Escrito por Alicia Cruzat V. /  01 agosto 2018
Colección pequeños Ciudadanos

Editorial: Ediciones SM

He tenido la suerte de disfrutar de cuatro preciosos libros pertenecientes a esta colección -Pequeños ciudadanos- que busca promover el conocimiento de nuestra historia: sus fiestas, tradiciones, geografía, casonas, palacios, personajes, etc., y formar a nuestros pequeños lectores para que sean amantes de nuestra cultura, herederos de nuestras tradiciones y ciudadanos activos -empáticos, cultos, responsables, informados, críticos y constructivos- de nuestro Chile querido.

Los relatos son breves e históricos, con datos duros y certeros. Narrados con una pluma amigable, clara y directa, y ambientados en un mundo fascinante de colores e ilustraciones. Todo con el fin de enganchar, impulsar y atraer a quienes son, desde ya, nuestros pequeños ciudadanos.

Historia gráfica de Chile -de Alfredo Cáceres, Magdalena Ibáñez y María José Zegers- inaugura la colección. Este libro álbum busca promover y difundir los derechos y deberes de los niños en su vida en comunidad a través del conocimiento de nuestra historia y patria.

Casas con historia -de Manuel Peña Muñoz y Nicolás Valenzuela- hace un recorrido desde el Palacio Astoreca en Iquique hasta el Palacio Braun Menéndez en Punta Arenas, pasando por la Casa Colorada y el Palacio de la Quinta Vergara. Es una excelente selección de historias que dieron vida a algunas de las casonas y palacios más emblemáticos de nuestro país; todas ilustradas con gran ingenio y talento.

¡Que empiece la fiesta! -de Amparo García y Rafael Cuevas-, nos muestra con gracia y soltura, un aire más espontáneo -no por ello menos riguroso-, una ruta de las celebraciones y festividades nacionales que celebramos cada año y forman parte de nuestra identidad cultural. Me encantó la manera en que autora e ilustrador lograron dar ese toque de movimiento y fiesta a una obra que lo necesitaba para demostrar su esplendor.

Mensaje recibido -de Mari Ferrer y Jorge de la Paz-, va más allá de una ciudadanía local. Nos habla de los distintos tipos de comunicaciones que han existido, dese que el mundo es mundo, para mantenernos conectados y comunicados. Una obra que nos recuerda que las comunicaciones nos permiten ser ciudadanos del mundo. De alguna sabia manera la autora logra, con gracia y encanto, relatar la historia de las comunicaciones en un lenguaje coloquial y cercano. Los datos curiosos y entretenidos; y los dibujos modernos y coloridos, dan fuerza a un relato que es histórico y muy entretenido.

Reportajes Relacionados

About Author

Julio Puga

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *