Escrito por María José Harismendy / Nº 252 /  20 October 2017
¿Qué debo tener en cuenta antes de emprender?

Diversos estudios muestran que un 26% de las mujeres en edad de trabajar son emprendedoras, una cifra que en los últimos años ha tenido un alza sostenida. El promedio de edad es entre los 25 y 44 años, y el 71% de ellas lo hacen motivadas por una oportunidad, mientras que un 29% por necesidad.

Cada vez son más las mujeres que deciden emprender con nuevos negocios, y concretar algunas de sus anheladas ideas. Esto se debe, no solo porque les trae dividendos económicos, sino también porque les permite tener mayor flexibilidad de horarios; una oportunidad para administrar mejor su tiempo y poder compatibilizar su rol laboral con el de ser mamá y dueñas de casa.

Son muchas las ideas que pueden pasar por tu cabeza a la hora de emprender y antes de concretarlas, debes ser capaz de analizarlas de manera objetiva. Muchas veces pueden parecernos como el plan perfecto, pero investigando un poco más podemos identificar bien si nuestra idea de negocio presenta errores o cuáles pueden ser, por ejemplo, nuestras ventajas comparativas.

No tengas miedo a cambiar algunas cosas o definitivamente cambiarla en su totalidad. Lo importante es no dejarse llevar por la emoción y la ansiedad. Es vital darse el tiempo necesario para ver en qué y cómo podemos perfeccionarla.

Para eso debes estudiar el rubro en el que quieres emprender; conocer a tu competencia, los precios y hacer un plan de negocio que desarrolle algunas preguntas simples como:

¿Qué es lo que me diferencia de mi competencia?
¿A quién está dirigido mi negocio?
¿Qué canales usaremos para darnos a conocer?
¿Qué es lo que le entrega nuestra marca a los clientes?
¿Cómo pagarán? ¿Cuál será la forma de pago?
¿En qué gastaremos y/o invertiremos?
¿Qué proveedores e insumos necesito para ponerlo en marcha?
¿Cuáles son mis costos fijos y cómo puedo reducirlos?

Una vez resueltas estas interrogantes, ya tendremos un panorama real para concretar de buena manera nuestro negocio.

Otro factor importante a considerar es ¿dónde voy a trabajar? En una primera instancia la mayoría de los emprendimientos comienzan en la casa. Si es así, es primordial buscar y habilitar un espacio que esté destinado solo para este fin. La idea es ambientarlo de tal manera, que al entrar te dé la sensación que estas en otro lugar, eso te permitirá abstraerte de tus quehaceres domésticos.

Trabajo es trabajo. Y a pesar de que lo hagas desde tu casa, es importante establecer una rutina con horarios, como si estuvieses en una oficina. Asimismo, debes hablar con tu familia para que respeten ese espacio y el tiempo que has decidido destinar para llevar a cabo tu negocio, así evitarás distracciones durante tu jornada laboral.

Otro paso importante es identificar cuáles son las instituciones a las que deberás acudir para hacer los diversos trámites que un emprendimiento necesita para funcionar, esto dependerá del rubro en el que se enmarque:

Servicio de Impuestos Internos: Para la iniciación de actividades y pago de impuestos.
Municipalidades: Para aquellos que necesiten tramitar patentes comerciales.
Servicio Nacional de Salud: Para todos aquellos negocios que necesitan permisos para comercializar y manipular alimentos.
Servicio Nacional de Aduanas: Si decides importar un producto, este es el ente regulador.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *