Escrito por Andrea Puyol M. / Nº 241 /  27 October 2016
Unidos por la vida

A comienzos de agosto pasado diversas ONGs e iglesias cristianas que promueven el derecho a la vida en nuestro país vieron la necesidad de un frente unido para “dar la pelea” y manifestarse por el derecho a nacer, vivir, ser respetado en la edad adulta, acogido como inmigrante; transplantado en caso de enfermedad y protegido en la vejez.

A comienzos de agosto pasado diversas ONGs e iglesias cristianas que promueven el derecho a la vida en nuestro país vieron la necesidad de un frente unido para “dar la pelea” y manifestarse por el derecho a nacer, vivir, ser respetado en la edad adulta, acogido como inmigrante; transplantado en caso de enfermedad y protegido en la vejez.

Se fijó el día sábado 3 de septiembre como el día en que se encontrarían todas las personas unidas por estos ideales en el Paseo Bulnes de la capital. El encuentro se llamó “La celebración familiar por la vida”.

Los organizadores movilizaron a miles de personas en Santiago y otras ciudades de Chile. Fue así como la sinergia y el trabajo de un gran equipo multirreligioso, apolítico y transgeneracional fueron esenciales para que este acto congregará a cien mil personas.

“El aborto es la punta del iceberg de una sociedad que no acoge al débil y de una cultura en que no se respeta la vida. Por eso nosotros quisimos celebrar la vida en todas las dimensiones en que se ve amenazada, incluso en los casos en que la dignidad de las personas es pasada a llevar sistemáticamente. Esta convocatoria invitó a mirar al hombre con una mirada trascendente y digna desde su concepción hasta la muerte natural y eso conlleva a todo el resto de la vida”, explica Teresa Domínguez, una de las encargadas de prensa de esta manifestación.

Chile no es el primer país que se moviliza en este sentido. Entre los antecedentes de este encuentro se cuenta “La marcha por la vida” realizada en Lima, Perú, que convocó a diez mil personas que recorrieron las calles de esa ciudad para defender los derechos del niño por nacer.

¿Por qué se hizo una convocatoria amplia que incluyó a todas las iglesias cristianas?
– Se hizo una convocatoria amplia invitando a participar a todos quienes creen en la vida, creyentes y no creyentes; y además, a todas las iglesias cristianas, como son, además de la Iglesia Católica, las iglesias Ortodoxa, Anglicana, Pentecostal, Metodista Pentecostal y Neopentecostal. Todas estas iglesias trabajan por la vida y la defienden, y si trabajamos por este mismo objetivo, teníamos que unirnos ya que la coyuntura legal, la llamada Ley de aborto por tres causales, apremiaba a la acción.

¿Cómo se logró la atención de los medios de comunicación ?
– Fue mucho trabajo, muy duro, mucho equipos trabajando coordinadamente, le dimos mucha importancia a las redes sociales, viralizamos los videos que realizamos con testimonios y apoyos de rostros como Jaime Fillol, Rafael Araneda y otros. Fue algo de verdad impresionante ver el trabajo de todos y de cada una de las iglesias y organizaciones que participaron, muy inspirados y con mucha fuerza.

¿Cómo y por qué se eligió esas imagen para el logo?
– La estrella es la vida y la mano es la que acoge a todos, aquí nadie sobra, todas las vidas humanas tienen valor y se unen bajo un mismo objetivo, por eso se eligió esta imagen y de verdad ha sido muy importante porque gustó mucho.

El trabajo no ha terminado

La tarde del 3 de septiembre acudieron cerca de cien mil personas al Paseo Bulnes y alzaron la voz en defensa de sus creencias. El encuentro contó con la participación entusiasta de personas que por sus experiencias se han convertido en referentes de la defensa de la vida como son los padres de Jacinta Zañartu, quienes luego de haber perdido a su hija han intensificado su acción para incentivar la donación de órganos.

Ese mismo fin de semana en regiones se realizaron manifestaciones, como por ejemplo en Antofagasta donde tuvo lugar una multitudinaria marcha donde destacó la presencia de muchos jóvenes.

En tanto, el domingo 4 de septiembre en Iquique, frente a las puertas de la sede del Senador por esa región, Fulvio Rossi, un grupo de personas prendio velas para hacer saber al parlamentario su rechazo a la ley que se encuentra en votación.

Soyanne Muzar, directora de comunicaciones de la Iglesia Anglicana de la Trinidad, señala que desde que su iglesia, que hoy cuenta con cinco mil feligreses en Chile, recibió la invitación a participar para que todos los cristianos trabajaran unidos.

¿Cuál es su evaluación de la celebración familiar por la vida del pasado 3 de septiembre?
– Yo creo que el 3 de septiembre causó un gran impacto en Chile sobre todo a nivel espiritual, así lo vivimos, mucha libertad, humildad, amor. Además fue bueno porque seguimos reuniendo firmas, aunque creo que nos faltaron manos para realizar ese trabajo. Hay que seguir haciendo la pega y unirnos y trabajar más duro aún, necesitamos mucha gente. De esto depende un país unido luchando por esta causa. Por eso creo que fue un evento muy exitoso, que tuvo una excelente convocatoria, pero tenemos que aspirar a más y seguir trabajando por eso. Creo que lo importante es que por primera vez el mensaje logra ser integral y amplio. Siempre se nos critica a las iglesias cristianas que estamos enfocados en problemas morales de homosexualismo y aborto, pero esta vez fuimos más allá, rompimos con eso porque logramos transmitir que la lucha por la vida es desde antes de nacer hasta la muerte natural, en todas las etapas de la vida porque el amor de Dios se manifiesta en todas las etapas de la vida de una persona.
Después de ese fin de semana tan especial para quienes defienden la vida, el martes 6 la Comisión de Salud del Senado que preside la senadora de la Democracia Cristiana, Carolina Goic aprobó la idea de legislar el aborto en tres causales: inviabilidad del feto, peligro de la vida de la madre y violación.

¿Cómo vivieron ustedes ese hecho?
– Nosotros de verdad esperábamos que Carolina Goic pudiera cambiar su voto, pero no sucedió.

¿Cómo va a participar la iglesia anglicana en las acciones futuras en pro de la vida?
– Seguiremos recolectando firmas, porque es muy necesario. Además seguiremos colaborando con todo lo que nazca de organizaciones como Chile es vida, de Elizabeth Bunster. Ya estamos pensando en estrategias para revertir el escenario legislativo actual del aborto, tenemos que cambiar conciencias, pero debemos informar bien a la gente.

ugaldeAlfredo Ugarte, el “bichologo” de la TV: “Por más microscópica que sea la vida, existe, y es un regalo maravilloso que Dios nos ha dado y hay que cuidarla”.

 

 

 

 

soledad-alvear-12“Ninguna persona, en la situación más difícil, puede ser desechada por una sociedad que se considera humanista. Y yo que represento una visión humanista cristiana, les haría llegar a los senadores un llamado para que piensen, en sus conciencias, lo importante que es su decisión. Su decisión es definir qué tipo de sociedad queremos para el futuro en Chile”. Soledad Alvear, Ex senadora DC.

 

 

 

rafa“No al bullying, buen trato con los inmigrantes, buena disposición ante quienes sufren en nuestro país”… Así invitó el animador internacional Rafael Araneda a esta Celebración por la Vida.

 

 

 

franayalaHotuiti Teao y Francisca Ayala, junto a su hijo, fueron algunas de las figuras de la televisión que participaron en la convocatoria de “La celebración por la vida”. “Creer en la vida es un aspecto fundamental en nuestro matrimonio”, explicó ella.

 

 

6Los padres de Jacinta Zañartu: “Gracias a la familia que donó los órganos de su ser querido fallecido, tuvimos la esperanza de salvar a Jacinta”.
Jaime Fillol, gran tenista de Chile: “Mis hijos y nietos me han enseñado que el verdadero éxito está en abrirse y acoger la vida”.

marta-1Marta Aravena: “Soy hija de una violación y agradezco a mi madre no haberme abortado”

Cuando Marta cuenta la historia de su mamá, se emociona. Es que es difícil escapar a la marca familiar que deja una historia como ésta. Cuando su mamá tenía 5 años comenzó a ser abusada por su padrastro. El abuso fue sistemático hasta que a los 11 años quedó embarazada y su propia madre (abuela de Marta) la echó de la casa. Tuvo a su hijo en el retén de carabineros cercano. Como no tenía a donde ir, aceptó la ayuda de una pareja de vecinos que la adoptaron. Lamentablemente, al poco tiempo ese protector se convirtió en un nuevo abusador y a los 13 años, nació Marta. Así creció en una realidad que mezclaba la pobreza y el abuso sistemático. Marta creció sabiendo que el abusador de su mamá, era su papá. A pesar de todo lo horrible que pueda parecer esta historia, la madre de Marta nunca quiso abortar ni regalar a sus hijos. “Yo le estoy muy agradecida por no haberme abortado. Tampoco regalar a sus hijos fue una opción. Ella decía si hay que comer piedras con mis hijos, piedras comeré con ellos. Ella decidió tenerme y gracias a eso estoy viva”.

De este relato, lo que impresiona es que Marta adora y admira a su madre porque siempre optó por ellos. “Tanto amor tenía nuestra madre en su corazón que cuando una vecina temporera quedó embarazada y le confesó que no podía quedarse con ese hijo, ella no dudó en ofrecerle quedarse con él y así lo hizo y a Luis lo crió y lo quiso igual que a nosotros”.

Cuando Marta y sus hermanos crecieron, se llevaron a su mamá a vivir a un departamento y desde entonces se han dedicado al cien por ciento a cuidarla y a quererla. Cada uno de los hermanos han formado familias y ella mantiene una relación de mucho amor con sus nietos. Marta asegura que admira a su madre porque no hay rencor en su corazón, que sólo hay amor y así se formaron como una nueva familia, se quieren y se apoyan, son muy unidos. Marta por su lado cuenta: “A todos mis hijos los he criado con mucho amor y eso lo tomé de mi madre quien a pesar de la realidad que le tocó, nos amó y nos protegió. Gracias a eso podemos decir hoy que hemos logrado salir adelante”.

massiel-4Massiel Moreno, sobreviviente de un aborto: “¿Quién defendió mis derechos?”

Nació a las 26 semanas de gestación producto de un aborto fallido, la dejaron en un hospital y luego permaneció en COANIL en incubadora por tres meses. De ahí la fueron a “rescatar”, como dice ella, Gonzalo y Álvara sus padres adoptivos.

A pesar del gran amor que le entregaron estos padres adoptivos, el camino no ha sido fácil porque la prematurez extrema de Massiel le provocó una parálisis cerebral parcial que tuvo consecuencias graves en su aparato psicomotor. Su madre recuerda que cuando la recibió, ella presentaba una hidrocefalia importante y que el doctor no supo decirle cuán lejos podría llegar su hija. “Fue una batalla campal hasta los 19 años, hice todo lo que tenía que hacer, la llevé a cuanto doctor me decían, nunca creí las cosas negativas que me decían, la estimulé mucho, hasta que cuando tenía dos años llegamos a la Teletón y de ahí se desarrolló mucho, estuvo hasta los 21 años”, recuerda Álvara.

Con el tiempo sus papás adoptaron a otro niño, Nicolás y así Massiel se crió con el amor y la preocupación de sus padres y la compañía de su hermano. Durante su vida escolar hasta los 16 años, Massiel pasó por muchas cirugías que tenían por objetivo ir permitiéndole mayor autonomía a través la intervención en tendones y músculos. Hoy tiene 32 años, es una mujer casada, tiene una hija de diez meses, estudió periodismo y llegó a ejercer incluso en televisión.

Cuando nació su hija, Massiel tuvo que enfrentarse a todo lo que implicaba ser madre y con la realidad que su mamá la había abandonado desde la concepción. “Cuando cumplí las 24 semanas de embarazo me tocó la primera ecografía doppler y ahí tuve conciencia de lo que me habían hecho. Al ver a mi guagua dentro de mi guata, tan chiquitita, y pensé que yo a esa edad ya había nacido y estaba sola, luchando por mi vida, fue muy impactante. Me puse en el lugar de la persona que lo había hecho. No la juzgo, pero me pregunto: ¿qué corazón tiene? O, ¿qué la llevó a hacer algo así? ¿Por qué no me tuvo y me regaló? No la condeno, tal vez si un día me pudiera sentar delante de ella y conversar, la perdonaría para que fuera libre. Pero siempre me pregunto qué tan grande puede ser un problema para que te lleve a tomar una decisión así, hasta el último día de mi embarazo me lo pregunté. Y después del parto, por todas las dificultades físicas que me dejó el que me hayan tratado de abortar, me enfrenté cara a cara con lo que había sido mi realidad de origen”.

A Massiel por su experiencia le ha tocado ir a la Comisión de Salud del Senado a exponer su caso, y ahí se ha topado con personas que están a favor de despenalizar el aborto. “Uno entiende a las personas que han sufrido, pero hay personas que son tan frías y dicen que frente a sus embarazos inviables solo quieren abortar a sus guaguas para depués tener una guagua sana. Pero yo les pregunto a esas personas y a otras personas a favor del aborto: ¿quién defendió mis derechos a vivir como una persona normal? Nadie”.

Reportajes Relacionados

About Author

Elizabeth Dublés

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *