Escrito por Daniela Aguilera / Nº 253 /  22 November 2017
Soy desordenada, ¿y qué?

Lo prometido es deuda. En el número anterior les conté de mis (fallidos) intentos por poner orden a mi vida, y si bien han hecho efectos en la casa, mi cabeza sigue funcionando a mil por hora.

Debo reconocer de que después que leí La magia del orden de Marie Kondo y tratar de ordenar mi casa, mi clóset y mi vida, me deprimí un poco, hasta que llegó a mis manos el esperado libro del que algo adelanté en octubre: El poder del desorden para transformar nuestra vida. Y a pesar de que el relato no es tan entretenido como lo imaginaba, ya que no tiene ninguna historia cautivadora, algo me pasó con este libro porque me sentí totalmente identificada.

En los primeros capítulos, Tim Harford, autor del libro, cuenta que los mejores científicos cambian su campo de estudio más frecuentemente de lo que creemos, o incluso sabemos. Y eso me hizo sentir bien, porque efectivamente me pasa mucho que no logro concentrarme nunca jamás en un solo tema de trabajo. Si estoy leyendo, leo varios libros, si estoy investigando a un artista, investigo a hartos a la vez y así doy saltos de un lado a otro siempre… ¿a ustedes eso no les pasa?

El desorden también tiene sus cosas para observar. Según Tim Harford, el tener tantos proyectos en marcha a la vez es una fuente de ansiedad y una experiencia estresante que puede degenerar en hacer nada… La historia de mi vida.

Como una de las historias que me quedaron dando vueltas y me hicieron sentir identificada: la de Benjamin Franklin. El político, científico y inventor estadounidense, siendo todavía un impresor joven, tenía 13 virtudes que quería alcanzar, entre ellas la frugalidad, la diligencia, la sinceridad y la limpieza. Su plan era centrarse una semana en una virtud y así ir mejorando cada día. Anotaba en una libreta si estaba a la altura, y si no lo lograba, hacía una marca negra. La costumbre la mantuvo durante toda su vida, y con un final exitoso. Las marcas negras, que al principio eran muy numerosas, se fueron espaciando, lo que lo ayudó a alcanzar todos sus objetivos, menos uno: el orden. “Que todas las cosas tengan su lugar, que todos los asuntos tengan su momento”, era la virtud que más anhelaba y que según sus palabras, más problemas le dio. Sus conocidos decían que tanto su diario como su casa eran un caos. Según Franklin, de haber superado esta deficiencia de carácter, su vida habría sido más exitosa y admirable, pero según el autor Franklin se equivocaba, y cree que de alguna manera inconsciente entendía que el desorden no era impedimento para alcanzar el éxito.
En lo que sí tenía razón, es en que cada cosa debe tener su propio lugar. La memoria espacial humana es potente y tener un espacio para todo, facilita la vida. Punto para el orden.

El libro trae distintas estrategias para clasificar, y afirma que un escritorio lleno de papeles no es necesariamente uno caótico, ya que los documentos no utilizados quedan obsoletos de manera automática. El autor reconoce eso sí, que lo que es intolerable es trabajar y vivir en medio del desorden de otros.
Me podría alargar mucho rato hablando de El poder del desorden, pero prefiero dejarles un concepto: Estrategias oblicuas. Cuando lean el libro y lleguen a esa parte, me cuentan, a ver si les parece tan práctico y fascinante como a mí (Nota aparte, este libro me despertó una inquietud antes inexistente en mí sobre el uso de Ritalín).

Si le quiere poner sazón al libro, acompáñelo con música de David Bowie, Brian Eno y el pianista Keith Jarret. El tema de dónde comprarlo, merece un escrito aparte. Pero les adelanto algo. Si quieren que su experiencia al elegir el próximo libro sea entretenida, tener una buena conversación, y que les receten la mejor historia para lo que necesita, como lo hace un médico con un remedio, hable con Andrés Molina, de la librería Qué Leo en San Carlos de Apoquindo.

Ficha del libro:

El poder del desorden
Autor: Tim Harford
Editorial: Conecta
Disponible en: Librería Qué Leo, San Carlos de Apoquindo en Avenida La Plaza 1250 local P. Las Condes

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *