Escrito por Magdalena Pulido S. /  02 marzo 2018
La verdad sobre la mejor manera de aprender

A lo largo de la historia hay muchísimas teorías que han sido derribadas. Se pensó que la tierra era plana, pero más tarde se comprobó que era redonda. Se prohibió comer huevo por el colesterol, hasta que se descubrió que en realidad hacía bien.… Hoy le toca a las técnicas de estudio y aquí intentamos dilucidar cuál es, en realidad, la mejor manera de estudiar. por:

Por generaciones y generaciones se ha repetido la idea de que estudiar siempre en el mismo lugar y sin ningún estímulo externo es la fórmula perfecta para que la materia entre en la cabeza. Sin embargo, según un artículo de The New York Times, una serie de estudios han destruido esta máxima y han establecido que cuando uno cambia el ambiente en el que se estudia, la información se enriquece y el proceso de olvido se hace más difícil.

El experimento realizado para comprobar este vuelco consistió en separar en dos a un grupo de alumnos. Los primeros estudiaron dos días seguidos en el mismo espacio. Mientras que los segundos cambiaron el hábitat. Luego se midieron los conocimientos y sorprendentemente quienes variaron la locación obtuvieron un mejor aprendizaje.

FALSO O VERDADERO

Para que la teoría sea realmente derribada es conveniente la total comprobación de ella, y en ese intento Hacer Familia conversó con la neuropsiquiatra infantil Amanda Céspedes.

¿Qué tan ciertas son las conclusiones de estos estudios?
– Me parece que no se puede generalizar y lo esencial es pensar y no perder de vista cómo trabaja el cerebro mientras estudiamos. En ese momento, este órgano debe tener muy activas las llamadas “funciones ejecutivas”, que son la atención focal, la memoria de trabajo (es decir, mantener mucha información “on line” para utilizarla), la persistencia en el cumplimiento de la tarea y los recursos estratégicos como son organizar y planificar. Para ello es fundamental que el cerebro no se ocupe en atender otros estímulos. En esta línea, si se estudia siempre en el mismo lugar, el cerebro automatiza lo que está alrededor y no se ocupa de ellos. Pero, por otra parte, también es cierto que cuando los estímulos ambientales son novedosos, por el hecho de serlo, pueden ayudar a “recordar por contexto”, pero en todo caso creo que esto es válido en la medida que no sean estímulos excesivamente llamativos.

¿Es posible validar científicamente cualquiera de las dos posturas?
– Creo que si tomamos en consideración el tema de las “funciones ejecutivas”, opto científicamente por mantener la constancia del lugar, en vez de privilegiar el aprendizaje por contexto.

Pensando en otras variable, no sólo en el lugar de estudio ¿cuál es la mejor manera de estudiar?
– Las técnicas de estudio son muy dependientes de la edad. Desde los 15 años en adelante, el cerebro ya tiene automatizada tanta información, que el estudio es más  eficiente cuando el alumno emplea su propio estilo para estudiar. Es decir,  si es más “visualizador”,  debería emplear esquemas, diagramas o mapas conceptuales. Si es más “verbalizador” , debería privilegiar la pre-lectura, la lectura a fondo, la post lectura, ir tomando notas y al final hacer un resumen.

¿Y qué es mejor para los chicos?
– Ellos deben estudiar intentando comprender las ideas principales. A partir de los 8 ó 9 años ya deberían entender los conceptos detrás de las palabras. El profesor y en casa, quien les ayuda a estudiar, deben evitar que el niño se acostumbre SÓLO a memorizar. La memoria es importante, pero es negativa cuando conduce al alumno a un aprendizaje puramente literal. Los niños aprenden de verdad cuando internalizan un aprendizaje apropiándose de su sentido.

¿Es posible pedirles que estén una hora y media sentados realizando una sola actividad sin distracciones?
– Noventa minutos es muy agotador para niños menores de 12 años. A ellos hay que darles un recreo cortito, pero sin permitirles que se conecten a una pantalla. Y siempre hay que asegurarse que sus neuronas tengan glucosa (el combustible necesario), lo que se logra con un buena alimentación antes de estudiar. Ojo, que esto no incluye comida chatarra.

En relación a posibles pautas de acción. Por ejemplo, ¿conviene estudiar mucho rato una sola materia o es mejor intercalarlo, con tareas escritas? ¿Conviene empezar por lo más difícil o lo más fácil?
– Depende de cada niño, en esto no hay recetas. Pero hay ciertas generalidades: Los alumnos de educación media deberían empezar por lo más fácil para ganar tiempo y así dedicar tiempo extra, si es necesario, a lo más difícil. Los pequeños al revés, deberían empezar por lo más complicado, con la promesa de que cuando ya se estén cansando viene lo fácil. Por otra parte, el ideal es hacer las tareas escritas primero y luego estudiar para una prueba o repasar lo visto en clases.
También, aunque parezca utópico es bueno enseñarles desde pequeños a complementar las materias de sus cuadernos con información de otros textos,  enciclopedias o Internet. Inculcarles que están aprendiendo para saber y tener cultura y no para dar una prueba.

¿Qué valor tiene el repaso en el estudio? ¿Es una acción indispensable?
– El aprendizaje procede por repetición, por práctica. Es imposible aprender con una sola lectura del contenido, excepto si la motivación es muy alta ( lo que no ocurre  en el 97% de los alumnos). El repaso debe estar orientado a comprender, no a memorizar. Para ello después de repasar, conviene hacerse preguntas y plantearse dilemas.

¿Es conveniente estudiar en grupo? o ¿rinde más si se hace solo?
– Nuevamente depende de cada persona. Sí se puede decir que los niños con Déficit Atencional y dificultades de aprendizaje suelen aprender mucho más en grupo, ya que cuando ellos leen invierten mucho tiempo en descifrar lo escrito y pierden  información. Cuando el que lee es otro, quien además sintetiza y ayuda a extraer las ideas principales, el niño con SDA aprende mucho más. Eso sí, hay que vigilar constantemente que no estén en la luna. En relación a otros niños, hay quienes aprenden mejor estando solos, en sus lugares de estudio y sin estímulos distractores. No hay recetas.

Reportajes Relacionados

About Author

Ma1da_2011

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *