Escrito por María de los Ángeles Saavedra / Nº 250 /  30 August 2017
Paula Rudnick: Criar en tiempos de blog

En un mundo que nos exige la perfección y donde la crianza parece una tarea monumental y hasta imposible, esta mujer que es mamá y emprendedora nos cuenta qué significa la maternidad en tiempos de blog.

Más de 600 mil páginas web aparecen sugeridas al buscar “consejos de maternidad” en Google. A eso, hay que sumar las redes sociales, las comunidades virtuales, los expertos que salen en televisión y la literatura formal que desborda de títulos sobre cómo criar a nuestros hijos. En medio de esta avalancha de información, encontramos a Paula Rudnick, Ingeniero comercial de profesión, emprendedora y mamá.

Después de estudiar en Concepción y trabajar en la capital, en el 2013, luego del embarazo de su primera hija Antonia, Paula decidió formarse como doula, una mujer que acompaña a otra en su proceso de maternidad. Tomó talleres online con expertas españolas sobre ciclo menstrual, desarrollo infantil, lactancia, emprendimiento y autoconocimiento, y entró a la primera versión del postítulo Gestación, parto y nacimiento consciente, de la Universidad de Santiago. Todo este trabajo y aprendizaje derivó en el blog y tienda online Dónde estás Pudú, plataforma que usa para empoderar a las familias en el proceso de la maternidad y crianza, además de ofrecerles productos que los ayuden en esta tarea.

¿Cómo empezaste tu incursión por el mundo online?
– Después del nacimiento de mi primera hija, comencé un pequeño blog personal motivada por todas las cosas nuevas que estaba descubriendo. Me sentía maravillada y abrumada a la vez. En este espacio virtual, escribía sobre lo que sentía, recomendaba libros, entrevistas y otros blogs que me habían gustado. En el 2015, con mi marido creamos la tienda online y blog Dónde estás Pudú. En este lugar recopilamos todo lo que a nosotros nos sirvió y nos hizo sentido durante nuestros primeros años de crianza. Seleccionamos los productos que nos facilitaron la vida como portaguaguas ergonómicos, cunas de colecho, libros sobre parto fisiológico, lactancia materna y crianza, entre otras cosas.

¿Qué te motivó a empezar un blog?
– Tenía ganas de compartir lo que había descubierto en ese momento: lo poderoso que había sido mi parto natural, lo compleja y placentera que puede ser la lactancia materna, la importancia de la primera infancia y los cuidados amorosos. Mi idea fue destacar temas importantes para comenzar a tomar conciencia. Me interesaba investigar a fondo para yo poder hacer el cambio y de paso influir en otros.

¿Cómo crees que puedes aportar con tu trabajo a otras mamás que inician el camino de la crianza?
Espero que todo mi trabajo en el blog, la tienda online y ahora recientemente los talleres de preparación al parto y círculos de maternidad y puerperio, aporten en entregar luz a cada mujer en su camino de toma de conciencia. Nosotras somos las únicas responsables de nuestra felicidad y bienestar. Si comprendemos esto y nos hacemos cargo de nuestro propio viaje interior, simplemente vamos a ser mejores personas y madres.

Paula-Rudnick-2501, 2 y 3… ¿Qué es mejor? Por Paula Rudnick

Formación de los niños: ¿estricta o libre?
– “Ninguna de las anteriores. Acompañar y criar con amor y respeto con límites claros y acordes a su etapa de desarrollo”.

Para buscar consejos de crianza: ¿Internet o literatura?
– “Hacer una primera exploración en Internet para buscar autores, libros, talleres, conferencias sobre los temas que más nos interesen”.

Con los niños: ¿fomentar apego o independencia?
– “Fomentar seguridad en el apego durante los primeros años para incentivar la independencia en los años posteriores”.

Cuando alguien extraño opina: ¿ignorar o escuchar?
– “Respirar profundo y, dependiendo del caso, sonreír, responder o agradecer”.

En estilos de crianza: ¿seguir un modelo o actuar según nuestros instintos?
– “Escucharnos a nosotras mismas, trabajarnos y buscar herramientas”.

Mamás Online

¿Cómo es ser mamá en tiempos donde predomina Internet?
– Entrega libertad y posibilidades: puedes acceder a información valiosa como estudios, ciencia, datos oficiales. También puedes generar redes de apoyo, participar en movimientos, ser parte de una comunidad virtual, emprender, tomar cursos y formaciones, puedes estudiar lo que quieras. Podemos acceder a algo súper profundo que tiene que ver con los estados y procesos emocionales de otras personas, logrando conectarnos con otros desde lejos, lo que ayuda a sentirnos acompañadas y comprendidas.

Parece ser que tenemos todo resuelto, pero ¿es realmente así?
– No podemos quedarnos solo con el apoyo virtual, porque no es suficiente. Necesitamos el abrazo, la sonrisa, la mirada cómplice. El contacto nos hace más humanos. Por otra parte, hay un exceso de información disponible y medios para acceder a ella: blogs, webs y redes sociales. Todo esto, muchas veces puede ser abrumador. Hay mucho que no podemos procesar y cuya calidad también es variable. En la web uno encuentra de todo.

Ante esta ola de información, ¿cómo se enfrentan las familias a la paternidad?
– Los primeros años de crianza son muy fuertes emocional y físicamente hablando. Muchas veces, nos damos con un balde de agua fría al descubrir el alto nivel de demanda que tienen las guaguas y niños pequeños. En este contexto, los padres nos encontramos más sensibles, permeables y rodeados de miles de opiniones de llamados gurúes, especialistas y opinólogos. En la web existen muchos sitios confiables que nos pueden llevar a informarnos, leer y buscar libros y autores de renombre, estudiar y aprender más sobre la naturaleza humana. Esto es clave porque estamos insertos en una cultura que no promueve el autoconocimiento ni la conciencia.

¿Cómo podemos aprender a filtrar lo que no nos sirve y tomar lo que nos aporta en la crianza?
– Escucharse es súper importante cuando uno es mamá o papá, porque bien en el fondo de nuestro corazón tenemos las respuestas para todo. Lo que nos pasa es que nos cuesta mirar hacia dentro. Tenemos miedo de encontrarnos con nuestra historia real, con nuestra infancia, con nuestras inseguridades, sombras e incongruencias. Entonces salimos a buscar respuestas afuera: mejor que sea el especialista quien me diga qué hacer, que me diga qué es lo mejor para mí y mi hijo. Afortunadamente hoy, las ciencias en sus diferentes ramas (neurociencia, fisiología, etnopediatría, epigenética) apoyan y respaldan las intuiciones de las madres. Nuestros conocimiento ancestral es un tesoro que tenemos proteger.

Ser mamá: La revolución interior

¿Qué es la maternidad para ti?
– Para mí la maternidad ha sido una revolución, un tremendo viaje interior. Creo que cada mujer vive su maternidad desde su propia historia personal y desde cada experiencia buena y mala que la fue marcando. Nosotras vamos tomando conciencia de más y más cosas en la medida que nos abrimos a esa experiencia. Cuando las mujeres entramos en contacto con nuestro mundo interno y resolvemos ciertas cosas del pasado que nos impactan en el presente, podemos criar desde un lugar más sano y luminoso. Creo que hay muchísimas mujeres que se están haciendo cargo de asumirse como adultos, trabajando patrones de conducta, creencias, hábitos, pensamientos que nos impiden tener una mejor relación con nosotras mismas y con nuestros hijos.

¿Es importante volver a una maternidad simple, menos bombardeada de información y más guiada por nuestros instintos?
– Yo siento que es importante volver a una maternidad empoderada y placentera, guiada por nuestro interior, por nuestro amor por nosotras mismas y nuestros hijos. Si para eso debemos leer muchos libros e informarnos, hacer terapia, ir a talleres y conferencias, bienvenido sea. El problema no es el exceso de información, sino nuestra actitud frente a esta. Si nos volvemos ansiosos o inseguros es porque quizás estamos teniendo demasiados inputs y eso no es sano. En ese sentido, dejemos espacios para el silencio, el disfrute, la conexión con nuestro cuerpo, con la naturaleza y con nuestros niños.

¿Cuáles son los pasos para volver al origen, a lo simple?
– Hay que aquietarse. Buscar los ritmos de nuestros niños, de nuestro cuerpo y de la naturaleza. Desconectarse de todo para poder conectarse con ellos y con nosotros mismos. Es un trabajo muy poderoso si se tienen las ganas y la voluntad de tomar las riendas de nuestras vidas.

En busca de la perfección

¿Es posible ser la “mamá perfecta” que nos exige nuestro entorno?
– Es imposible ser una mama perfecta, así como tampoco podemos desempeñar ningún otro rol a la perfección: hija, hermana, amiga, abogada, peluquera, etc. Nos debería bastar con ser buenas en cada una de esas esferas, con eso sería suficiente. La perfección que muestran a veces los medios o las redes sociales sólo genera más confusión, inseguridad y dudas en las madres. Es injusto que a las mujeres que somos madres se nos exija tanto y se nos divida como si existieran bandos, tipos de madres y normas para cada una de ellas. Cada mujer cría desde su propia madurez emocional y nivel de conciencia. Y eso puede cambiar en el tiempo, es absolutamente posible y esperable.

¿Cómo podemos criar niños felices, conectados con sus emociones, buena autoestima, creativos e independientes, en este mundo que nos llena de exigencias académicas, logros y que nos dice que nuestros hijos deben ser perfectos?
– Creo que un niño tiene más posibilidades de ser feliz en la medida que sus padres sean adultos resueltos, felices y trabajados. No podemos pretender que nuestros hijos estén conectados con sus emociones, tengan buena autoestima, sean creativos si uno no hace ese trabajo personal. Ser feliz es una decisión, es algo que se trabaja todos los días y para mí tiene que ver con una actitud, con intentar llevar una vida auténtica, coherente y ser fiel a uno mismo. En vez de pretender tener hijos perfectos, aspiremos a aceptar a nuestros hijos tal cual son, observémoslos más, escuchémoslo más. Ellos tienen mucho que enseñarnos. Aprender a amar incondicionalmente es un tremendo desafío.

CONSEJOS DE PAULA PARA UNA MAMÁ PRIMERIZA

Que busque algún método de indagación personal y que se trabaje. Que aproveche la oportunidad que nos entrega el puerperio para sumergirnos en nuestra historia y trabajar nuestras sombras.

Que busque apoyo y soporte emocional en aquellas personas que estén dispuestas a acompañarla, apapacharla sin juicios y desde un

Que arme su tribu: Que busque mujeres que estén en las mismas y puedan compartir y acompañarse.

• Que confíe en ella: Es la mejor madre que su hijo puede tener. Y si tiene dudas, que busque ayuda.

Que disfrute a su guagua, que se conecte con ella desde el placer, la libertad y el gozo.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *