Escrito por María José Harismendy / Nº 253 /  22 November 2017
La llave de un negocio exitoso

Un correcto manejo de las finanzas en el emprendimiento son la clave, no solo para que nuestro negocio prospere, sino también para que pueda perdurar en el tiempo, consolidarse y crecer.

Cada vez son más las personas que se atreven a emprender. Un reciente estudio reveló que un 45% de los encuestados señaló estar dispuesto a iniciar un nuevo negocio en el corto plazo. Pero para lograrlo y no morir en el intento, debemos tener claras ciertas directrices en el área financiera las que permitirán que nuestro negocio sea rentable y duradero.

Hay cosas fundamentales al momento de organizar tu capital:
• Siempre mantén separados el dinero personal del de tu negocio. Es muy importante separar las aguas, así que si tienes la posibilidad de tener dos cuentas bancarias, hazlo. De esta manera podrás calcular bien y ordenadamente tus gastos y ganancias, lo que te permitirá tener un panorama claro y realista de la situación de tu emprendimiento.
• Al empezar un negocio muchas personas gastan inmediatamente lo que van ganando, lo que no es una buena práctica. Trata siempre de guardar parte de tus ganancias, así contarás con un “colchón” en caso de emergencia o las que dispondrás si quieras continuar invirtiendo y consolidar tu negocio.
• Si los números y las finanzas no son tu tema, trata de buscar a alguien que te pueda asesorar en esta área, que es la que muchas veces determina el éxito o fracaso de una empresa.
• Es vital que siempre lleves un acucioso registro de todo lo que sale y entra de tu negocio. Debes registrar cada gasto que hagas por mínimo que sea. • No importa si lo haces a la antigua, en una libreta o cuaderno, o si tienes un archivo digital, lo importante es tenerlo y revisarlo, así tendrás un control total de la situación financiera.
• Muchas veces no contarás con el capital necesario para empezar tu emprendimiento, y en pos de llevar a cabo tu idea puedes decidir solicitar financiamiento a alguna entidad bancaria.

En este punto en el que hay que tener mucho cuidado y evaluar la situación en detalle. Si tienes acceso a algún crédito debes tomar una decisión informada y realista. ¿Qué quiere decir esto? Que estés segura y que tengas claro si tu negocio será rentable, tener suficiente claridad de cómo lo vas a pagar y si serás capaz de cumplir con el monto y los plazos acordados. Por eso, es muy importante establecer cuánto, para qué y qué pretendo conseguir con este financiamiento.

Fondos concursables y programas de fomento

Si no eres sujeto de crédito o quizás no quieras comenzar tu negocio endeudado, hoy existen muchas entidades que otorgan ayuda financiera a pequeños emprendedores a través de fondos concursables o programas de fomento. Para postular debes revisar los requisitos en las páginas oficiales, considerar en qué etapa está tu negocio y chequear cuál es el que calza mejor con las características de tu emprendimiento.
1. Capital Semilla Emprende: Orientado a personas naturales que quieren iniciar su emprendimiento. En él se puede acceder hasta 3.500.000 para la materialización de nuevos negocios (2 millones para inversiones y 1,5 millones para gestión).
2. Programa de Apoyo al Entorno Emprendedor (PAE): Es un mecanismo que entrega dinero a programas que validen, potencien y promuevan el emprendimiento.
3. Programa Regionales de Apoyo al Emprendimiento (PRAE): Fondos administrados por CORFO, y pueden entregar hasta 25 millones a proyectos con potencial, que buscan crear y poner en marcha sus empresas.

Además en CORFO siempre se abren diferentes postulaciones para programas y concursos. Revísalos periódicamente porque más de alguno puede encajar con tu emprendimiento.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *