Escrito por Priscilla Heiss P. / Nº 255 /  19 marzo 2018
Let’s learn English!

Juegos, canciones, rimas, libros y una gran cuota de entusiasmo son la mejor forma de contagiar a nuestros niños con el idioma inglés. Su aprendizaje es una excelente forma de regalarles nuevos conocimientos e intereses lo que les va ha permitir desenvolverse en un mundo cada vez más exigente y globalizado.

Hace tiempo que el mundo cambió y el aprendizaje de un segundo idioma puede marcar una diferencia importante en el desarrollo cultural de nuestros hijos. Para ello, los padres podemos cumplir un rol fundamental como protagonistas, especialmente cuando se trata de enseñar y hacer que se interesen por otras culturas. Lo importante es tener voluntad y ganas de hacerlo, además de estar convencidos de que mientras antes empecemos es mejor.

Está comprobado que los niños pequeños son verdaderas esponjas para asimilar contenidos por lo que una exposición temprana a un segundo idioma -como el inglés- es mejor. Lo ideal es que uno de los padres, puede ser el que lo maneje mejor o que se sienta más cómodo hablando, comience a usarlo de manera constante en la casa para que los niños se vayan familiarizando con palabras y conceptos.

Valentina Greene, profesora de inglés de pre-básica del colegio La Maisonnette, cuenta que, a diferencia de lo que la gran mayoría de los padres piensan, exponer a sus niños a un segundo idioma no debe ser motivo de preocupación, ya que su lengua materna no se verá interferida. “Mientras más pequeños estén en contacto con otra lengua, lo interiorizarán de manera más natural y no como un deber”, señala. Además, agrega, que es importante no confundir enseñar vocabulario con enseñar el idioma. Lo importante es usar canciones o rimas que les permitan conocer el inglés como tal y no solo palabras aisladas. Y para esto explica una buena idea es comenzar a dar instrucciones diarias que los vayan familiarizando con ciertas palabras, contarles qué actividades se hacen en la casa, preguntarles cómo están, qué día es o cómo está el clima. De esta forma, los niños irán asimilando lentamente el idioma y aunque no puedan contestar, en algún lugar de sus pequeñas cabecitas la información irá quedando archivada.

english_books_255Es importante señalar que para algunos padres resulta difícil enseñar sin tener una estructura clara, por lo que se recomienda:

1. Establecer una rutina: A lo mejor puede resultar la parte más difícil de lograr,  ya que para comenzar a introducir una segunda lengua es fundamental que exista una rutina diaria o semanal que ojalá sea persistente en el tiempo.
2. Jugar para aprender: Los niños aprenden jugando y mientras más pequeños, más juegos necesitan para estar estimulados.
3. Usar las situaciones diarias: Dar instrucciones o contar lo que estás haciendo mientras ellos te miran es de gran ayuda.
4. Contar historias: Inventa cuentos cortitos para que ellos memoricen y luego pregúntales cuánto entienden.
5. Usar canciones y rimas: No hay nada que les guste más a los pequeños que cantar y hacer juegos de palabras o rimas. Esta es una de las mejores fórmulas para encantarlos con otro idioma.

En experiencia de Valentina Greene precisamente la lectura y la música son las formas más adecuadas para enseñarle inglés a los niños porque los entretiene y mantiene atentos. Sus recomendados:

Para oír:

Super simple songs: Canciones en inglés ideales para niños pequeños. / www.supersimpleonline.com

Para leer:

What do you see? / Autores: Bill Martin Jr/ Eric Carle.
Stuck / Autor: Oliver Jeffers
The Very Hungry Caterpillar / Autor: Eric Carle
Where is the green sheep? / Autor: Judy Horacek
The Gruffalo / Autor: Julia Donalson

Si bien a algunos papás les resulta más fácil introducir una segunda lengua de forma improvisada, para otros una pequeña guía los ayuda a organizarse mejor. Para ello recomendamos Playtime Starter de Oxford University Press, un libro ideal para enseñarle inglés a los más pequeños. En él se pueden recortar flashcards o tarjetas para aprender vocabulario. Al mismo tiempo, cada unidad viene con distintas actividades en las que los niños pueden dibujar y pintar, las que se complementan con canciones y juegos que se pueden descargar en su sitio web www.oup.com/elt/playtime.

Ahora, si prefieren hacer clases con información interesante pueden visitar el sitio web del Consulado británico www.learnenglishkids.britishcouncil.org en donde es posible encontrar artículos sobre cómo ayudar a los niños a aprender inglés y videos sobre cómo hacer uso del idioma en el hogar para que nuestros hijos se vayan familiarizando con pala-bras y objetos del día a día.

Buenas ideas para hacer en la casa:

Pon etiquetas a los objetos en inglés. Por ejemplo, en el lavadero puedes ponerle etiquetas a las llaves del agua en inglés: “cold water” o “hot water”. En la cocina aprovecha los frascos de alimentos como Salt, Pepper o Mustard.
En el baño, y a la hora de la tina, también puedes usar los juguetes para jugar con distintas palabras.
Junto a tus niños crea un “english corner”, o un rincón del idioma que le estás enseñando. En ese lugar puedes poner recortes, dibujos, palabras y hacer que sea un lugar especial de la casa.

 

 

 

 

 

 

Consejos para tener en cuenta con niños pequeños:

Pon énfasis en que los niños escuchen y hablen un segundo idioma primero, y no que escriban: esa es una segunda etapa.
Procura hablar lo más posible en el segundo idioma que escojas, para que los niños puedan escuchar el ritmo y para que vayan entendiendo poco a poco.
Diseña actividades en las que todos puedan aprender.
Utiliza la repetición. Los niños necesitan oír las cosas una y otra vez, eso los hace sentir cómodos y los ayuda a aprender.
Las clases o actividades deben ser divertidas, de lo contrario se aburren y pierden la atención. Debes mantenerlos ocupados con canciones, actividades y juegos.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *