Escrito por Equipo Hacer Famila / Nº 263 /  02 noviembre 2018
La seguridad en el hogar

Los niños son curiosos y les encanta descubrir cosas nuevas. Los espacios de una casa son un mundo lleno de entretenciones para que puedan explorar. Sin darnos cuenta, los rincones, cajones o repisas encierran un conjunto de potenciales amenazas y peligros para nuestros hijos pequeños.

Consejos generales

No permitas que tus hijos deambulen desatendidos. Esta regla se aplica aún más a la hora del baño y si la casa tiene piscina.
Enséñale a tus niños y repíteles constantemente lo que no deben hacer: no escalar, no jugar con herramientas, no intrusear en la caja de los remedios o no meter los dedos en el enchufe.
• los pequeños detalles que pueden causar problemas: tapas de botellas, alfileres o agujas, joyas, imanes, remedios sueltos y cualquier artículo pequeño. Esto incluye juguetes o piezas de juegos que quepan dentro de la boca.
Si cuentas con alguien que te ayude a cuidar a tus hijos, entrégale una lista con todos los teléfonos de emergencia: pediatra, clínica u hospital más cercano y donde te pueden ubicar en caso de un accidente.

Cuidados en la pieza

Muchos niños pasan la mayor parte del tiempo en su dormitorio, en la sala de estar y en las áreas comunes de la casa. Hay que tener especial cuidado en ellos. Los peligros más comunes en la habitación de un pequeño son:
Cunas y moisés: Asegura bien la cuna al suelo o a la pared y verifica que el colchón encaje correctamente. De acuerdo a la Asociación Americana de Pediatría (AAP), el lugar donde duermen los niños debe estar ausente de cualquier cosa o elemento que pueda causar peligro de asfixia, como almohadas y mantas grandes, animales de peluche y juguetes.
Ventanas: Instala mallas de seguridad y preocúpate que las cortinas se puedan plegar fácilmente para que los niños no se enreden o escondan detrás de ellas.
Cómodas y mudadores: Afirma bien todos los muebles de la pieza e instala aparatos de seguridad para que los niños no abran los cajones. Uno de los accidentes más comunes tiene que ver con el uso de cajones abiertos para escalar y tomar algo que esta fuera de su alcance.

Seguridad en la cocina

Todos los cajones y puertas de los muebles deben tener cerraduras especiales a prueba de niños.
Mientras los niños estén en su silla para comer, asegúrate de que siempre se encuentren amarrados con una correa que vaya entre las piernas.
Mantén fuera de su alcance los imanes del refrigerador y otros objetos pequeños con los que se puedan asfixiar.
Guarda adecuadamente medicamentos, fósforos, encendedores, alcohol, productos de limpieza, jabón y otros artículos de cocina que pueden ser peligrosos.

Advertencias para el baño

El baño es similar al resto de la casa. Guarda todos los materiales peligrosos y mantén a los niños alejados del agua.
Almacenar correctamente artículos de baño y de limpieza, cosméticos, cortauñas, máquinas de afeitar y otros. Ojalá ponerlos en un mueble con pestillo o cerradura.
Desconecta artículos electrónicos apenas termines de usarlos.
Siempre deja la tapa del inodoro cerrada y la cortina de la ducha plegada para ver en caso de que los niños decidan esconderse ahí.
Pon tiras antideslizantes en la parte inferior de la tina o ducha y compra un piso de baño o alfombras con una base plástica para evitar que se resbalen.

Reportajes Relacionados

About Author

Carolina

(0) Comentarios de lectores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *