Escrito por María Ester Roblero / Nº 248 /  29 June 2017
La educación de calidad es integral

En todo el mundo se habla de la necesidad de reforzar el carácter de los niños como una estrategia para entregarles una auténtica educación de calidad. En esta línea, Fundación Belén Educa, que forma a más de 14 mil alumnos en 12 colegios de sectores vulnerables de Chile, publicó el libro Orientar para Crecer.

Un niño de cuatro años necesita aprender a tomar el lápiz, recortar, las letras y los números. Pero tan importante como esto es que reconozca emociones en sí mismo y se conecte con las de los demás.

A los seis años existen metas educativas con respecto a la lectura y pre escritura, pero es igual de necesario que trabajar en grupo le resulte motivante, y que desarrolle habilidades colaborativas.

Luego, en la pre adolescencia, entre los 12 y 14 años, las materias que estudian se hacen cada vez más complejas, así también como sus cuestionamientos sobre el mundo adulto.

Por esta razón, al presentar el libro Orientar para Crecer, Juan Enrique Guarachi, director ejecutivo de Fundación Belén Educa, señaló: “nos importa formar hombres y mujeres íntegros, que aprendan a leer y tomen gusto por la lectura, por las matemáticas, ciencias e inglés…, pero todo esto junto con la formación de su carácter y del sentido de la vida. Así entendemos la educación de calidad”.

Una tendencia internacional

La necesaria atención a la formación del carácter de los niños es un tema recurrente en el mundo de hoy. Ya en el año 2012, en España, se destacaban las experiencias llevadas a cabo en algunos centros educativos de Madrid y el País Vasco que demostraban que, incluir entre sus objetivos transversales el reconocimiento de los sentimientos, la resolución de conflictos, el control de la ira y de la incertidumbre, el trabajo en equipo, y la superación de la frustración, entre otros, permitía que los alumnos estuvieran mejor preparados para solucionar problemas y tuvieran mayor madurez personal. Más recientemente, en el año 2014, The Brookings Institution, un think tank de norteamericano, reunió en un libro 18 artículos que abordan el papel de la educación del carácter en la lucha contra la pobreza desde diferentes puntos de vista.

Por esta razón, el rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, destacó durante la presentación del libro que “potenciar la formación integral de los estudiantes permite que la educación en Chile avance hacia lo integral: lo social y afectivo. El impacto positivo de esto se hace evidente en la experiencia internacional: permite llegar a la vida adulta con equilibrio personal y salud mental y enfrentar la vida ciudadana y la inserción laboral mejor preparados”.

Cinco ámbitos en cinco etapas

La normativa vigente del Ministerio de Educación en Chile sugiere la obligatoriedad curricular de una hora semanal de Orientación de 1º a 6º básico. Sin embargo, la Fundación Belén Educa ha implementado desde hace casi una década un programa semanal de pre kínder a IV medio, del que surgió este modelo de Programa de Orientación elaborado en base a cinco ámbitos: autoconocimiento, proyecto de vida, afectividad y sexualidad, relaciones interpersonales e inserción social. Frente a esto, la psicóloga Neva Milic señaló que la elección de estás áreas es un acierto, pues están profundamente vinculadas al aprendizaje socio emocional de los alumnos, a su bienestar y a la generación de un proyecto de vida positivo para ellos y para la sociedad.

La aplicación del programa se realiza a través de temas y actividades distribuidos por etapas donde es posible identificar características evolutivas comunes. Estas etapas son: Preescolar; 1º a 3º básico; 4º a 6º básico; 7º a 1º medio; II a IV medio.

• Ejemplos de características evolutivas en preescolar son: Dominar los temas de identidad, reconocer emociones en sí mismos, aprender por imitación, tener necesidad de vinculación, desarrollar el juego y sentirse competente.

• De 1º a 3º básico, estas características evolutivas son: Desarrollar el pensamiento causal, asumir roles en los juegos, el surgimiento de intereses y talentos propios, de sueños y temores respecto al futuro, aumento de la importancia de las amistades.

• Entre los 9 y 11 años: Comienza a desarrollarse el pensamiento hipotético deductivo, se inicia la crisis de identidad, surgen nuevos intereses, aumenta la interiorización de normas y el desarrollo moral, con mayor crisis de autoridad, crece la importancia de los pares.

¿Cómo se aplica este programa?

El programa educativo de la Fundación Belén Educa cuenta con tres espacios durante su jornada: la oración de la mañana, el consejo de curso y las clases de orientación. Juan Enrique Guarachi explica que “la oración de la mañana responde a la inspiración cristiana de la fundación; el consejo de curso es un espacio para desarrollar liderazgos, respeto por los demás y sus opiniones y capacidad de llegar a acuerdos y emprender acciones constructivas a favor del grupo. Las clases de orientación, por su parte, permiten formar en valores y virtudes que forjan la personalidad, como la fortaleza, la perseverancia… La suma de esto hace crecer con altas expectativas, pasión por el trabajo bien hecho y la justicia, ilusión por trabajar por el país”.
Sin embargo, al poner a disposición de cualquier colegio del país este programa, la Fundación Belén Educa confía en que las actividades propuestas para cada etapa puedan ser aplicadas por quien así lo desee, independiente de la orientación religiosa del establecimiento. Se trata de juegos, ejercicios grupales, y actividades, que permiten al Profesor Jefe abordar temáticas propias de la edad de los niños.

Historia del libro Orientar para Crecer

Es el resultado de la sistematización de la experiencia del Programa de Orientación de la Fundación Belén Educa, desarrollado en su red de colegios, con cerca de 14 mil alumnos, en los últimos nueve años.

Este programa surgió el año 2005 junto con la inquietud de profundizar en la orientación de los alumnos y crear un marco conceptual para guiar el trabajo  de los Profesores Jefes.

El año 2006 Belén Educa solicitó al Centro de Evaluación e Investigación Socioeducativa de los Hermanos Maristas una capacitación a los Profesores Jefes, en la cual se determinó la creación del área de Orientación y Familia el año 2007 para apoyar su labor. Entonces se visualizó a la familia como la principal aliada de la Orientación Familiar.

Este libro es la primera publicación de la Fundación Belén Educa y ofrece una compilación de buenas prácticas en clases de Orientación replicable en cualquier colegio del país, contribuyendo así a una educación de calidad.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *