Escrito por Jorge Velasco / Nº 248 /  29 June 2017
Educación Cívica: Un esperado regreso a las aulas

Después de casi dos décadas ausentes de las salas de clase de niños y jóvenes, la educación cívica y la formación activa en valores como el respeto, la tolerancia y la democracia ha retornado a los establecimientos educacionales. Si tendrá como efecto un aumento en la participación política de los futuros votantes, todavía es una incógnita, pero al menos es un paso importante.

Las elecciones parlamentarias y presidenciales de este año están avivando el debate político, pero ello no implica necesariamente que el tema ocupe el centro de la agenda de gran parte de los ciudadanos y, en especial, de los jóvenes. De hecho, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2013, la abstención llegó al 58,21% y, por si este número pareciera difícil de batir, para las votaciones de alcalde del año pasado alcanzó un 66%, haciendo que la legitimidad de los procesos eleccionarios quede en entredicho.

Estas cifras no debiesen tomarnos por sorpresa. La última Encuesta CEP de fines del año pasado señalaba que el nivel de confianza de la gente en los partidos políticos y el Congreso llegaba al 4% respectivamente, un número que apenas se elevaba al 10% en el caso del Gobierno.

Para diversos expertos, revertir este círculo vicioso tiene mucho que ver con la falta de la enseñanza de educación política en los colegios, luego de que en 1997 la asignatura de Educación Cívica fuera eliminada por las autoridades del currículum escolar. Consecuencia o casualidad, lo cierto es que para 2013 el 70% de los jóvenes hasta 29 años (es decir, todos quienes se formaron sin este ramo en el colegio) se abstuvo de votar en las elecciones presidenciales.

“Me parece de suma importancia enseñar educación cívica y política en todos los niveles escolares desde pre básica hasta la educación superior. Es responsabilidad del Estado y de todos como sociedad el formar personas que se sientan parte de la realidad política, donde se entienda efectivamente que las decisiones que se toman en esta esfera nos afectan a todos”, dice Estefany Cisternas, con más de 10 años de experiencia como profesora de Historia y Ciencias Sociales, y que actualmente trabaja como mentora en la Fundación Enseña Chile, destinada a fomentar la educación de niños y jóvenes en contextos vulnerables.

Múltiples alternativas

Para Estefany Cisternas existen diversas maneras para enseñar política y motivar la participación de niños y jóvenes en ella. Está, por ejemplo, el desarrollo de proyectos socio-políticos, donde los estudiantes detecten problemas en su comunidad y logren gestar soluciones y respuestas efectivas a estas problemáticas. O estimular a que puedan organizar campañas de educación cívica por medio de la realización de exposiciones, representaciones o afiches, o a través de la organización de elecciones y la entrevista a políticos con ideas antagónicas para que puedan comparar diferentes puntos de vista.

A nivel de instituciones gubernamentales, una iniciativa en este sentido es impulsada por el Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), que desarrolla la Escuela de Ciudadanía. Se trata de un programa anual destinado a alumnos de primero a cuarto medio de escuelas públicas, con la idea de promover el desarrollo de una cultura cívica en los establecimientos educacionales, desarrollar los valores democráticos en los alumnos, demostrar la importancia del voto como forma de ejercer derechos y potenciar el desarrollo de liderazgos juveniles. Incluye charlas de “educación cívica, ética y probidad pública”, el levantamiento de necesidades de las escuelas, la conformación de equipos de trabajo para elaborar proyectos que responden a ellas, campañas de difusión de los mismos a modo de iniciativas electorales, un proceso de votación y, finalmente, la ejecución de la iniciativa elegida en cada escuela.
Si todas estas actividades se dirigen en la dirección correcta, es probable que haya que esperar algunos años y elecciones para saberlo. Pero, al menos, el sistema educativo parece estar haciendo su parte para que así ocurra.

PLAN DE FORMACIÓN CIUDADANA

Consciente de problemas como la baja estima de los jóvenes por la política y la escasa participación electoral, el Gobierno impulsó y promulgó en marzo de 2016, la Ley 20.911 que crea el Plan de Formación Ciudadana para los establecimientos educacionales reconocidos por el Estado, con el objetivo de que brinde a los estudiantes de la enseñanza parvularia, básica y media “la preparación necesaria para asumir una vida responsable en una sociedad libre y de orientación hacia el mejoramiento integral de la persona humana, como fundamento del sistema democrático, la justicia social y el progreso”. Sus contenidos podrán ser fijados de manera libre por cada sostenedor, de acuerdo a ciertas directrices generales.

Ley promueve la realización de actividades extracurriculares, en el aula y también en otros ámbitos de acción como consejos de profesores, consejos de curso y elecciones en centros de alumnos. A su vez, en el texto legal el Gobierno comprometía al Ministerio de Educación a impulsar a más tardar en 2017 una asignatura obligatoria de la asignatura de Formación Ciudadana para los alumnos de tercero y cuarto medio.

Al mismo tiempo, sugiere también diversos ámbitos de acción, como una planificación curricular que muestre de modo explícito los objetivos de aprendizaje transversales que refuerzan el desarrollo de la ciudadanía, la ética y una cultura democrática en las distintas asignaturas del currículum escolar; la realización de talleres y actividades extraprogramáticas; actividades para promover una cultura de diálogo y sana convivencia escolar, y estrategias para fomentar la representación y participación de los estudiantes.

EJEMPLOS EXISTOSOS EN REGIONES:

• Liceo Educacional La Igualdad: Ubicado en Valparaíso, este establecimiento desarrolla un Taller de Ciudadanía para alumnos de 6º básico a 2º medio. Para ello realiza un sondeo para saber qué temas les interesa abordar a los estudiantes y se llevan a cabo actividades como revisión de películas, realización de investigaciones, presentaciones, trabajos en grupos, salidas a terreno para conocer el patrimonio de la Región de Valparaíso o visitas al Congreso Nacional. A su vez, lo estudiantes deben diseñar una encuesta de opinión pública, redactando un cuestionario con preguntas sobre identificación política, conocimiento de partidos y participación, entre otros temas.

Escuela General Manuel Bulnes: Este establecimiento de la ciudad de Punta Arenas, es sin duda un gran ejemplo a imitar. Desde hace 20 años cuenta con un Municipio Escolar en educación básica, con alcalde o alcadesa y concejales. Con él se busca familiarizar a los alumnos con los procesos eleccionarios y el funcionamiento de las instituciones a nivel local. Quienes se presenten para ser elegidos deben cumplir con requisitos como tener una antigüedad de seis meses en la escuela, estar entre 4° y 7° básico, tener una lista de quince firmas que avalen la campaña y 85% de asistencia a clases. Los candidatos realizan afiches de campaña y visitas a los cursos para dar a conocer sus propuestas. Finalmente, hay votos con urnas, cámaras de sufragio y un proceso de conteo de votos. En la votación participan estudiantes de 4° a 7° básico, y los de 8° básico hacen las veces de vocales de mesa y velan para que el proceso eleccionario se lleve a cabo de buena manera. Después de ser elegidas, las nuevas autoridades trabajan en áreas como deporte, aseo y ornato, seguridad y acción social. Además, un docente destina dos horas semanales para apoyar la realización de proyectos y se reúne con los miembros del municipio una vez por semana. En tanto, los presidentes de curso colaboran en las comisiones de trabajo de cada área y realizan la coordinación entre el municipio y los alumnos. Junto con ello, los concejales y alcalde se juntan mensualmente con un equipo compuesto por profesionales de la escuela y asesores externos.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *