Escrito por María José Harismendy / Nº 247 /  31 May 2017
El tesoro del fin del mundo

De sabor astringente y con cualidades antioxidantes inigualables, el maqui es un fruto que ayuda en la prevención de enfermedades crónicas como la alteroesclerosis, cáncer, resistencia a la insulina y diabetes, entre otras. Diversos estudios científicos así lo avalan, por eso desde el año 2011 el Ministerio de Salud lo incluyó en la lista de 103 hierbas de uso medicinal.

De poca pulpa y de color morado intenso, este pequeño fruto nativo crece de manera silvestre y es considerado un superalimento por sus innumerables propiedades, las que lo han convertido en un producto que cada día tiene más consumidores.

Utilizado ancestralmente por la cultura mapuche, el maqui o Aristotelia Chilensis, solo se encuentra en nuestro país y en algunos sectores de la Patagonia argentina. Pertenece a la familia de los berries y es una potente fuente de antioxidantes, vitamina C, calcio, hierro y potasio.

Este fruto promete mejorar la salud y calidad de vida de quienes lo consuman a diario:

Previene el cáncer y retarda el envejecimiento prematuro de las células.
Ayuda a proteger las neuronas; previene enfermedades crónicas como el Alzheimer.
Excelente antinflamatorio y analgésico natural.
Gran energizante.
Favorece la elasticidad de la piel.
Gracias a su propiedad termogénica, ayuda a quemar grasas y bajar de peso.
Estimula el metabolismo.
Ayuda a bajar el colesterol.
Su consumo depura el intestino e incentiva el tránsito intestinal, ya que es una buena fuente de fibra.
Regula el metabolismo del azúcar en la sangre, ideal para diabéticos.

No solo el fruto posee tantas cualidades curativas: las hojas de este arbusto también brindan muchos beneficios. Se pueden utilizar en el tratamiento de quemaduras y la infusión de maqui sirve para aliviar tumores, heridas, garganta inflamada, fiebre, diarrea o como analgésico.

Encontrarlo en su estado natural, es complejo, ya que solo se cosecha en enero y fresco, dura solo un par de semanas. Es por esto, que se puede encontrar en diferentes formatos: seco, liofilizado, en polvo, mezclado en suplementos alimenticios, jugos, cápsulas, etc. En ninguno de estas presentaciones, el maqui pierde sus curativas propiedades.

 

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *