Escrito por Andrea Puyol M. / Nº 244 /  16 January 2017
Niños y niñas con mal estado físico

Los resultados publicados recientemente en el Estudio Nacional de Educación Física 2015 -que estuvo bajo la responsabilidad de la Agencia de Calidad del Ministerio de Educación- lanza un grito de alerta sobre la llamada condición física de los niños de octavo básico. 

El 45% de los estudiantes presenta exceso de peso. Las mujeres fueron peor evaluadas que los hombres. El problema es transversal al conjunto de grupos socioeconómicos. Y los resultados son peores que los del año 2014.

Ese podría ser el resumen del Estudio Nacional de Educación Física 2015, que en este entrevista analiza Omar Fernández, director de la Escuela de Ciencias de la Actividad Física del Deporte y la Salud (ECIADES) de la Universidad de Santiago, experto en sociología de la actividad física.

¿A qué atribuye estos malos resultados?
– Las variables que inciden en estos resultados son multicausales, desde una cultura donde todo es desechable, inmediato, centrado en el individualismo, el consumismo y las marcas, a conductas donde el hedonismo y la falta de voluntad cruzan al conjunto de la sociedad. Nuestra población se vuelve hipokinética e hipotónica, es decir, no se mueve y tiene atrofia muscular. Somos una sociedad sin tono vital, incapaces de desafiarnos a salir del confort que nos entrega la tecnología. Lo que se observa con preocupación es una sociedad domesticada por la pantalla, agudizándose este aspecto en los niños, niñas y jóvenes, que viven buena parte del día atrapados por lo virtual, en desmedro del juego natural.

El mal resultado de las mujeres

De acuerdo al test, los niños presentan mejores resultados en todas las pruebas, salvo en flexión de tronco hacia adelante. En cuanto a la capacidad aeróbica y muscular, los niños de octavo básico también aventajan significativamente a las niñas.

Omar Fernández indica que una de las razones para este resultado desfavorable para las mujeres puede tener su origen en la exclusión que culturalmente ha vivido la mujer desde el origen helénico, greco-romano que nos singulariza como sociedad. Hasta hoy se ha excluido a la mujer de los bienes culturales de la actividad física y el deporte: “Somos una sociedad machista y esto se expresa en la exclusión cotidiana que viven las hijas ante la posibilidad de asistir a talleres extraescolares de deporte en la tarde o el sábado, no se les autoriza pues deben ayudar en casa a hacer aseo, cocinar o cuidar a hermanos/as o abuelos, tratamiento paternal absolutamente contrario si se tiene hermanos, que si pueden participar hasta la hora que ellos establezcan del club deportivo o la actividad lúdica del barrio”.

¿La educación física en Chile ve a la mujer como un ser débil?
– No solo la reconoce como más débil sino que acentúa esa creencia al impartir clases de educación física para hombre y mujeres por separado, esto se expresa no solo en el sistema escolar, sino que también en la formación inicial de los profesores de Educación Física, aun se dan clases en algunas universidades de básquetbol voleibol o fútbol a futuros docentes en forma separada, desde allí se inculcan estas creencias que posteriormente se reproducen en el sistema escolar, dimensión que en otras culturas ya se superaron.

¿Qué consecuencias ha tenido esa mirada en el desarrollo deportivo de la mujer en nuestro país?
– Esta ha sido una lucha épica de las mujeres en el mundo del deporte global y en Chile en particular, hasta hace muy poco era impensable que las mujeres jugaran fútbol y hoy tenemos ligas de fútbol para mujeres, recientemente se acepta el box femenino, en el rugby se comienza a ver más cultoras, en definitiva las mujeres avanzan hacia reductos que hasta hace muy poco eran exclusivamente de los hombres. Sin embargo éstos son más bien retazos que no conforman un todo, de allí la necesidad que se ofrezcan más y mejores oportunidades para las mujeres, así como alentar a que padres y madres colaboren en esta cruzada y no se queden con modelos del pasado, que rotulaban a las mujeres ahombradas si practicaba algún deporte de contacto.

Los más aptos

¿Por qué la educación física en Chile ha estado enfocada en los más aptos?
– Es el modelo heredado de una formación de profesionales de la Educación Física, donde imperó el tecnicismo del gesto y el rendimiento por sobre la inclusión, de una formación centrada en los más aptos. Esto se manifiesta en que aun las clases de Educación Física buscan el rendimiento estandarizado, en desmedro de la singularidad de cada estudiante. Entonces al medio de los gimnasios, están los mejor dotados y en la periferia o las galerías del recinto donde se lleva a cabo la clase, se observan los más vulnerables y los más expuestos a los trastornos metabólicos, reproduciendo el modelo que excluye a los más necesitados.

¿Qué pasa con la obesidad y la Educación Física?
– Un grave error es culpar a la Educación Física de estos resultados, pues como ya se mencionó este es un problema global, multifactorial, que se expresa en el Estudio Nacional de Educación Física 2015, el que se reedita cada año con los estudiantes de octavo básico, pero que también se evidencia con los datos entregados por la Encuesta Nacional de Salud del MINSAL o la Encuesta Nacional de Hábitos de Actividad Física y Deportiva entregada por el Ministerio de Deporte a comienzos de este año. Por lo tanto en las clases de Educación Física debemos mejorar los aspectos didácticos para hacerla más atractiva, significativa y lúdica, que deriven a espacios escolares donde se reproduzca en el tiempo libre el placer de una buena práctica lectiva y revisar cada Proyecto Educativo Institucional (PEI) de tal manera que en la semana niños, niñas y jóvenes tengan a lo menos 30 minutos de actividad física de mediana a moderada intensidad.

¿Por qué es malo basar la educación física en lo competitivo?
– Exacerbar la competitividad en la clase de Educación Física es acentuar la exclusión. Lo que se debe organizar desde el punto de vista metodológico es que cada estudiante se vea interpelado a la superación personal. Esa motivación intrínseca e lo dispondrá a enfrentar el mundo y no en función de modelos a imitar, los mejores, los más fuertes y rápidos… Lo que debe descubrirse en la clase de educación física es el placer de jugar, con otros y no en contra de otros, descubrir el valor de convivir en la diversidad y reconocerse un ser perfectible en base a sus méritos y el apoyo de los demás.

mal-estado-fisico-244EL ESTUDIO
En el Estudio Nacional de Educación Física 2015, que estuvo bajo la responsabilidad de la Agencia de Calidad del Ministerio de Educación, se evaluó la “condición física” de estudiantes de octavo básico. La aplicación se realizó a una muestra representativa (nacional y por género) desde el 2 al 20 de noviembre del año 2015, evaluándose a 9.568 estudiantes de 309 establecimientos educacionales.

Las dimensiones que evaluadas fueron:
Antropometría: índice de masa corporal / IMC, perímetro de cintura.
Rendimiento muscular: abdominales, salto largo, flexo extensión de codos.
Flexibilidad: flexión de tronco adelante.
Resistencia aeróbica y rendimiento cardiovascular (Test de Cafra).
Potencia Aeróbica máxima (Test de Navette).

Objetivos: Este estudio buscaba aportar evidencias para el diseño de la política pública, la toma de decisiones pedagógicas y curriculares en cada establecimiento educacional y finalmente cómo se hacen corresponsables a la familia y al conjunto de la sociedad, ante una población definitivamente en riesgo.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *