Escrito por Equipo Hacer Famila / Nº 244 /  16 January 2017
Educar en la era de las emociones

Los padres son el factor clave en el desarrollo emocional de sus hijos durante los primeros meses y años de vida. Reconocer y aprender a expresar emociones, junto con la adquisición de hábitos, son los dos factores que inciden directamente en las habilidades sociales, capacidad de resolución de conflictos y rendimiento académico de los niños.

María Zegers y Carolina Campino fueron compañeras de colegio y posteriormente estudiaron juntas Pedagogía Básica en la Universidad Católica. María se especializó en matemáticas y Carolina, en lenguaje. Al finalizar, María trabajó por seis años años en un colegio como profesora de matemáticas y actualmente trabaja en la Universidad Católica haciendo clases en la Facultad de Educación. Además, es relatora del Método Singapur (Metolodogía para enseñar Matemática). Carolina, por su parte, al terminar la carrera optó por continuar sus estudios en Psicología, especializándose en el área clínica infantil, desempeñándose actualmente como psicóloga educacional y clínica.

Hoy inician un nuevo camino juntas: crearon B-Kids, una marca dedicada a la confección de material psicoeducativo que permite apoyar a los padres en el proceso de desarrollo de sus hijos.

mzegers-ccampino-244Material con sentido

¿Qué las llevó a elaborar este proyecto?
– A través de largas conversaciones y la revisión de pruebas estadísticas, nos dimos cuenta que habían pocos instrumentos lúdicos que tuviesen como objetivo el ayudar a los padres en el proceso de formación de sus hijos, pero desde una mirada integradora, no con un foco cognitivo y orientado únicamente a cumplir una meta. Sentíamos que faltaba material con sentido, que potenciara el desarrollo socioemocional desde lo lúdico y afectivo de los niños pequeños.

Ustedes son psicóloga y educadora, ¿qué aportó cada una desde sus profesiones?
– Desde la experiencia en el aula y en el trabajo clínico, tanto con niños como con sus padres, hemos evidenciado que para salir adelante y desarrollarse intelectualmente, es imprescindible contar con una base emocional clara y consistente. Si bien las docentes, psicólogas y otros profesionales externos son importantes en el desarrollo de los niños, los padres son el factor clave y un buen trabajo de desarrollo emocional y hábitos por parte de ellos para con sus hijos, incide directamente en diferentes ámbitos como son las habilidades sociales, resolución de conflictos y rendimiento académico, entre otros.
Hemos comprobado, cada una en su área, que con el uso de material de calidad y las estrategias adecuadas, el mensaje llega con mucha mayor facilidad al aprendiz, logrando excelentes resultados. Es por esto que nuestra línea de trabajo ofrece material que sea acorde a las necesidades e intereses de los niños, que tenga sentido, de fácil uso y que sea atractivo.

Hábitos y bienestar

En los niños pequeños hay dos áreas muy presentes en el día a día: hábitos y emociones. ¿Cuál es la importancia de formar hábitos?
Los hábitos son esenciales en el proceso de formación porque se asocian con la estabilidad, predictibilidad y seguridad. Los niños necesitan certeza y un orden que los guíe en su actuar. A medida que van creciendo, las tareas y responsabilidades son mayores, y son ellos mismos quienes aprenden a establecer sus límites, prescindiendo del adulto que otorgue siempre la misma instrucción. Es un proceso llamado autocontrol que se produce entre el adulto que enseña y el niño que recibe y aplica este aprendizaje.

¿Qué relación tienen los hábitos con el bienestar?
– La relación que se establece es directa, porque los hábitos tienen la función de proveer un entorno predecible. A través de los hábitos, el adulto le proporciona al niño un ambiente seguro que es estable, donde el niño sabe qué tiene que hacer y qué se espera de él. En el caso contrario, que un niño de dos o tres años tenga plena libertad para hacer lo que él desee, como es elegir lo qué quiere almorzar o qué ropa se quiere poner, genera una angustia en él porque no cuenta con el desarrollo cognitivo y emocional para elegir entre tantas opciones. Si bien los adultos buscamos potenciar la autonomía, ésta debe ser gradual y acorde a la edad de los niños.
En este sentido, para que los hábitos proporcionen bienestar, a la base debe haber una comunicación afectiva, clara y precisa, con normas consistentes y consensuadas entre los padres. Es por esto que nuestro chart ¡Yo puedo hacerlo! ofrece 15 actividades diferentes para que los papás trabajen con sus hijos, de tal forma que entre ellos puedan negociar y establecer cuáles trabajarán durante cada semana.

libroemociones2-244¿Qué relación tiene los hábitos con la adquisición de la identidad y seguridad en sí mismos?
– Que los padres tengan un plan consistente y consecuente promoverá un sentimiento de seguridad en los niños, y más aun si se utilizan elogios e incentivos. Que el adulto pueda reconocer y premiar la conducta esperada, transmite al niño el mensaje “bien, tu puedes hacerlo”. De lo contrario, si los adultos promueven un contexto estresante en donde tienden a descalificar a través de mensajes como “no puedes hacerlo”, “eres un niño malo” o incluso a través de conductas de indiferencia como no acercarse, ignorarlo o no intentar calmarlo, se está imponiendo un modelo de poder y autoridad que provoca miedo e inseguridad y que no contribuye positivamente en el proceso identitario. El conocimiento que tienen los niños de sí mismos, tiene relación directa con la imagen que tienen de sí mismos en relación a sus características físicas y actividades, y con la relación entre sus aspiraciones y logros.

¿Qué relación tienen los hábitos con valores importantes para su futuro como el orden, la obediencia, la alegría, por ejemplo?
– Los hábitos representan la puesta en práctica de actividades que conducen hacia una estructura, siendo los cuidadores quienes ayudan al niño en la organización y estabilidad emocional. La familia, como primer agente de socialización, deberá sentar las bases para que posteriormente el niño pueda interactuar armónicamente con otros, siendo las normas y límites un factor protector en el desarrollo futuro pues promueven una convivencia más organizada, un sentido de respeto hacia los otros y hacia uno mismo. Es por esto que la relación con la formación valórica es transversal.

Emociones y vida cotidiana

Con respecto a las emociones, ¿qué se sabe hoy acerca de éstas?
– Las emociones son un tema que lentamente se va consolidando, sin embargo, aun hay vacíos sobre la forma de trabajarlas con los niños. Hace algunas décadas, dedicar espacio y tiempo al desarrollo emocional no cabía en la dinámica familiar porque no era relevante lo que los niños sentían o pensaban. Hoy en día hay certeza sobre la importancia de contar con una base socioemocional consistente, ya que es el primer eslabón para desempeñarse con éxito en las otras áreas.

¿Cómo enseñar a los niños a reconocer sus emociones?
– Los momentos difíciles son fundamentales para que los adultos le enseñen al niño a reconocer y expresar de manera adecuada sus emociones, comprender lo que le sucede y buscar soluciones.

Entre los cero y dos años los niños necesitan de los cuidadores para regularse porque aún no cuentan con las estrategias óptimas, siendo esencial la verbalización. Si a tu hijo tu no le dices “sentiste miedo” y solo vas y lo tomas, él no tiene cómo saber que lo que sintió es miedo porque lo que él experimenta son patrones de activación fisiológica. Los niños pequeños no pueden nombrar porque no tienen las habilidades para representar lo que ocurre a nivel corporal, por lo que va ser el adulto quien va a tener la función de darle un significado a esa experiencia fisiológica que el niño está experimentando. De ahí la importancia de explicitar emociones y poder atribuirles un nombre.

Después de los dos años los niños comenzarán a aprender estrategias de regulación, donde será importante ver qué estrategias utilizan los adultos para enfrentarse al estrés porque les enseñan a los niños implícitamente a través de situaciones cotidianas. De esta manera, los padres juegan un rol fundamental al enseñar a reconocer y regular las propias emociones de sus hijos. De lo contrario, son ellos mismos los que podrían contribuir a un bloqueo de estas, que a largo plazo podría constituirse como una patología.

Nuestro libro Yo y mi mundo emocional busca justamente potenciar el desarrollo socioemocional en los niños, a través de un trabajo conjunto de padres e hijos. El libro trae una guía para padres y contempla actividades para abordar las seis emociones básicas, en donde el objetivo está en que el niño se reconozca a sí mismo como un ser único y que pueda identificar cómo expresa, él y los demás, cada una de las emociones básicas.

¿Qué lugar ocupan en nuestras vidas?
– Las emociones son la base de nuestra vida cotidiana. Se trata de estados internos que surgen de manera repentina, que implican una activación fisiológica y una conducta expresiva específica, por lo tanto, de cierta forma son incontrolables. Por lo mismo, es imprescindible que los adultos respetemos las emociones que sientan los niños independiente de la opinión que tengamos y que las aceptemos, sean positivas o negativas. En lugar de reprimir o contener, debemos hablar de ellas y enseñar a expresarlas.

ELCATÁLOGO DE B-KIDS

Libros:
Yo y mi mundo emocional
Libro para trabajar con los padres. Busca desarrollar en los niños el reconocimiento y expresión de las seis emociones básicas, promoviendo una base afectiva firme que les permitirá desenvolverse con seguridad.

¿De dónde vengo?
Para trabajarlo con los padres. Versión para hombre y para mujer. Permite construir con los niños su origen y constitución familiar.

Charts:
Yo puedo lavarme los dientes
Registro semanal de lavado de dientes en la mañana y en la noche. Incluye dos diplomas por misión cumplida.

¡Yo puedo hacerlo!
Registro semanal de diversas actividades que los niños se comprometen a hacer. Ordenar la pieza, hacer las tareas, comerse toda la comida, ayudar a recoger la mesa, etc. Incluye 15 actividades diferentes y dos diplomas de misión cumplida.

Datos prácticos:
¿Dónde acceder a este material y cómo aprender a usarlo?
En Instagram @bkidschile y correo electrónico en bkidschile@gmail.com.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *