Escrito por Francisca Vidal, Photo by Jordan Whitt on Unsplash / Nº 261 /  09 September 2018
Mitos de la lactancia materna

Hemos hablado antes sobre la lactancia, su importancia y beneficios, y ya sabemos que es la mejor forma de alimentar a nuestros niños. Pero lograr una lactancia exitosa muchas veces se hace difícil por la constante exposición a comentarios de familiares, amigos y profesionales de la salud, los que muchas veces son contradictorios. Algunos te recomiendan que tu bebé tome pecho cada cuatro horas, otros que siga libre demanda, algunos que no puedes comer legumbres, otros que sí… lo que solo nos ayuda a hacer cada vez más confuso el panorama.

 

• MITO: “Tengo poca leche”
• REALIDAD: Prácticamente todas las mujeres tienen leche. De acuerdo a la American Breastfeeding Medicine, se estima que solo un 5% de las mujeres presentan una dificultad real en la producción de leche y generalmente está asociada a alguna patología concomitante. La producción depende significativamente de la demanda a través de la succión del bebé.

• MITO: “Mi leche es aguada o delgada”
• REALIDAD: La leche materna tiene una parte aguada y una más grasa, que sale hacia el final de la toma. Por eso es tan importante la libre demanda y no poner horarios tipo “cinco minutos por cada lado”, para así asegurar la ingesta de esta parte más grasa y calórica de la leche.

• MITO: “¿Debo comer ciertos alimentos para producir más leche?”
• REALIDAD: La mejor forma de aumentar la producción es permitir que el niño mame cada vez que quiera. No hay mejor estímulo que la succión para mantener una adecuada producción de leche.

• MITO: “¿Debo darle agua a mi bebé para que no tenga sed?”
• REALIDAD: La leche materna es el alimento ideal para tu bebé, no solo porque lo alimente, si no también porque lo hidrata. Lo ideal es que tu guagua no reciba nada más que leche materna hasta los seis meses.

*Si tienes dudas o dificultades, consulta con un especialista.

{ ¿SABÍAS QUÉ? }
La lactancia materna es muy importante para crear vínculos con nuestros hijos, pero no es la única forma. Si por algún motivo no has podido tener una experiencia exitosa, busca que los momentos de alimentación y juego sean espacios para hablarle con cariño a tu bebé, acariciarlo, mirarlo y tener un momento de disfrute en conjunto.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *