Escrito por Equipo Hacer Famila / Nº 242 /  22 November 2016
Vivir como recién casados

Es inevitable que los deberes familiares, el cuidado de los hijos y la rutina diaria nos impidan vivir en una eterna Luna de Miel, pero también es cierto que podemos revivir ciertas costumbres que nos hacían felices al estar recién casados para revitalizar nuestra vida en pareja.
Los más agradecidos con esto son al poco tiempo los hijos, porque ven a sus papás unidos y animados. Lo que más cuesta es poner límites a la familia extendida y a los amigos, porque para reservar espacios a la pareja hay que rechazar a veces panoramas grupales.
Junto a algunos recién casados hicimos un listado de aquellas actividades y panoramas que lamentarían perder con el paso del tiempo.

1. El café de la esquina

“Por lo menos una vez a la semana nos juntamos después del trabajo en nuestro departamento y salimos a caminar rumbo a una pizzería que hay a unas 10 cuadras. Otras veces vamos caminando a comer un sandwich… Es exquisito porque mientras caminamos vamos conversando, nos relajamos y después disfrutamos comiendo; así nos libramos ese día de cocinar y lavar platos. Siempre nos preguntamos qué va a pasar cuando tengamos hijos. Quizás sigamos saliendo con la guagua en coche, pero yo creo que lo ideal va a ser que alguna de las abuelas o tíos haga de babysitter un rato para no perder nunca esta costumbre de salir solos en plan bien informal”.

2. ¿A QUÉ HORAS VAS A LLEGAR?

“Los dos trabajamos en comunas bien distantes, así que nos demoramos al menos una hora en volver a la casa de la pega. Pero siempre siempre, después de almuerzo nos llamamos por teléfono y preguntamos el uno al otro ¿a qué hora vas a llegar? Cuando mi marido me dice que se va a demorar un poco, yo paso al supermercado. Si me dice que va a llegar antes, trato de irme antes. Esto de ajustar nuestros tiempos me parece super importante de mantener en el tiempo, de saber que uno cuenta con el otro y que para él es importante igual que para mi encontrarnos en la tarde”.

3. TARDE DE PELÍCULAS

“Cuando recién volvimos de la Luna de Miel nos tragaron las dos familias políticas. Los sábados íbamos a almorzar a una casa y los domingos a la otra. Pero a los pocos meses estábamos agotados y los fines de semana se volvieron una tortura porque no teníamos minuto para nosotros. Así que establecimos que iríamos sábado por medio a una casa y domingo por medio a la otra casa. Nuestras familias son bien rígidas en este sentido y nos costó un par de caras largas. Pero fue demasiado bueno ganar tiempo para estar solos y lo que más nos gusta es ver películas. Una tarde vimos las tres partes de El Padrino; y ahora estamos viendo una serie. Hemos hablado de lo importante que es el sello familiar cinéfilo que queremos para nosotros, asi que tenemos una buena pantalla y un rack bonito en el living”.

paseoperro-reciencasados4. TURISMO POR LA CIUDAD

“Lo primero que hacemos el sábado por la mañana es revisar en el diario los panoramas gratis que hay en la ciudad. Ferias, exposiciones, espectáculos… A veces tenemos marcado en nuestro calendario eventos a los que queremos ir si o si. Y partimos en metro, con ánimo de turistas, aprovechando a recorrer los barrios, conocer la arquitectura, las iglesias. Aprovechamos a comer algo por ahí y muchas veces hemos seguido de largo, entrando al cine en la tarde. Es nuestro panorma favorito y no veo por qué no podamos seguir haciéndolo con niños”

5. PLANIFICAR LOS FINES DE SEMANA

“Nosotros nos fuímos a vivir a Punta Arenas recién casados y no conocíamos a nadie. Asi que al principio estábamos bien solos y eso nos incentivó a querer conocer la zona. Compramos una serie de guías, preguntamos por aquí y por allá y nos encontramos con una tremenda lista de lugares que podíamos conocer. Asi que empezamos a planificar cada fin de semana, muy organizados. Fue increíble. Lo pasamos super bien y a medida que fuimos conociendo gente, nos empezaron a invitar a almuerzos y comidas y lo empezamos a dejar. Pero lo extrañamos mucho. Asi que hemos vuelto a esa práctica y nos damos cuenta que si no planificas tu fin de semana, te traga la máquina”.

bicicleta-reciencasados6. EL DEPORTE JUNTOS

“Nos gusta el senderismo y salir a caminar juntos. Desde que pololeamos subimos al menos una vez por semana el cerro Manquehue cuando el tiempo lo permite y muchos sábados en la mañana también salimos a caminar largo. Hay cientos de lugares a los que ir. Mi marido juega fútbol además en la semana y los domingos y yo voy al gimnasio. Pero subir cerros juntos es diferente; es un panorama nuestro que nunca quisiera perder”.

7. IR JUNTOS AL SUPERMERCADO

“Yo siempre vi a mi mamá sufrir por el tema del supermercado. Iba siempre sola a la salida de su trabajo o el fin de semana…, llegaba cargada de bolsas y siempre le faltaba algo. Traumático. Asi que de recién casada le dije a mi marido que o iba él o íbamos juntos. Ir juntos es muy entretenido, además que así los dos sabemos cuánto cuestan las cosas y los dos estamos de acuerdo en lo que se compra. Puede parecer una cosa chica, pero para mi es importante no perder esta costumbre porque no quiere que me pase lo mismo que a mi mamá”.

8. JARDINEAR DE A DOS

“La decoración de la casa y el jardín hasta ahora ha sido un asunto de los dos. Cada lámpara y cuadro lo hemos decidido juntos. Vemos revistas, vamos a tiendas, pensamos, repensamos y después estamos los dos juntos al pie del taladro aunque sea mi marido quien lo maneje. Me encanta eso, me encanta sentir que la formación de nuestro hogar es algo de los dos. No quisiera perder nunca eso”.

picnic-reciencasados9. EL PICNIC CON LOS AMIGOS

“Tenemos un grupo unido de amigos, varios con niños chicos. Y descubrimos que juntarnos a un picnic al mediodia en el parque era mucho mejor que en las noches en las casas, donde además de trasnochar le damos trabajo a una de las amigas. Ha sido genial. Es un panorama suelto, a un súper buen horario porque las guaguas llegan con su colado al parque y nosotros llevamos cosas ricas. Tipo dos de la tarde, cada uno a sus casa… Me gusta esta mentalidad de recién casados, de descomplicarse de las cosas sociales y compartir con los amigos sin que eso sea lo único del fin de semana”.

10. HACER PLANES

“Las vacaciones, la casa propia, la pieza de la guagua, el espacio para reciclar…, me encanta esta sensación de tener la vida por delante para llenarla de proyectos. Me pregunto qué pasará cuando ya tengamos todo armado. No creo que sea bueno sentir que ya no tienes nada más que hacer. Asi que me encantaría no perder jamás esta sensación de que el futuro está por hacer. Aunque seamos viejitos quiero seguir planeando cosas juntos”.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *