Escrito por Equipo Hacer Famila / Nº 262 /  01 octubre 2018
En qué consiste el movimiento Slow Living

“La vida rápida nos rodea y aunque es posible que vivamos vidas excelentes, no tenemos una conexión real con lo que estamos haciendo”, dice Carl Honoré, periodista canadiense y autor de varios libros, entre ellos Elogio a la lentitud: Un movimiento mundial desafía el culto a la velocidad.

Para Honoré, la vida moderna nos plantea una ironía. Si bien la tecnología nos ahorra tiempo, este finalmente es utilizado para hacer más y más cosas. Por eso, nuestras vidas son más rápidas y agitadas que nunca.

Sin embargo, no tiene por qué ser así. El movimiento Slow Living nace para rebelarse en contra del estilo agitado e invita a reducir la velocidad para disfrutar de la vida. Significa estructurar el tiempo en torno al día a día y llevar una vida más equilibrada bajo el enfoque de “menos es más”.

La solución está en prestar atención de manera sistemática al presente. Es decir, ser conscientes y conectarse con el momento. Pero, ¿qué podemos hacer para mantener la calma frente a los períodos de agitación? ¿Cómo podemos evitar la sobrecarga y el agotamiento? Aquí les entregamos una lista de reglas y consejos para aprender a vivir el ahora paso a paso.

Cuatro tips para niños slow

• Crea fines de semana libres: A veces es bueno decir que no a un par de compromisos o cumpleaños y organizar una escapada familiar.

• Retrocede en el tiempo: La tecnología moderna es excelente y el 90% de la semana nos ahorra tiempo y molestias. Pero durante el 10% restante (o más) pretende que no existe. Desenchufa los televisores y los videojuegos, apaga los celulares y computadores y cámbialos por un juego de mesa.

• Permite momentos de aburrimiento: La creatividad florece cuando los niños se aburren. Y si bien a veces nos sentimos culpables si nuestros hijos se quejan de estar aburridos, en realidad es más constructivo verlo como una oportunidad.

• Come en familia: Crea un tiempo familiar todos los días para comer juntos. Aprovecha de entablar conversaciones y recuerdos divertidos juntos. Prohíbe la tecnología en la mesa e inventa un ritual donde todos tengan la oportunidad de hablar y decir cuál fue la mejor parte del día.

Las seis reglas del Slow Living:

1. Haz menos: Es difícil reducir la velocidad cuando tratas de hacer un millón de cosas. Concéntrate en lo que es realmente importante y en lo que no puedes postergar. Deja el resto para otro momento.

2. Estar presente: No es suficiente desacelerar, debes ser realmente consciente de lo que sea que estés haciendo. Enfócate en tus acciones, en tu entorno, en los que te rodean.

3. Desconéctate: Aunque la tecnología nos ha ayudado a conectarnos con gente importante, familiares o amigos que están lejos, hay una hora en donde hay que dejar de mirar los dispositivos móviles. Mejor aún, aprende a apagarlo cuando sea necesario.

4. Aprecia la naturaleza: Tómate un tiempo para salir y observar la naturaleza de verdad. Haz ejercicio al aire libre cuando puedas o encuentra otras actividades para disfrutar en familia. Intenta hacer esto diariamente, solo o con tus seres queridos.

5. Come más lento: En lugar de tragar lo más rápido posible, aprende a comer despacio. Sé consciente de cada cucharada que entra a tu boca, aprecia los sabores y texturas.

6. Respira: Cuando te encuentres acelerado y estresado, haz una pausa y respira profundamente. Al enfocarte completamente en cada respiración, regresas al presente y reduces la velocidad.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *