Escrito por Francisca Vidal / Nº 262 /  01 octubre 2018
Evolución de la alimentación

A medida que nuestros niños crecen, van adquiriendo diferentes habilidades que les permiten el desarrollo de nuevas funciones. Dentro de la alimentación también tenemos una secuencia que está dada por las destrezas motoras que se incorporan. Hemos hablado anteriormente sobre la alimentación complementaria y sus posibilidades. Sabemos que la inclusión de alimentos diferentes a la lactancia materna debe realizarse después de los seis meses de edad. Puede ser a través de papillas, trozos enteros (BLW) o por medio de un método que conjugue ambas propuestas.

¿Cómo avanzar con los diferentes alimentos y consistencias de la alimentación?

Aquí proponemos una tabla de evolución.

0-6 meses: Lactancia materna.
6-9 meses: Papillas.
9-12 meses: Chancado, trozos enteros de alimentos blandos.
12-18 meses: Evaluar incorporación de trozos más duros de acuerdo a dentición.

Es importante que, como papás, evolucionemos en las consistencias en los periodos que corresponden para que evitemos posibles dificultades posteriores. Un niño que no incorpora antes del año pequeños trozos dentro de sus comidas o a quien después del año no nos atrevemos a darle comida más entera, es un niño que no está desarrollando las habilidades oromotoras y sensitivas orales que le corresponden a su edad.

Tips para favorecer el proceso de la alimentación

No obligar a comer.
Incorporar a los niños en las horas de comida familiares.
Si algún alimento no le gusta, volver a presentárselo sin forzarlo a comerlo.
No distraer con pantallas a la hora de comer.
Promover un horario y rutina.
Hacer de las comidas un momento agradable.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *