Escrito por María José Harismendy / Nº 248 /  28 June 2017
Remedios caseros: Alivio desde la naturaleza

Los métodos naturales tienen cada vez más cabida en el tratamiento de las enfermedades propias de esta época. Son remedios llenos de tradición, que son traspasados de generación en generación y que mejoran nuestra calidad de vida.

Llega el invierno, las temperaturas comienzan a descender y, con el frío, aparecen las tan molestas enfermedades respiratorias: gripe, resfríos, tos, fiebre, catarros, faringitis y amigdalitis. Muchas de ellas duran varios días e incluso, a veces, son tan molestas que no nos dejan ni dormir.

En nuestro entorno existe una amplia gama de productos naturales que nos ayudan a combatir las típicas enfermedades invernales. Hierbas, plantas, frutas, verduras y la miel son algunos de los ingredientes que podemos utilizar para preparar recetas que nos ayudarán a aliviar estas molestas dolencia.
Se recomienda tomar mucho líquido, como agua, caldos y jugos naturales, ojala de cítricos por su alto concentrado de vitamina C. También infusiones de plantas y hierbas, que son un gran antibiótico natural.

A continuación les entregamos algunas recetas:

Para la Tos:
Jarabe natural de cebolla: Se prepara partiéndola en trozos y dejándola hervir en agua por unos 15 minutos, luego se retira del fuego y se debe agregar el jugo de un limón y dos cucharadas de miel. Se puede tomar durante el día.

Para el resfrío:
En una taza de agua hirviendo, poner una hojita de laurel y otra de salvia. Agregar una cucharadita de canela y de rábano picante. Endulzar con miel.

Congestión Nasal:
Poner agua muy caliente en un bol, inclinarse sobre ella con una toalla en la cabeza y aspirar el vapor. Durante el proceso, cerrar los ojos y no acercarse demasiado para evitar quemaduras. Esto se puede repetir varias veces al día. Idealmente, agregar algún aceite esencial o semillas de eucaliptus, albahaca o menta.

Otras recomendaciones
Si tienes algún malestar como dolor de cuerpo o desánimo, un poco de reposo también es beneficioso. Con ello ayudamos a que nuestro sistema inmunológico actué mejor, lo que favorece la recuperación.
La alimentación tiene un rol fundamental. Consumir una dieta liviana, rica en frutas y verduras, es un gran fortalecedor de nuestras defensas. Ideal poder, incorporar, ojalá, jengibre y algún suplemento natural en base a propóleo.
Ventila tu casa en la mañana por lo menos por 30 minutos.
Vestirse como una cebolla, o sea, por capas. De esta forma podrás ir controlando de manera gradual tu temperatura corporal, manteniéndola estable.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *