Escrito por María de los Ángeles Saavedra / Nº 262 /  25 octubre 2018
El poder de la tenacidad

Algunos piensan que su éxito y el de sus hijos están determinados por la inteligencia. Pero la psicóloga norteamericana Angela Duckworth asegura que la clave no es el coeficiente intelectual, sino la perseverancia de las personas.

Todo comenzó al finalizar un año escolar, cuando la psicóloga estadounidense Angela Duckworth, quien entonces era profesora de matemáticas, se dio cuenta de que sus alumnos más inteligentes no eran necesariamente los que tenían mejores calificaciones. Por el contrario, aquellos que parecían no ser los más dotados intelectualmente, no sacaban siempre las peores notas. Por ello, inició una investigación en la cual indagó a un amplio espectro de personas, desde militares hasta vendedores, para determinar qué es lo que definía el éxito en su carrera. ¿La respuesta? Grit, el término en inglés que define a individuos que se caracterizan por su perseverancia y resiliencia. El primer concepto apunta a quienes continúan intentándolo, aunque las condiciones sean adversas; el segundo, a aquellos que no permiten que el fracaso los afecte.

angela-duckworth-262Luego de años de investigación, Duckworth publicó el libro Grit: The Power of Passion and Perseverance (Grit: El Poder de la Pasión y la Perseverancia, 2016). “Sin importar el área, todas las personas altamente exitosas tenían una gran determinación que se demostraba de dos maneras. La primera: eran inusualmente resilientes y trabajaban duro. La segunda: estas personas sabían en el fondo que lo que hacían era lo que ellas querían. No sólo tenían determinación, sino también dirección”, concluye el estudio.

Grit: ¿Se hace o se nace?

Por más de tres décadas, la psicóloga e investigadora Carol Dweck ha estudiado la manera en que las personas enfrentan su vida y la consecuencia que esto tiene para su éxito. En este proceso, desarrolló la teoría del Growth Mindset, que explica cómo aquellas más resilientes son más proclives a luchar por lo que quieren y, por lo tanto, alcanzar sus objetivos. Este estado mental de crecimiento ayudaría a mirar los desafíos positivamente, persistir ante los fracasos, ver el esfuerzo como un camino para lograr la perfección, aprender de las críticas e inspirarse con los triunfos de los demás.

El Growth Mindset, según Dweck, es lo opuesto a lo que ella denomina el Fixed Mindset, que se traduce en pensar que nuestras habilidades, inteligencia y, por ende, todo lo que podemos lograr, vienen predeterminados desde nuestro nacimiento y no se pueden cambiar. Por el contrario, al pensar que las cualidades se cultivan en base al esfuerzo y que no vienen predefinidas, se pueden educar gracias a la flexibilidad de nuestro cerebro.

¿Cómo educar el Grit?

En su libro, Angela Duckworth explica que las personas con Grit cumplen con tres características: la pasión, el propósito y la esperanza. Pero ¿cómo educar este atributo?

Aunque parezca precoz, una idea es ayudar a nuestros hijos a identificar sus intereses y luego desarrollarlos apasionadamente. Una de las características de las personas con Grit es que tienen la capacidad de dedicarse por mucho tiempo a una misma actividad y con un  genuino interés. La práctica deliberada de esa actividad es la que nos lleva a alcanzar la perfección e implica tener un objetivo de autosuperación, concentración, esfuerzo y repetición perfeccionadora. ¿Cómo lograrlo? Valorando el trabajo y los logros de nuestros niños, para que sientan la satisfacción de completar una tarea y mejorar día a día.

Asimismo, Duckworth opina que tener un propósito es fundamental para lograr superarse y alcanzar el éxito en cierta actividad. En muchos casos, esto tiene que ver con aportar a otras personas. “Se trata de reflexionar sobre cómo el trabajo al que te dedicas puede contribuir positivamente al progreso de la sociedad, pensar cómo puedes modificar el trabajo que haces para mejorar la relación que tiene con tus valores esenciales y, por último, encontrar la inspiración en un modelo de persona que tenga un propósito en la vida”, comenta.

libro-grit-262“La esperanza de las personas con Grit no tiene nada que ver con la suerte y sí con volver a levantarse del suelo”, explica la psicóloga. Aquí es donde se aplica la teoría del Growth Mindset de Carol Dweck. Angela Duckworth propone dos formas para desarrollarlo en nuestros hijos: una es cultivar sus intereses, poniéndose retos y que aprendan a tener esperanza cuando la situación parezca no tener solución. En ese sentido, es importante que no protejamos a nuestros hijos de los fracasos, sino que les enseñemos a sobreponerse a ellos.

La segunda manera consiste en fomentarlo desde afuera hacia adentro, entregándoles la oportunidad de contar con ayuda del entorno como sus padres, profesores y amigos. En definitiva, estar rodeado de personas con Grit ayuda a desarrollar la determinación y el carácter ante las dificultades.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *