Escrito por Andrea Puyol M. / Nº 242 /  24 November 2016
Sueños de maternidad

Todos sabemos que los primeros tres meses de embarazo suelen estar marcados por las náuseas y que luego aparecen otros síntomas molestos como dolor de espalda, acidez estomacal o calambres… Sin embargo, hasta ahora se ha puesto poca atención a un hecho notable: lo que sueñan las mujeres durante estos nueve meses. ¡A poner atención! Porque estos sueños reflejan todo el proceso de cambio que vive la mujer para asumir su nueva identidad como madre.

Desde que se embaraza, la mujer comienza a vivir un proceso de transformación psicológica que es necesario para el desarrollo de su identidad materna y de las actitudes requeridas para su desempeño como madre una vez que el niño nace.

En octubre recién pasado la doctora en psicología de la Universidad de Melbourne, Australia, e investigadora docente del Centro de Apego y Regulación Emocional, CARE, de la Universidad del Desarrollo, Soledad Coo, dictó una charla titulada ¿Qué sabemos del inicio del desarrollo humano?, una mirada a la transición de la maternidad, en donde expuso los resultados de sus investigaciones en este campo. A través del estudio de los sueños de las mujeres durante el período perinatal pudo concluir que la actividad onírica refleja las ideas y preocupaciones de las futuras madres sobre sus hijos e hijas por nacer.

El estudio utilizó un método cuantitativo de análisis de sueños que le permitió observar cómo los cambios propios de la transición a la maternidad se reflejan en estos sueños de las mamás en el período del embarazo y postparto.

soledad-cooEl estrés de la madre y la programación fetal

Soledad Coo cuenta que sabemos que la interacción entre el ambiente y los genes tiene como resultado lo que conocemos como desarrollo humano y esta interacción comienza desde antes del nacimiento de la guagua.

“Cuando un niño ya nació, el ambiente se entiende como el medio físico, social y emocional en el cual crece, pero durante el embarazo el ambiente es el cuerpo de la mamá, por lo tanto todas las conductas, experiencias y emociones de la mamá afectan a la guagua”, explica.

“Hay un término que se refiere a todo esto y es la programación fetal: señala que el desarrollo intrauterino puede verse afectado por lo que la mamá hace, y esto va desde cosas muy concretas como la comida y el ejercicio, hasta la parte emocional; ahora último han habido varias investigaciones, sobre todo en Inglaterra, en que se ha visto que si la madre pasa por altos niveles de estrés durante el embarazo puede haber consecuencias emocionales en el desarrollo del niño y también problemas conductuales en una etapa posterior. La hipótesis de esto es que cuando la mamá está estresada, está expuesta a una alto nivel de cortisol que la placenta no puede filtrar por completo y el desarrollo del cerebro del feto se ve afectado por este exceso de cortisol”.

Según la especialista, esto a la larga podría influir en niños más vulnerables emocionalmente y que pueden desarrollar ansiedad, síntomas de depresión y problemas conductuales o de relaciones con los otros. También señala que es importante destacar que no a todos los niños cuyas madres han estado expuestas a estrés les va a suceder esto, porque el factor genético juega un importante rol también.

Cambio de prioridades

¿Cuáles son los principales cambios psicológicos que vive una embarazada?
El psiquiatra suizo Daniel Stern plantea que en este período se activa una manera de funcionar distinta en la cual la figura de la guagua es el centro del mundo psicológico y práctico de la mamá. Entonces existen cuatro grandes áreas de las cuales la mamá se preocupa y ocupa: la primera es la de mantener a su guagua viva y sana; la segunda es establecer una relación con ella, para que su hijo o hija la quiera y ella a su vez quiera a su guagua; la tercera es la interacción social para establecer redes, con la familia o con amigos que tengan hijos pequeños. Sin embargo, el área más importante es la cuarta, y radica en la psicología materna, donde se da un cambio de identidad ya que las mujeres dejan de ser independientes, ya no están centradas en los múltiples roles que tienen como pareja, trabajadoras, etc. Cuando nace la guagua todos estos roles pasan a segundo plano y se establece como prioridad cuidar al niño y ser mamá. Y eso hace que la mujer se replantee toda su vida y su manera de enfrentar y de relacionarse con el medio. Este es un proceso que viven todas las mujeres con mayor o menor grado de conflicto según sus propias vivencias.

¿Es el embarazo un estado de mayor vulnerabilidad?
Es un estado vulnerable porque en esta etapa la mujer debe adaptarse mucho, tomar decisiones para cumplir su rol de mamá. De cómo vivan los cambios van a depender las representaciones o ideas que las mujeres tengan de sí mismas y de su guagua por nacer. Estas ideas comienzan mucho antes del nacimiento. Estas ideas son muy fuertes hasta el segundo trimestre del embarazo y en el tercer trimestre van desapareciendo, porque la mamá se va preparando para recibir y relacionarse con la guagua de verdad.

El mundo de los sueños

En esta transición psicológica y emocional, ¿qué papel juegan los sueños?
Hay estudios que señalan que todas estas ideas y representaciones durante el embarazo, también se manifiestan en los sueños y esa fue parte de mi tesis de doctorado. Hay distintas teorías psicológicas para abordar el tema de los sueños; yo trabajé con la Teoría de la Continuidad de dos especialista estadounidenses llamados Calvin Hall y Robert Van de Castle. Ellos plantean que los contenidos de los sueños reflejan las ideas y preocupaciones que las personas tienen durante el estado de vigilia y por eso se llama de continuidad y se diferencia del psicoanálisis. Ellos desarrollaron un modelo para cuantificar los sueños y normas para categorizar los contenidos de esos sueños. Entonces uno puede ocupar ese método y codificar la muestra que uno tenga y compararlo con estas categorías estándar que ellos construyeron a partir de sus estudios. Es lo que yo hice en mi estudio con mujeres a partir de su tercer trimestre de embarazo y los tres primeros meses de post parto. Y lo que encontré fue que en los sueños de las mujeres embarazadas los personajes más frecuentes son familiares y amigos, lo que refuerza la idea de que en este período la mujer se acerca a los círculos que les resultan más cercanos y amistosos. En cuanto a las interacciones sociales se ven más interacciones amigables y menos interacciones agresivas.

Las 4 prioridades de la madre durante el embarazo

Mantener a su guagua viva y sana.
Establecer una relación con ella, para que su hijo o hija la quiera y ella a su vez quiera a su guagua.
La interacción social para establecer redes, con la familia o con amigos que tengan hijos pequeños.
Un cambio de identidad femenina, que permite que muchos roles pasen a segundo plano para establecer como prioridad cuidar al hijo(a).

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *