondo de Cesantía Solidario).

¿Cómo se accede al dinero acumulado?

Requisitos:
Estar cesante. Esto debe acreditarse con cualquiera de los siguientes documentos: finiquito, carta del despido, carta de renuncia, acta de comparendo ante la Inspección del Trabajo, certificado de la Inspección del Trabajo o una sentencia judicial según corresponda.
Tener cotizaciones desde la fecha de afiliación o desde la fecha de cobro del último giro registrado en tu cuenta individual: seis cotizaciones si el contrato es a plazo fijo y 12 cotizaciones si el contrato es a plazo indefinido.

¿Cómo se cobra?

Deberás ir a una sucursal de la AFC con tu cédula de identidad vigente y el finiquito o documento que acredite la cesantía. En la misma sucursal te indicarán la fecha y el lugar de pago.

¿Cuánto es el monto?

Se pueden realizar giros mensuales de la cuenta individual por cesantía hasta que el saldo lo permita, de acuerdo a porcentajes de la remuneración, partiendo de un 70% en el primer mes, luego un 55%, 45%, 40%, 35% y 30% desde el sexto mes en adelante.

Quedan excluidos de este Seguro de Cesantía:

Empleados públicos.
Funcionarios de las FF.AA. y de Orden.
Trabajadores independientes.
Trabajadores menores de 18 años.
Trabajadores con contrato de aprendizaje.
Trabajadoras de casa particular.
Trabajadores pensionados, excepto aquellos pensionados por invalidez parcial.

Reportajes Relacionados

About Author

Elizabeth Dublés

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *