Escrito por Jorge Velasco / Nº 248 /  27 July 2017
Aprendizaje para la vida

Diversas instituciones han desarrollado programas para enseñar ciencia a lo largo del país. No solo se trata de que los niños asimilen contenidos de física, química y biología, sino que también aprendan a trabajar en equipo, desarrollar el pensamiento crítico y analizar su entorno para encontrar respuestas, habilidades fundamentales para la vida en comunidad.

Los programas para enseñar ciencia a los niños en Chile de manera didáctica y entretenida han ido ganando terreno en los últimos años, como complemento al currículo establecido por el Ministerio de Educación. Para ello existe una razón fundamental: la ciencia es una herramienta que va mucho más allá de la adquisición de conocimientos específicos.

A través de ella, los estudiantes aprenden a resolver problemas que enfrentan en la vida diaria, a hacerse preguntas, cuestionar verdades establecidas y analizar mejor su entorno para encontrar respuestas. Y, en el caso de las ciencias naturales, promueven temas como el cuidado del medioambiente, la salud, la alimentación, la energía y el clima, entre muchos otros.

“A través de la ciencia se desarrolla el pensamiento crítico, una capacidad de análisis y de abstracción que es propia del pensamiento científico. Esto permite que los alumnos no solo comprendan materias con cierto grado de complejidad, sino que puedan tomar mejores decisiones y, en definitiva, ser mejores ciudadanos”, dice Natalia Mackenzie, directora del programa Explora de CONICYT.

natalia-mackenzie-248Es justamente el CONICYT, por medio del programa Explora de Divulgación y Valoración de la Ciencia y la Tecnología, que desde 1995 se ha erigido como una de las instituciones pioneras en Chile en difundir la ciencia en los niños de una forma que escapa del modelo tradicional de enseñanza, buscando que experimenten de manera directa a través de ella, rompiendo el mito de que esta es algo complicado, realizado por científicos en bata blanca y encerrados en sus laboratorios.

A lo largo de los años, se han sumado otras instituciones privadas como la Fundación Siemens Stiftung que, con su programa internacional Experimento, desde 2011 ayuda en Chile a la formación y capacitación de docentes para que puedan entregar una educación orientada a las ciencias, la tecnología y los valores (capacidad de cooperación, comunicación y reflexión) a niños y niñas desde la primera infancia hasta la enseñanza media, con el fin de promover la experimentación e investigación autónoma y la comprensión de los fenómenos naturales en temas de energía, medioambiente y salud.
“El conocimiento en todas las áreas científicas aumenta y cambia constantemente. La tarea está en transferir los conocimientos y métodos de las ciencias a las escuelas de manera que los niños y niñas aprendan contenidos básicos y capacidades de aprendizaje autónomo para continuar aprendiendo siempre”, dice al respecto Soledad González Fiedler, socióloga y magíster en Políticas Públicas, y consultora externa para Siemens Stiftung en América Latina.

A diferencia de muchos otros programas complementarios a la educación aplicados en escuelas y colegios, los de CONICYT y la Fundación Siemens Stiftung se imparten no solo en Santiago, sino también en regiones.

KITS DE CIENCIAS
El programa Experimento también cuenta con kits de materiales agrupados según edades y que cubren toda la cadena educativa. Experimento 4+ está diseñado para niños y niñas de cuatro a siete años, Experimento 8+ para niños y niñas de ocho a doce, y Experimento 10+ para jóvenes desde los diez años y hasta los 18. En total, con estos materiales se pueden realizar más de 130 experimentos. El programa tiene asociado un portal de medios didácticos en línea, gratuitos y abiertos, donde se encuentran más de 5.000 recursos para profesores, desde guías de trabajo, hasta videos explicativos de los distintos fenómenos.

Los científicos al aula

De un tiempo a esta parte, Explora ha estado trabajando en alinear sus iniciativas con el currículo formal de estudios de los establecimientos educacionales. Es lo que, por ejemplo, ha ocurrido con su proyecto Cultura CTI, que el año pasado realizó un piloto en las regiones de Los Ríos y Metropolitana, y que en 2017 se extendió a la de Coquimbo. A través de él, se busca crear un puente entre la ciencia y la educación, objetivo para el cual los científicos organizaron distintas actividades de valoración de la ciencia y la tecnología, y co-diseñan junto a los docentes estrategias que permiten enseñar los contenidos de forma más entretenida, lúdica y dinámica.

Además, en todas las regiones Explora organiza los Proyectos Asociativos Regionales (PAR), los que realizan anualmente los Congresos Regionales de Ciencia, una instancia útil para plantear diversos temas de investigación, donde los alumnos buscan en sus propias comunidades algún problema, lo analizan y proponen soluciones. “Mientras realizan todas estas actividades aprenden una metodología de trabajo que posteriormente aplican para resolver problemas que les afectan”, comenta la directora del programa.

Otra de las actividades destacadas y que se realiza en todo el país, es la iniciativa 1000 científicos 1000 aulas, donde investigadores dejan sus laboratorios para ir a los establecimientos a conversar con los alumnos, alumnas y docentes, como una forma de acercar el mundo científico a la comunidad escolar.

Programas científicos en regiones

Además de las capacitaciones, la Fundación Siemens Stiftung ha desarrollado diversas iniciativas con Experimento en regiones. Por ejemplo, a través del Campus Villarrica de la Universidad Católica en la región de la Araucanía, se ha implementado el programa en escuelas rurales y se ha adaptado el contenido para incorporar la tradición y conocimiento mapuche.

Asimismo, con la Fundación Choshuenco se está llevando a cabo un proyecto en jardines infantiles de la Región de Arica y Parinacota que incorpora las temáticas científicas en párvulos, y con la Fundación Chile, con quienes se implementó el programa en la región de Antofagasta. Además, a través del programa ECBI (Educación en Ciencias Basado en la Indagación) de la Universidad de Chile para niños de enseñanza básica, esta iniciativa ha llegado a más de 26 comunas de norte a sur y está, incluso, en la Antártica, y dentro de poco se iniciará un proyecto piloto en Rapa Nui.

“Todos ellos son nuestros partners, quienes a partir de su propio interés y motivación y de la generación de alianzas con organismos públicos y privados han llevado, como parte de sus propias iniciativas y proyectos, el programa a las regiones. En su mayoría se trata de proyectos que se implementan en los niveles básico y preescolar”, concluye Soledad González.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *